menu
Internacionales 03 06 2020

Lukashenko disuelve el Gobierno de cara a las elecciones presidenciales










El presidente de Bielorrusia, Alexandr Lukashenko, disolvió este miércoles el Gobierno con la vista puesta en las elecciones presidenciales del próximo 9 de agosto, en las que buscará la reelección para el que sería su sexto mandato consecutivo.

Según informó la televisión bielorrusa, Lukashenko firmó el correspondiente decreto de disolución, una decisión que él había adelantado a finales de mayo.

Entonces calificó de habitual la decisión, ya que después de la inscripción de la candidatura del presidente en ejercicio, éste anuncia la composición del futuro Gobierno.

Esta medida se toma, explicó, con el fin de aumentar la confianza de los electores, ya que estos ven cuál y cómo será el Gobierno, aunque la oposición la considera una medida claramente populista.

Horas antes, el mandatario convocó una reunión en la que se presentaron propuestas sobre el nuevo Gabinete, en el que, según prometió Lukashenko, "no habrán cambios revolucionarios".

El pasado día 10 la oposición unificada bielorrusa anunció que no participará en las elecciones presidenciales con el argumento de que es imposible celebrar una campaña electoral normal en medio de la pandemia del coronavirus, que según los datos ya ha contagiado a más de 45.000 personas en ese país.

Lukashenko ha insistido en que, pese a la pandemia del coronavirus, no hay motivo para cancelar las elecciones, que por ley deben celebrarse no más tarde del mes de agosto.

Desde un comienzo, el presidente bielorruso se negó a adoptar medidas restrictivas para frenar la propagación del nuevo coronavirus, lo que le granjeó las críticas de sus conciudadanos, de gobiernos de la región y de la Organización Mundial de la Salud.

Lukashenko admitió que este período ha sido "uno de los más difíciles" de su gestión como presidente, pero aclaró que no ha sido precisamente por la epidemia, sino "por las fuertes presiones" a las que fue sometido y que "había que soportar".

"Aquí la autoridad es fuerte. Lo que dice el presidente se hace, se cumple. Pero no ha habido prohibiciones. Simplemente, hemos cuidado a la gente, le hemos dado tratamiento médico", dijo. (EFE)