menu
Opinión 09 10 2020

Nagorno Karabaj: la responsabilidad de proteger


Autor: Fabián Bosoer









La lógica de los imperios del siglo XIX asoma detrás del tambaleante entramado inter-estatal construido a lo largo del siglo XX sobre las ruinas y escombros del precedente. Son tableros de juego geopolítico superpuestos y en algunos casos, como el del Cáucaso, recrean escenarios temerarios, en los que antiguos -ancestrales- conflictos locales escalan en magnitud y gravedad sin poderes disuasorios capaces de detenerlos, poniendo en riesgo a las poblaciones civiles.

Es lo que está ocurriendo en estas semanas en Nagorno Karabaj, territorio armenio que Azerbaiyán reivindica como propio. La chispa encendida de un polvorín, como el que desencadenó en Sarajevo la primera guerra mundial. Fue escenario de una cruenta guerra en los años 90, luego de la desintegración de la URSS y ahora vuelve a ser teatro de operaciones en el que están involucrados Rusia, Turquía e Irán, potencias regionales que desempolvan orgullosas su pasado imperial.

Allí resiste, bajo fuego, la pequeña república  de Artsaj, un tardío remanente de las luchas por la constitución de estados nacionales democráticos, luego de la finalización de la Segunda Guerra y del fin de la Guerra Fría. Evoca el “estado de intemperie internacional” en el que se perpetraron los dos mayores genocidios del siglo XX -el Genocidio Armenio y el Holocausto judío-. Y remite también a los compromisos internacionales en la promoción y defensa de los Derechos Humanos que se establecieron para impedir su recurrencia, prevenir y sancionar los crímenes de lesa humanidad. El mundo debe evitar otro genocidio armenio.

Es otra pieza de un rompecabezas difícil de rearmar, el de ese mundo estado-céntrico e inter-estatal edificado hace 75 años. 

Y ocurre precisamente en el mes en que las Naciones Unidas recuerda sus tres cuartos de siglo de existencia en una geografía política mundial ensombrecida por la reaparición de realidades que se creían irrepetibles, apenas detenidas –y sacudidas- por la pandemia del Covid 19: cruzadas y choques étnicos o religiosos que producen matanzas, catástrofes humanitarias en gran escala, pueblos a merced de “señores de la guerra” y mercaderes de la muerte, éxodos masivos forzados... las potencias regionales pugnando por sus zonas de influencia y un principio que se fraguó en la evolución del derecho internacional, de la propia noción de “sociedad civil internacional”, como en las catástrofes y amenazas que ni los estados nacionales ni la ley internacional ni los poderes globales logran evitar en el actual estado de marasmo global: “la responsabilidad de proteger”.

Publicado en Clarín el 9 de octubre de 2020.

Link https://www.clarin.com/opinion/nagorno-karabag-responsabilidad-proteger_0_DY_1vQF8Y.html