menu
Internacionales 14 05 2021

Oli es renombrado primer ministro de Nepal pese a perder un voto de confianza










El comunista K.P. Sharma Oli juró de nuevo el cargo de primer ministro de Nepal este viernes pese a haber perdido un voto de confianza clave ante el Parlamento el pasado lunes, en medio de una profunda crisis institucional en el país del Himalaya.

La oposición, liderada por el Partido del Congreso nepalí, no consiguió demostrar una mayoría necesaria para formar gobierno, por lo que el puesto de primer ministro ha recaído de nuevo en manos de Oli, que dirige la mayor fuerza política del Parlamento.

Oli recibió el cargo de manos de la presidenta del país, Bidya Devi Bhandari, de acuerdo con un comunicado del palacio presidencial.

Se trata de la tercera vez que el líder de 69 años de edad jura el cargo de primer ministro, tras un breve periodo entre octubre de 2015 y agosto de 2016 y después de ganar las elecciones bajo la nueva constitución del país en febrero de 2018.

Aunque se trata de una victoria para Oli, la crisis institucional está lejos de haber finalizado.

"Oli ahora tiene que asegurarse un voto de confianza en el Parlamento antes de 30 días", dijo a Efe el letrado y director del Foro de Abogados Constitucionales, Raju Chapagain.

"Si falla, el país deberá celebrar nuevas elecciones", explicó.

A instancias del Gabinete de Oli, la presidenta nepalí, Bidya Devi Bhandari, disolvió el Parlamento el pasado 20 de diciembre, una decisión que el Tribunal Supremo anuló posteriormente.

Esta crisis se desencadenó a raíz de una disputa entre facciones del gobernante Partido Comunista de Nepal (NCP), que nació de una fusión entre el CPN-UML de Oli y el CPN (Centro Maoísta) del excomandante maoísta Pushpa Kamal Dahal.

Dahal exigió el año pasado un Gobierno que alternase el poder entre ellos, y la negativa de Oli disparó las tensiones.

El CPN (Centro Maoísta) retiró su apoyo a Oli el pasado 5 de mayo, obligando al primer ministro a buscar un voto de confianza que no superó.

Esta crisis política se ha desarrollado mientras Nepal sufre una virulenta segunda ola del coronavirus, que ha saturado el sistema sanitario del país del Himalaya y obligado a las autoridades a instaurar nuevas restricciones dejando atrapados a miles de turistas extranjeros.

Nepal registró el jueves 8.842 nuevas infecciones de coronavirus y 214 muertes, según datos del Ministerio de Salud, mientras los expertos sanitarios advierten de que la población solo puede empeorar.

El analista político Hari Roka denunció a Efe que los políticos nepalíes se han permitido jugar con la política en medio de una pandemia.

"Nepal es testigo de una erosión de la moral de los políticos", lamentó Roka. (EFE)