menu
Política 21 01 2021

Rodríguez Larreta: "Queremos que todos los chicos vayan todos los días a la escuela"










El jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, brindó detalles acerca del plan “Primero la escuela” para el inicio de clases presenciales en la Ciudad de Buenos Aires a partir del 17 de febrero.

Rodríguez Larreta dijo que “el 2021 no puede ser igual que el 2020 en términos educativos” y que “los chicos, los docentes y las familias necesitan certidumbre y por eso es que tenemos un plan para comenzar las clases el 17 de febrero de forma cuidada y con la mayor presencialidad posible”.

“Hoy en el mundo entero es contundente la evidencia de la necesidad de que los chicos vayan a las clases con sus docentes y compañeros. Primero, desde el punto de vista del aprendizaje. El año pasado, aún con todo el esfuerzo que se hizo con la virtualidad, la cantidad de chicos que no alcanzó los contenidos mínimos fue el doble que en años anteriores. Segundo, porque la presencia en el aula también es un mecanismo de inclusión social. Tercero, porque la suspensión de las clases presenciales también afecta el bienestar emocional de los chicos. Y también desde el punto de vista de la organización familiar, especialmente en las madres”, explicó el Jefe de Gobierno.

En ese sentido, sostuvo que “las clases presenciales son un derecho, que como sociedad, tenemos que hacer todo lo posible para garantizar”.

A su vez, Rodríguez Larreta señaló que “hoy la situación sanitaria de la Ciudad nos permite proyectar el inicio de clases para el 17 de febrero. Nuestro objetivo es lograr que todos los chicos vayan todos los días a la escuela, con la mayor presencialidad posible”.

En ese sentido, aclaró que para “aquellos chicos o docentes que son factores de riesgo o que conviven con alguien que lo sea, tenemos organizado mantener la educación en forma virtual”.

El plan “Primero la escuela” tiene cuatro pilares. “Primero, ratificar que la educación es una actividad esencial. Esto quiere decir dos cosas: que para la Ciudad de Buenos Aires es una prioridad el futuro de nuestros chicos, y que vamos a poner todos los recursos necesarios del Gobierno en función de cumplir este objetivo que tenemos”, afirmó. 

Al respecto, se prorrogará el decreto 147 que define y jerarquiza socialmente el carácter de la Educación y la declara como “actividad esencial”. La decisión marca la prioridad que tiene para el Gobierno de la Ciudad el futuro de los chicos y, tal como lo indicó UNICEF, destaca la importancia de mantener abiertas las escuelas en cualquier momento de la pandemia.

“El segundo pilar son los protocolos, la readecuación que hay que hacer en las escuelas para garantizar las clases de manera cuidada. El tercer pilar es poner todos los recursos de la Ciudad en función de la educación y desde el Ministerio de Salud vamos a garantizar el testeo de todos los docentes de la Ciudad cada 15 días”, agregó.

“Y el cuarto pilar es la participación ciudadana. A lo largo del año pasado hubo foros y encuentros virtuales donde participaron docentes, alumnos, directivos, padres, expertos, organizaciones educativas, para ir mejorando el proceso de virtualidad y la vuelta a la presencialidad. Nos acercaron muchísimas ideas e iniciativas que ayudaron mucho, por eso queremos reforzarlo. Invitamos a todos los vecinos de la Ciudad, sean o no de la comunidad educativa, a que nos ayuden y nos acerquen ideas de cómo podemos mejorar”, completó.

“La educación para nosotros es prioridad, por eso es fundamental que pongamos todo nuestro esfuerzo en este plan para garantizar el inicio de clases el 17 de febrero de forma cuidada y con la mayor presencialidad posible”, reiteró el Jefe de Gobierno.

De la conferencia también participaron el vicejefe de Gobierno porteño, Diego Santilli; la ministra de Educación, Soledad Acuña; el ministro de Salud, Fernán Quirós, y el secretario de Transporte y Obras Públicas, Juan José Mendez.

Por su parte, Acuña explicó que este plan “es el resultado del diálogo que venimos realizando durante meses con docentes, directivos, ONGs y especialistas”.

“Con ellos estuvimos pensando cómo es una escuela con distanciamiento social, en pandemia. Pero también tenemos la evidencia enorme que se construyó durante el año pasado en los países que tuvieron las aulas abiertas durante la mayor parte del año, y de ellos pudimos aprender que las aulas abiertas no son un sinónimo de propagación del virus. Y lo más importante, aprendimos de la experiencia internacional que las aulas cerradas generan un daño enorme en la salud mental de los estudiantes”, dijo la ministra.

En esa línea, expuso que “hay cerca de 9 mil chicos que no pudieron aprender lo mínimo esperado” durante el año pasado”. “La mitad de ellos del nivel secundario no aprobaron entre 8 y 11 asignaturas, cuatro de cada diez chicos de secundaria hubiesen repetido y en el nivel primario se duplicó la cantidad de chicos que promocionaron de forma acompañada”, precisó.

Acuña expresó que “queremos tratar de alcanzar la máxima presencialidad posible, que todos los chicos todos los días puedan ir a la escuela al menos en una jornada simple”. 

“Para esto hay dos criterios de organización que tienen que ver con el distanciamiento y con la ventilación: vamos a empezar priorizando a los chicos que tienen menos autonomía, que cambian de nivel, que son los que necesitan mayor ayuda para poder aprender y son los que no se pueden quedar solos en casa cuando la familia tiene que salir a trabajar para garantizar la economía doméstica”, dijo.

“Entonces, el 17 de febrero todos los chicos y chicas de la Ciudad empiezan su ciclo lectivo. De forma presencial comienzan los jardines Maternales, el Nivel Inicial, el primer ciclo de la Primaria (primer, segundo y tercer grado), el primer ciclo de la Secundaria (primer y segundo año). Tres días hábiles después (22 de febrero) se suma el resto de los chicos de la Primaria y a partir del 1 de marzo, los demás chicos más grandes de la Secundaria”, detalló.

El calendario escolar previsto agrega dos semanas adicionales de clases con el objetivo de darle más tiempo a los estudiantes para que aprendan los contenidos que no pudieron alcanzar el año anterior. Y además les permitirán a los docentes conocer el punto de partida de cada estudiante.

“A diferencia del año pasado, esta vez, la burbuja es el grado. No importa cómo se organicen dentro de la escuela los distintos espacios. Y los docentes, también a diferencia del año pasado, pueden ir rotando en distintos grupos”, aclaró.

Por otra parte, dijo que “a partir del 8 de febrero, cuando regresen de las vacaciones, son los directivos de las escuelas los que nos van a presentar las propuestas de organización para que pueda realizarse esta distribución”.

“Estas propuestas tienen que garantizar un mínimo de jornada simple para la mayor cantidad de chicos que sea posible”, enfatizó la funcionaria.

Tal como sucedió en octubre se va a entregar en todas las escuelas el kit de limpieza, una guía de cuidados y los docentes de escuelas públicas recibirán además barbijos quirúrgicos.

La enorme mayoría de las escuelas se encuentra en condiciones para recibir a los chicos y chicas cumpliendo los protocolos y medidas de seguridad. Y aquellas que no puedan cumplir con estas condiciones, deberán presentar una propuesta alternativa para la organización de la jornada escolar. Deberá ser una propuesta concreta, que tenga como mínimo 4 horas de clases presenciales.

“Queremos que los docentes también se sientan seguros, y por eso con el equipo de Salud estamos garantizando testeos masivos para todos los docentes antes del comienzo de las actividades escolares y con frecuencia. Y obviamente nos sumamos al plan de vacunación”, agregó.

Aquellos docentes que pertenezcan a grupos de riesgo quedan exceptuados de la vuelta a la presencialidad.

“Lo que tiene que quedar claro es que la regla es la presencialidad. La virtualidad es un complemento y una excepción. La regla en la Ciudad es que las aulas estén abiertas”, concluyó la ministra.

En tanto, Mendez anunció que “vamos a declarar la prioridad en el transporte público de docentes y estudiantes. Esta prioridad requiere del compromiso ciudadano, que nosotros, cuando estamos utilizando el transporte público y en los espacios de espera, reconozcamos en los horarios de ingreso y egreso a los estudiantes y docentes y les permitamos subir primero”.

“También vamos a trabajar con el Gobierno nacional y el Gobierno de la provincia de Buenos Aires para aumentar la oferta de transporte público en el horario pico”, señaló.

Con respecto a los viajes en transporte escolar, anunció que “hemos diseñado nuevos protocolos de seguridad y de higiene, que además de requerir que todos los pasajeros viajen sentados, se va a sumar la necesidad de utilizar el tapabocas, aislar al conductor, y garantizar nuevos circuitos de limpieza de las unidades”.

Además, comunicó que “junto al Banco Ciudad vamos a ampliar las 24 cuotas a 36 cuotas durante los meses de febrero y marzo para poder facilitar el acceso a la primera bicicleta, tanto para los estudiantes, sus familiares, y los docentes”. 

“Asimismo seguiremos acompañándolos con infraestructura. En la Ciudad de Buenos Aires hay más de 270 kilómetros de ciclovías protegidas, que vamos a empezar a supervisar en horarios de ingreso y egreso con agentes de tránsito”, dijo.

“Vamos a reforzar el programa de ‘Sube y Baja’ y vamos a llegar a más de 150 escuelas de la Ciudad de Buenos Aires, donde con la participación de la comunidad educativa, vamos a garantizar que el ingreso y egreso de los chicos ocurra de manera segura”, añadió.

Y por último, indicó que “vamos a restablecer los Senderos Seguros, y junto con el equipo de Espacio Público, en aquellos edificios escolares de gran envergadura vamos a trabajar con cortes de calles y acciones en el entorno para garantizar el ingreso y el egreso”.