menu
22 05 2022

José Castro: "Ojalá nos toque gobernar en 2023 y el radicalismo sea protagonista"


Autor: Leandro Pablo Vivo









El intendente de San Miguel del Monte sostuvo que la inflación y la inseguridad están en las principales prioridades demandas de la población. Reivindicó a la política como “la herramienta transformadora que tenemos bajo el imperio de la democracia para ir resolviendo los problemas de la gente”

El intendente radical de la ciudad de San Miguel del Monte, José Castro, expresó que tanto la inflación como la inseguridad están entre las principales demandas de quienes habitan ese municipio, tal como ocurre en otros viven en el resto del país, al tiempo que advirtió que su comuna se erige en el “segundo con menos ingresos por coparticipación” de la Provincia de Buenos Aires y, por lo tanto, alentó con énfasis que se haga realidad la autonomía municipal por entender que permitiría a su jurisdicción y a otras del interior bonaerense contar “con más recursos” para mejorar la prestación de servicios a los pobladores.

En una entrevista con Nuevos Papeles, el intendente Castro, quien desde el 2019 gobierna el municipio de San Miguel del Monte, ubicado a unos 100 kilómetros de la Ciudad de Buenos Aires, reflexionó sobre costados del actual escenario político. Prefirió no hacer definiciones tajantes sobre la crisis política interna que atraviesa la coalición gobernante del Frente de Todos, aunque dijo que las puja planteada en el poder a nivel nacional “dificulta aún más” la resolución de las demandas de la sociedad. “Es evidente que hay en el gobierno una crisis interna y, cuanto más interna hay, más se alejan de solucionar los problemas que le gente pide que se solucionen”, remarcó.

Sostuvo que “el radicalismo está trabajando desde hace tiempo” para lograr un mayor “protagonismo” dentro de Juntos por el Cambio del que tuvo en la gestión de Cambiemos entre 2015 y 2019. Y completó: “El radicalismo está en esa impronta de ser más protagonista, de generar candidatos en todos los distritos y, por supuesto, generar un candidato a gobernador y un candidato a presidente” dentro de la coalición para las elecciones del 2023.

La ciudad de de San Miguel del Monte y su población quedó sumergida en el estupor y la consternación el 20 de mayo de 2019, al producirse lo que se conoció como “La Masacre de Monte”. Aquel día, tres adolescentes, de entre 13 y 14 años de edad y un joven de 22, murieron cuando fueron perseguidos y atacados a balazos por un grupo de efectivos policiales mientras se trasladan por las calles de la ciudad y ese vehículo se estrelló contra un acoplado que se hallaba estacionado sobre colectora de la ruta 3.

“El vecino de Monte, incluido yo también, lo que está esperando es que se acelere la última parte con el juicio oral, que realmente se dicten las sentencias y la condena que corresponda a los que están imputados en la causa”, dijo Castro, quien añadió que se trató de un episodio “que nos duele y nos seguirá doliendo eternamente”.

Siempre suelen tener mayor repercusión pública las aquellas opiniones en torno a la compleja situación que atraviesa el país que provienen ya sea de funcionarios, legisladores nacionales o gobernadores. Nos gustaría conocer su mirada como intendente porque por desde su función tienen un contacto más directo con el vecino del municipio. ¿Cuál es su observación acerca de la situación que atraviesa el país?

Creo que lo primero que estamos viviendo casi todos los argentinos y con preocupación es el un proceso inflacionario muy alto; estamos rondando un índice interanual de inflación del 60% y un poco más. Y eso, claro está, lo siente el vecino, el trabajador asalariado al que le cuesta mucho llegar a fin de mes y ni que hablar en el caso de distritos como el nuestro que tienen mucha economía informal que genera problemas más graves a los que, por ahí, tienen la posibilidad de tener un empleo formal y percibir un sueldo en blanco. Y en ese sentido, si bien Monte no es un pueblo pero sí seguimos siendo un municipio que se puede considerar de los más chicos, el municipios es una ventanilla al que el vecino recurre a pedir explicaciones, hacer consultas y hacer reclamos.

Y la verdad es que la respuesta a gran parte de esos reclamos no depende del municipio. De hecho hay mucha confusión en los vecinos y falta de información, a veces, en lo que hace a la independencia de poderes y me refiero a lo que puede resolver un ejecutivo municipal, el Concejo Deliberante local. Hay una confusión en la población y, por eso, siempre se recurre al intendente. Ello, creo, lo padecemos la mayoría de los intendentes de los municipios más pequeños.

Quizás los municipios más grandes, del conurbano, o municipios del interior más grandes como puede ser Mar del Plata, Bahía Blanca o La Plata, no lo viven porque la estructura municipal, en esos casos, es mucho más amplia porque con sus estructuras a nivel municipal tal vez no tienen una situación de mayor cercanía con el intendente como sí ocurre con los municipios más chicos.

Frente a esa situación uno trata, como intento hacer en mi caso, atender al vecino el mayor tiempo que se puede y hasta a veces recibimos al vecinos en nuestro propio domicilio. Eso es una realidad. El municipio es una ventanilla a la que siempre recurre el vecino porque es lo que el vecinos tiene a mano porque no tiene a mano una dependencia provincial y, a veces mucho menos, con una dependencia nacional salvo casos puntuales como PAMI o la ANSeS o en el caso de la provincia una oficina de IPS o una oficina de ARBA por lo que entonces el vecino recurre mucho al municipio y la verdad que en eso los municipios estamos muy acotados.

Si hablamos del tema de recursos, que es algo que siempre nos interesa a las gestiones municipales, hay que tener muy en cuenta que los municipios sólo recibimos el 10% de todos los recursos disponibles a nivel de estructura pública y el resto se lo lleva tanto Nación como la provincia. Y eso es algo que habría que corregir.

En la Provincia de Buenos Aires, ahora, se ha reflotado un proyecto para intentar ir por las autonomías municipales; los municipios de la Provincia de Buenos Aires no somos autónomos y la verdad es que se trata de un proyecto que desde nuestro espacio político creemos que va a ayudar muchísimo porque, por ejemplo, el crecimiento de nuestro distrito, el crecimiento demográfico, no ha ido acompañado de la infraestructura que se necesita y entonces tenemos un déficit muy importante y eso lo vamos a ir solucionando a medida que tengamos recursos que hoy no  tenemos.

Además de las necesidades que tienen que ver con lo económico, y usted mencionó la cuestión preocupante de la inflación ¿cuáles son, en paralelo, las cuestiones que usted percibe son de mayor preocupación entre los vecinos de su ciudad?

Creo que en el orden de prioridades está el tema de la seguridad. Nosotros invertimos mucho de nuestros recursos municipales en un centro de monitoreo con el que estamos superando las 150 cámaras de seguridad en todo el distrito; tenemos instalados cuatro módulos de prevención ciudadana con un circuito de cámaras de monitoreo y con personal las 24 horas en cuatro lugares estratégicos y este año vamos a colocar un quinto lugar. Creo que la demanda pasa por ahí juntamente con lo económico y la cuestión social y también en los municipios chicos donde por ahí la calidad del empleo y en Monte, por ahí, no es la ideal  como para acceder a la compra de un terreno para construir una vivienda y esa es otra demanda en los municipios chicos, es decir, el acceso a la compra de tierra y el acceso a la vivienda.

Como caracteriza la relación de su municipio con el gobierno provincial en virtud de tratarse, en su caso, de un intendente que desde el punto de vista político pertenece al radicalismo y a Juntos por el Cambio con una administración provincial que responde a otro color político como el Frente de Todos.

En mi caso particular, mi forma de actuar, desde que mayoritariamente el pueblo me eligió para asumir el cargo, es la responsabilidad de gestionar independientemente de a quien le toque gobernar a nivel de la provincia o a nivel nacional. Ese es mi compromiso con el ciudadano de Monte: El de gestionar todos los días, a veces se consiguen cosas y a veces no.

Hemos asumido los compromisos políticos que se asumieron en las votaciones de los diferentes presupuestos de la Provincia de Buenos Aires; lograr recursos para lo que es el fondo de infraestructura municipal o también cuando se aprobó la ley del fondo de PREINBA (Programa de Emergencia de Infraestructura Municipal de la Provincia de Buenos Aires) y eso lo estamos ejecutando; siempre la obligación de seguir gestionando en el orden de desarrollo social, en el orden de infraestructura o en el Ministerio de Seguridad. Nosotros venimos de una situación muy compleja en Monte y en este año se están cumpliendo tres años de la masacre de Monte, por todos conocida, y la verdad que en seguridad, en lo que es la policía comunal, hay muchísimo por resolver todavía; hemos logrado un porcentaje muy menor a lo que aspirábamos en cuando a volver a recuperar la confianza en la autoridad policial por parte de los vecinos, a volver a recuperar el trabajo de la policía comunal y eso va a llevar mucho tiempo más.

¿Ha quedado en el vínculo del vecino con la policía local una suerte de rencor?

Hay una mezcla de muchas sensaciones y si bien toda la población está esperando con ansias que se empiece el juicio, la última etapa, a los imputados que hoy, por suerte, están presos, lo que se espera es que tengan su condena firme, más allá de que toda la población, las familias, están esperando eso, pero sí hay que recuperar el trabajo de la policía.

La seguridad depende de la policía de la Provincia de Buenos Aires, que es una institución de toda la provincia, y recuperar su trabajo en nuestro distrito va a costar un tiempo más por este lamentable hecho que ocurrió. Y la verdad es que  hoy tenemos falta de personal porque la cantidad de efectivos, a partir del personal que hoy está imputado, no se recuperó. Y, por supuesto, está lo que se pide siempre y que es más móviles y mayor cantidad de personal, que esté capacitado, que tenga la capacidad para volver a recuperar la confianza en el trabajo de la policía que todos los bonaerenses necesitamos. Bueno, Monte, es un caso particular porque arrancamos desde ese lamentable hecho y va a costar mucho volver a eso y, reitero, la seguridad está dentro de los reclamos que nos exige el ciudadano.

Quisiéramos volver sobre una cuestión que abordó en una anterior consulta. Los municipios en la Provincia de Buenos Aires, para la administración y la gestión, dependen de los recursos que provienen de la coparticipación y su distribución está en manos del gobierno provincial. ¿En el caso de San Miguel del Monte sufre retaceo o discriminación en el envío de esos fondos  de parte del gobierno provincial?

No. La coparticipación por ley es obligación de la provincia repartirla entre los 135 municipios. Lo que sí, bueno, cada municipio tiene el famoso Coeficiente Único de Distribución, CUD, de la coparticipación y nuestro distrito, Monte, es el segundo peor CUD de toda la Provincia de Buenos Aires lo cual implica que es el segundo municipio que recibe menos coparticipación de la Provincia de Buenos Aires. Esto no es discriminación; es así. El CUD se define a partir del número de la población y, por eso, nosotros estamos esperando ansiosamente los resultados definitivos del CENSO, que estén los datos lo antes posible. Lo mismo por el tema de salud con municipios que tienen hospital municipal porque tienen mayor CUD y eso está bien. Pero nosotros no lo tenemos.

Tenemos un hospital provincial pero, por ejemplo, en lo que es el fondo de infraestructura municipal que básicamente se define por CUD, a veces por otros mecanismos también pero mayoritariamente por CUD, nosotros recibimos mucho menos dinero por este fondo de infraestructura municipal que cualquier otro municipio de la Provincia de Buenos Aires y eso naturalmente que afecta porque podemos hacer muchas menos obras que otros municipios. No lo veo como discriminación; sí creo que es un tema a corregir; creo que debiera ir por otro camino y también es por extensión y nuestro distrito no es de los más extensos ya que tiene 185 mil hectáreas pero no veo discriminación. La coparticipación es ley; es responsabilidad de la provincia distribuirla por ley como corresponde y se está haciendo pero sí hago la salvedad: Nosotros somos el segundo municipio con menor ingreso por coparticipación desde hace mucho tiempo y ojalá que, en algún momento, se pueda aprobar el proyecto de autonomía porque ello nos va a generar diferentes situaciones y hará que seamos un municipio con más recursos de los que contamos hasta ahora.

Usted hace una fuerte apuesta a que efectivamente prospere el proyecto que impulsan senadores del radicalismo en Juntos por el Cambio en la Provincia de Buenos Aires vinculada a lograr la autonomía municipal. ¿Cuál es su mirada respecto de la posibilidad de que ello prospero?, ¿Cuáles serían las ventajas que ello generaría?

El proyecto cuenta con el apoyo de todos los intendentes radicales de la Provincia de Buenos Aires; todos estamos encaminados a darle impulso; hemos tenido varias reuniones durante la pandemia, que se hicieron de manera virtual, con muchas personalidades que entendían acerca de la autonomía municipal y la verdad es que estamos todos detrás de ese proyecto porque entendemos que es necesario que los recursos que se generen en el distrito sean del distrito y que mayoritariamente queden en el distrito.

En su momento, hace algunos años atrás, en Monte por ejemplo, solamente en retenciones al sector agropecuario, se generaban a valores de casi trece motoniveladoras por año y eso al distrito vuelve muy poquito; lo mismo en el impuesto al cheque se había generado que vuelvan al distrito pero, en el presente, va a las arcas nacionales y parte a las provincias pero al municipio no llega nada. Entonces la autonomía va a permitir que cada distrito pueda generar su carta orgánica, su funcionamiento, su organización impositiva, es decir de cómo quiere que las tasas o los impuestos queden en los municipios y cómo se puede afectar de la mejor manera esos recursos.

Hay que tener en cuenta que los municipios cobran tasas como contraprestación de servicios a diferencia de lo que son impuestos. Los municipios cobramos tasas y tenemos que retribuir con servicios tanto en el sector rural como en el sector urbano. Es un proyecto que, a lo mejor, los que estamos actualmente en gestión no lo vamos a ver plasmado pero es un sistema que va a mejorar muchísimo la calidad de vida de los distritos y, más que nada, la de los distritos del interior de la Provincia de Buenos Aires. Por ahí, por ejemplo, lo que ocurrió con el fondo del conurbano cuando se creó, quizás, hay cuestiones que se resuelven mucho más fácil y no así tanto cuando se trata de municipios del interior.

De todos modos, aún en medio de las dificultades, daría la impresión por alguna información que se conoció, se pudo avanzar en muchas obras que venían tal vez demoradas en su concreción.

Nosotros tratamos de administrar mucho los recursos y, como decía, cobrar tasas y brindar los servicios; esa fue nuestra intención desde el primer día de gestión tanto en el ámbito urbano como en el sector rural y lo intentamos hacer. Hemos llegado a punto en que, por ahí, nos cuesta mejorar lo que hemos mejorado pero la decisión es, como mínimo, mantener el nivel de servicios que estamos prestando teniendo en cuenta que también tenemos que tener el compromiso del vecino, como lo tenemos, para ser más eficientes porque si no hay acompañamiento del vecino es imposible mejorar la prestación de los servicios.      

En lo que hace a obra pública la gestión la hemos hecho en todos los ámbitos; hemos recibido lo que corresponde por el fondo de infraestructura municipal así como algunas obras que estaban iniciadas como un jardín de infantes con fondos nacionales se han terminado y ya está en funcionamiento; hemos firmado un convenio con el Ministerio de Asuntos Agrarios, que ya estamos en la segunda etapa, para mejora de caminos rurales que, si bien son extensiones cortas, también lo estamos haciendo. En lo que hace a vialidad provincial se está ejecutando lo que es la ruta 215 en su último tramo; hemos logrado avanzar en un tramo de acceso a nuestro distrito. Con fondos municipales ya hemos podido realizar el recambio de más de cuatrocientas luminarias a luminarias Led y lo vamos a seguir haciendo; hemos podido repavimentar casi un poquito más de un kilometro de la costanera, que estaba muy deteriorada en su pavimento, y hemos construido unas compuertas nuevas en reemplazo de las que existían porque entendíamos que para situaciones excepcionales necesitábamos que el agua escurra de manera mucho más rápida. Hemos ido por Provincia Leasing porque necesitábamos reequiparnos, comprar un compactador nuevo, comprar una ambulancia nueva para el servicio del SAME así como un camión volcador. Ese es el camino que vamos haciendo en la medida de las posibilidades.

Nos imaginamos que debe haber sido difícil para los pobladores en general de Monte, como lo fue para el resto del país, la situación que se planteó con las restricciones durante la pandemia del COVID y, en ese sentido, lo que la cuarentena produjo en el ámbito del trabajo y la prestación de servicios siendo una ciudad históricamente con fuerte actividad turística.

Y Monte siempre fue una ciudad con afluencia turística durante los fines de semana y sigue siendo preponderante la visita del turismo un domingo o un fin de semana largo con los feriados. Durante la pandemia pudimos ayudar desde el municipio, en el peor momento, más que nada al sector gastronómico y al sector hotelero y al camping alrededor de la laguna. Pudimos ayudarlos con aportes propios municipales sumados a los de la provincia. Los más afectados fueron el rubro hotelero, el sector gastronómico aunque se pudo trabajar con el delivery o con el servicio take away.

Tratamos desde el municipio de acompañar y luego con el comercio en general tuvimos la posibilidad de ser uno de los primeros municipios en que se pudo retomar la actividad. Monte, en su sector comercial, estuvo cerrado un mes y hasta un mes y medio pero, después, ya pudo trabajar con aforos e ir recuperando cierta normalidad.

Si es cierto que los rubros más afectados fueron el gastronómico, el hotelero y el de prestación de algunos servicios e intentamos colaborar todo lo que pudimos incluso con eximición de tasas por el período en que fueron afectados por las restricciones y hubo un fondo con recursos municipales que repartimos entre los más afectados.

Y ahora ya están en tiempo de recuperación

Si. Y por eso siempre estamos alentado a invitar a todos los pobladores de la Ciudad de Buenos Aires tanto como del conurbano bonaerense y de aquellos que habitan en ciudades cercanas a Monte a que puedan disfrutar de nuestros atractivos turísticos como nuestra hermosa laguna, con 720 hectáreas, donde pueden disfrutar de pasar un día agradable con la práctica de algún deporte acuático en temporada, de pesca, de una oferta gastronómica interesante y, por supuesto, nuestro circuito histórico en el que está emplazado el rancho de Rozas, la Plaza España que está muy cercana a la laguna y al casco histórico. Tenemos numerosas plazas turísticas para aquellos que quieran venir a pasar un fin de semana o visitar nuestra ciudad en el curso de un fin de semana largo

Con la pandemia cambió mucho el turismo en la ciudad pero sigue siendo un centro turístico de la provincia. Monte siempre fue una ciudad con afluencia turística durante los fines de semana y sigue siendo preponderante el turismo un domingo o un fin de semana largo con los feriados. Ha aumentado el turismo ya no sólo en el fin de semana porque es un distrito para el descanso ya que ofrece mucha tranquilidad a quienes eligen visitarnos. Tener una laguna en el centro de la ciudad como lo tienen pocas ciudades en el mundo es algo que siempre nos enorgullece y donde se van incrementando las posibilidades de esparcimiento y de recreación, con deportes como triatlón, diferentes eventos culturales que se generan en temporada veraniega y que estamos intentando que pueda ser una oferta fuera de temporada con, por ejemplo, el evento que se va a desarrollar los días 3, 4 y 5 de junio con un rally mar y sierra como un espectáculo deportivo que quisimos hacer fuera de temporada para poder genera recursos genuinos para nuestra ciudad.      

Lo llevamos a un par de cuestiones vinculadas al escenario política. Da la sensación que en los últimos meses del 2022, desde el radicalismo a nivel nacional, hay una mirada más profunda sobre el rol que cumplen los intendentes radicales por entender que son ustedes los que le dan musculatura política al partido. Usted ha participado del encuentro de intendentes que se realizó allá por marzo de este año en Parque Norte y en el que tuvo lugar en Brandsen. ¿Cree que el radicalismo retomó su mirada sobre el volumen político que adquiere la gestión de los intendentes así como la de los gobernadores? En su caso querríamos conocer su opinión en su carácter de intendente.

Yo tengo, conjuntamente con mis colegas intendentes, esa mirada en cuanto a que el intendente tiene el conocimiento del territorio y tiene un conocimiento preciso de las problemáticas del día a día en cada municipio porque, como decía, siempre la ventanilla a golpear primero por parte del vecino, del ciudadano, es la del municipio.

Por ahí en el caso de los legisladores, tanto a nivel nacional como provincial, no tienen esa dinámica que sí se plantea en los municipios y entonces entendemos que es muy importante escuchar las opiniones de los intendentes porque, más allá de que se valora mucho el trabajo de los legisladores, porque las leyes son herramientas tanto a nivel nacional como provincial que se necesitan para gestionar, a veces se escapan a las realidades que viven los vecinos y esas sí las ven los intendentes porque las viven a diario, de lunes a lunes, viven las problemáticas que uno intenta mejorar o corregir cuando se puede desde la gestión en la ciudad. Y desde el radicalismo se ha dado ese apoyo, esa impronta desde el Foro de Intendentes Radicales con sus autoridades que están encabezadas, en el caso del Foro de Intendentes de la Provincia de Buenos Aires, por el intendente de Trenque Lauquen, Miguel Fernández. Y eso genera entusiasmo a quienes nos toca circunstancialmente actuar al frente de un municipio en cuanto a que se escuche mucho más a los intendentes y que tengamos una participación mucho más preponderante en la toma de decisiones. Es eso a lo que se aspira; está muy bueno como el radicalismo viene trabajando con fundaciones y con capacitaciones, entendiendo, convocando a los gabinetes de cada uno de los municipios según la temática para ir perfeccionado las propuestas para que, si como todos deseamos nos toca gobernar desde Juntos por el Cambio en el 2023, el radicalismo sea protagonista y pueda aportar hombres y mujeres capacitadas porque lo que se viene va a ser bastante complicado de resolver y hay que tener, para ello, hombres y mujeres capacitadas.

¿Por dónde cree que deben pasar, al menos en sus trazos principales, las propuestas que debe ofrecer Juntos por el Cambio a la ciudadanía con la intención de lograr un respaldo de la sociedad en el 2023 en el objetivo de gobernar el país?

Creo que la gente necesita, e insistió en lo que decía en otra pregunta, vivir más tranquila, con mayor seguridad. Hay que ir pensando en las realidades de cada distrito de la provincia y del país porque la necesidades de la gente nos las va a resolver ni una sola persona ni se van a resolver en un corto plazo. Hay que pensar que algunas cosas va a ver que resolverlas en un mediano o en un largo plazo por lo que es necesario buscar los consensos necesarios para construir el país que todos queremos.

Es evidente que en los años de vigencia de la democracia, desde 1983 hasta el presente, hemos fracasado al estar hablando siempre de los mismos temas y la verdad es que no se han logrado los consensos necesarios como para poder lograr el país que queremos y salir adelante. Creo que en algún momento, como decía Raúl Alfonsín, debemos bajar las banderas partidarias y poner por encima de todo la bandera argentina y ponernos de acuerdo en cuestiones que son básicas.

El día que logremos eso vamos a hacer el país que queremos independientemente del color político de quien gobierne. Mientras sigamos en la discusión chiquita, en la grieta, no vamos a resolver los problemas que realmente la gente necesita que se resuelvan.

Más allá de su condición de intendente, como dirigente político imaginamos que debe tener una mirada sobre la crisis política que parece atravesar al gobierno nacional y por eso le preguntamos ¿cuál es su mirada sobre esto?, y a su criterio ¿cuáles son las consecuencias que esta situación puede producir?

Eso dificulta aún más la situación de la gente. Lejos de solucionarla la dificulta aún más. Y lo que genera en la gente es un rechazo a la clase política. Pero a mi me gusta decir también que la política no es el problema sino ciertos dirigentes que participan en política; la política es la herramienta transformadora que tenemos bajo el imperio de la democracia para ir resolviendo los problemas de la gente. No hay otra herramienta. Si hay alguien que tenga otra herramienta que lo diga pero para mí la política es la herramienta transformadora de la realidad de la gente y mientras sigamos con una clase política que, a veces, no está a la altura de las circunstancias y sólo le interesa llegar al poder, nos vamos a encontrar el rechazo de la gente a esa manera de concebir la política. Pero también me gusta señalar que cuanta más gente participe en política, cuanta más gente buena participe de la política, se van a poder conseguir los consensos básicos para salir del fracaso tras fracaso que venimos viviendo todos los argentinos.

¿Usted coincide con aquellos que han advertido, incluso desde el radicalismo, que se está frente a un gobierno débil? Y si es así, a su criterio, ¿qué debiera hacer el gobierno? Es obvio que aún lejos de un eventual cambio de gobierno.

No me gusta hablar mucho de los otros. Pero lo importante sería que el gobierno saliera de su crisis interna; ponerse de acuerdo en cuestiones básicas. Es evidente que hay en el gobierno una crisis interna y cuanto más interna hay más se alejan de solucionar los problemas que le gente pide que se solucionen. Si pueden resolver eso será beneficioso para los argentinos.

Después en la contienda electoral, por supuesto, apuesto al triunfo de mi espacio político pero acá lo fundamental, primero, es salir de la situación en la que estamos y eso, con peleas internas, no se va a resolver sino que se profundizan los problemas que tiene la gente.

¿Lo ve a Juntos por el Cambio en condiciones de ganar la elección del 2023 y lo visualiza gobernando a nivel nacional y provincial con un Presidente y un gobernador que, perteneciendo a la coalición, sea de origen radical?

Se está trabajando desde el radicalismo para eso para tener candidatos tanto para gobernador de la provincia como a presidente y eso va a ser parte del trabajo que se hará el año que viene. Por supuesto y lo he dicho desde siempre que lo bueno de Cambiemos y de Juntos por el Cambio es que, más allá de la derrota en el 2019, se haya mantenido unido y eso es muy importante para la sociedad y también hubo algunos chispazos dentro de Juntos por el Cambio que la gente, creo, quiere eso y entonces hay que tratar de lograr consensos para presentarle a la ciudadanía una buena propuesta. Y el radicalismo está trabajando desde hace tiempo para lograr ese protagonismo en Juntos por el Cambio que, por ahí no tuvo entre el 2015 y el 2019, aunque no lo viví ese período porque no estaba en gestión pero sí había, en ese momento, mucho reclamo desde el radicalismo a nivel provincial y a nivel nacional de que se estaba en una coalición electoral y no en una coalición de gobierno. El radicalismo está en esa impronta de ser más protagonista, de generar candidatos en todos los distritos y, por supuesto, generar un candidato a gobernador y un candidato a presidente.

No quisiéramos cerrar esta entrevista sin tener su percepción sobre las sensaciones que experimenta usted mismo y me imagino que piensa que invaden a los vecinos de la ciudad cuando se está cumpliendo un nuevo aniversario de aquella tragedia ocurrida hace tres años y que se conoció como la Masacre de Monte.

El vecino de Monte, incluido yo también, como le decía cuando me referí a la inseguridad y a la policía municipal, lo que está esperando es que se acelere la última parte con el juicio oral, que realmente se dicten las sentencias y la condena que le corresponda para los que están imputados en la causa. Y como lo deseo yo y todos los vecinos de Monte en general tanto como, particularmente las familias y los amigos de estos chicos que perdieron la vida, si bien nunca más van a tener paz, por lo menos les va a dar un poco de calma para poder continuar con sus vidas. Creo que el vecino de Monte reclama que se acelere el proceso judicial y que se dicte la sentencia a los imputados para que cumplan la condena que la Justicia resuelva tengan que cumplir por ese episodio triste, lamentable, en el que éstos jóvenes perdieron la vida en un hecho que fue conmocionante no sólo para nuestra ciudad sino para todo el país y que nos duele y nos seguirá doliendo eternamente.