menu
Internacionales 06 12 2021

¿Qué pasa en Barinas, el “feudo” que la familia Chávez se negó a entregar a la oposición?










Es uno de los 23 estados (provincias) del país pero desde 1998 el padre y los hermanos de Hugo Chávez fueron alternándose el poder. Aunque ganó la elección, al candidato opositor le hicieron imposible asumir el cargo

Barinas es la cuna del chavismo. En ese estado (provincia) nació Hugo Chávez, el “Comandante Eterno” que fundó la Revolución.

Al menos así lo vende el relato chavista, que intenta jugar con lo místico y hasta lo espiritual para apelar al porqué 22 años después, pese a fallas en servicios públicos, la toma ilegal de tierras y la presencia de grupos irregulares, estas llanuras por las cuales pasaron varios libertadores de América no pueden caer en manos de alguien que no lleve el apellido Chávez.

Como si fuera un feudo en lugar de otro de los 23 estados de Venezuela, desde 1998 el poder fue pasándose entre distintos familiares. Con Chávez en la presidencia, su padre, Hugo de los Reyes Chávez, se puso al frente de la gobernación. Diez años después “cedió” el puesto a Adán Chávez, uno de los tres hermanos del ex presidente. Y luego, en 2017, le llegó el turno al hermano Argenis Chávez.

Desde que el Comandante se hizo presidente, apenas hubo una elección en la cual la oposición, por medio de la coalición Mesa de la Unidad Democrática (MUD) pudo imponerse en las urnas. Fue en 2015, cuando Freddy Superlano fue elegido diputado a la Asamblea Nacional en detrimento de Argenis, que ahora en 2021 buscaba reelegirse como gobernador y a punto estuvo de perder el invicto de la dinastía, precisamente contra Superlano.

Perder pero no ceder el poder

Ser el único opositor que venció al chavismo en tierra sagrada le costó a Superlano, una vez electo como diputado, que le allanaran su inmunidad parlamentaria y que quedara bajo la lupa de la dictadura.

Como otros dirigentes, a inicios de 2019 se fue al exilio, no sin estar también exento de polémica.

Militante de Voluntad Popular, el partido de Juan Guaidó y Leopoldo López,  Superlano estuvo señalado de corrupción entre propios y ajenos a pesar de ser miembro de la comisión de Contraloría del Parlamento.

En agosto 2020, sin embargo, el propio Maduro lo indultó junto a decenas de opositores, algunos presos en Venezuela, otros fuera del país, en un gesto que buscaba sumar a la oposición en las elecciones. Aun así estaba inhabilitado para postularse a cargos públicos, pero le levantaron las restricciones durante las rondas de diálogo que la oposición y el chavismo mantuvieron en México.

Así, pudo regresar a Barinas para pelearle la gobernación a los Chávez, en una contienda que en el resto del país se caracterizó por la abstención y falta de credibilidad en el sistema electoral.

Pese a lo adverso del escenario, Superlano venció a los Chávez. En un primer boletín oficial del Consejo Nacional Electoral (CNE) se anunció un triunfo del chavismo, aunque no definitivo. En la oposición aseguraban tener las actas que probaban que habían ganado. La diferencia entre ambos candidatos sería de aproximadamente 1.500 votos, o lo que es lo mismo, 37,60% sobre 37,21%.

Una semana después de la elección todavía el CNE no había proclamado a un ganador, mientras escrutaba los resultados. No pudieron llegar a dar su balance: el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) ordenó paralizar “el recuento y la proclamación” en Barinas.

En Venezuela, el CNE es, según la Constitución, un poder público con atribuciones propias e independiente del Congreso, el Ejecutivo y el Supremo. En la práctica, ambos chocaron entre sí, más aún cuando el TSJ mandó a hacer una nueva elección, con fecha incluida: 9 de enero de 2022.

Sin Superlano y ¿sin ningún Chávez?

A la elección del 9 de enero la oposición no podrá volver a postular a Superlano, que pasó de haber sido indultado y quedar apto para ejercer cargos públicos a volver a quedar inhabilitado.

Del lado del chavismo, Argenis Chávez ya adelantó que no volverá a postularse. El apellido Chávez, sin embargo, no está garantizado.

Luego de su aparente derrota, Argenis sugirió que el candidato del chavismo debería ser escogido por la dirección del Partido Socialista (PSUV), pero uno de sus sobrinos, Hugo Chávez Terán, le tuiteó “lo que diga Nicolás”, en alusión a que sea Maduro o uno de sus alfiles los que decidan quién debe acudir a la contienda, con la posibilidad abierta de que el propio chavismo deseche a los Chávez en su tierra.

Diosdado Cabello, número dos del chavismo y cabeza de una de las vertientes más radicalizadas, reconoció en televisión que Barinas es del chavismo, un símbolo, el cual no puede ser pensado sin la Revolución.

“La persona que estaba adelante en el escrutinio estaba inhabilitada. Eso les pasa por lanzar candidatos delincuentes”, apuntó Cabello sobre Superlano.

Lusi Pico para Redacción Nuevos Papeles.