menu
Internacionales 27 01 2021

Los talibanes rechazan un informe de EE.UU. sobre sus vínculos con Al Qaeda










Los talibanes rechazaron este miércoles el informe del Departamento del Tesoro de Estados Unidos que afirma que bajo su colaboración y protección, Al Qaeda se está fortaleciendo en Afganistán, una posibilidad que supone una clara violación del acuerdo firmado en febrero en Doha entre EEUU y los insurgentes.

"Rechazamos enérgicamente este informe. El informe ha sido compilado por círculos partidistas y con intereses bélicos basándose en información falsa", aseguró en un comunicado el principal portavoz de los talibanes, Zabihullah Mujahid.

El portavoz aseguró que tras la invasión estadounidense de Afganistán en 2001 y los posteriores levantamientos en el mundo árabe, los miembros de Al Qaeda en territorio afgano regresaron a sus países de origen.

"Actualmente, no hay presencia de Al Qaeda en Afganistán", indicó.

La reacción de lo insurgentes se produce tras un informe reciente del Departamento del Tesoro de Estados Unidos, que sostiene que en 2020 Al Qaeda "ganó fuerza en Afganistán mientras continúa operando bajo la protección de los talibanes".

Al Qaeda "capitaliza su relación con los talibanes a través de su red de mentores y asesores que están integrados con los talibanes, brindándoles asesoramiento, orientación y apoyo financiero", señaló.

Una situación que choca con el histórico acuerdo firmado el pasado 29 de febrero en Doha, en el que los insurgentes se comprometieron a no permitir que el suelo afgano sirviera de base para cometer ataques terroristas en otra nación, así como a cortar sus vínculos con grupos terroristas, en particular con Al Qaeda.

A cambio, Estados Unidos prometió retirar en 14 meses todas sus tropas de Afganistán.

"El Emirato Islámico (como se hacen llamar los talibanes) reitera que seguirá comprometido con todas las cláusulas del acuerdo de Doha, no permitirá que nadie represente una amenaza para la seguridad de Estados Unidos y sus aliados desde el suelo de Afganistán", reiteró Mujahid en el comunicado.

REVISION DEL ACUERDO DE DOHA

La reacción de los talibanes llega poco después de que la nueva Administración del presidente estadounidense, Joe Biden, anunciase una revisión del acuerdo de Doha, pactado bajo el Gobierno de su predecesor, Donald Trump.

La revisión, indicaron, tendrá como objetivo determinar "si los talibanes están cumpliendo con sus compromisos de cortar los lazos con grupos terroristas, reducir la violencia en Afganistán e implicarse en negociaciones significativas con el Gobierno afgano".

Kabul ha acusado insistentemente a los talibanes de mantener lazos con Al Qaeda, después de que las fuerzas afganas mataran a varios miembros del grupo yihadista en 2020, entre ellos Abu Mohsin al-Masri, el número dos de Al Qaeda para el subcontinente indio.

Al-Masri fue un colaborador próximo a los principales líderes del grupo yihadista, y uno de los pocos comandantes que estaba al tanto de los ataques del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos, que causaron cerca de 3.000 muertos.

"El asesinato de este miembro de alto rango del grupo terrorista Al Qaeda por nuestras valientes fuerzas demuestra que las relaciones de los talibanes con el terrorismo y los grupos terroristas permanecen intactas", dijo en octubre el presidente afgano, Ashraf Ghani. (EFE)