menu
Internacionales 21 01 2021

Johnson y Biden, un giro drástico en la relación bilateral










La llegada de Joe Biden a la Casa Blanca supone un giro de 180 grados en la relación del Reino Unido con EE.UU., en la que primará el multilateralismo y la lucha contra la crisis climática, después del cercano y controvertido vínculo que mantenía Boris Johnon con el republicano Donald Trump.

Con su retórica populista similar a la de Trump, el primer ministro británico nunca se atrevió a criticar abiertamente a su exsocio del otro lado del Atlántico durante el año y medio que le tocó lidiar con él, después de que el político republicano apoyase el Brexit y la negociación de un acuerdo comercial con el Reino Unido.

Sin embargo, Johnson dio un paso atrás y reprobó a Trump cuando las escenas violentas protagonizadas por un grupo de seguidores del expresidente en el Capitolio conmocionaron al mundo el 6 de enero, sabedor de que un "asalto" a la democracia era una línea roja.

JOHNSON, SATISFECHO CON LA PARTIDA DE TRUMP

Sea oportunismo político u objetivos comunes, Johnson ha saludado la llegada de Biden, con el que espera trabajar en materia de defensa, seguridad, el apoyo a la democracia y la crisis climática.

"Solo a través de la cooperación internacional podremos realmente superar los desafíos compartidos que afrontamos", resaltó el jefe del Gobierno sobre la investidura de Biden.

Para Mark Sedwill, quien fuera el influyente secretario del Gabinete británico, Johnson está satisfecho de que Trump no haya sido reelegido y aseguró que es "equivocado" pensar que el "premier" prefería otro mandato del antiguo presidente republicano.

MANTENER LA RELACIÓN "ESPECIAL" CON EE.UU.

Con su apoyo a Biden, Johnson busca preservar el vínculo especial entre los dos países, unidos por una historia y una lengua comunes.

"Es una relación que se debe más a la proximidad geoestratégica y la historia de los dos países que a cualquier química personal o política entre Johnson, su gabinete y la administración de Biden", afirmó a Efe el profesor de Política Simon Lee, de la Escuela de Política y Estudios Internacionales de la Universidad de Hull.

Según Lee, tras la pérdida de su vasto imperio, el Reino Unido "aún se ve como puente entre EE.UU. y Europa, incluso después del Brexit, debido a esa relación 'especial'".

Para Wynt Grant, profesor de Ciencias Políticas de la Universidad de Warwick, "debe establecerse un vínculo de trabajo entre cualquier presidente de EE.UU. y un primer ministro del Reino Unido, más allá de lo que piense cada uno del otro a nivel personal".

De acuerdo con este politólogo, "el vínculo especial es importante por la estrecha relación militar y de inteligencia, que el Reino Unido no tiene de la misma forma con otro país europeo, excepto posiblemente con Francia".

EL MULTILATERALISMO DE BIDEN FRENTE AL AISLACIONISMO DE TRUMP

El Reino Unido comparte con la Administración de Biden el multilateralismo, en lugar del aislacionismo de Trump que le llevó a hacer volar por los aires importantes tratados internacionales.

La inmediata reincorporación de EE.UU. al Acuerdo de París sobre cambio climático, firmado en 2016, está en sintonía con la agenda "verde" que defiende Johnson, que será anfitrión de la cumbre de la COP26 el próximo noviembre en la ciudad escocesa de Glasgow.

Johnson también tendrá oportunidad de afianzar la relación cuando Biden asista a la cumbre del G7 (países más ricos) que se celebrará en junio en Cornualles (suroeste de Inglaterra).

"Hay una oportunidad de reparar algo del daño cuando el Reino Unido albergue el G7 en 2021 y la COP26, pero la Administración de Biden nunca confiará en Johnson, especialmente después de su cortejo hacia Trump", admitió Lee a Efe.

"Johnson va a querer mejorar en todas las áreas, especialmente en el comercio y la relación bilateral para impulsar una amplia cooperación multilateral", insistió el experto.

A diferencia de su predecesor, Biden respaldará organismos internacionales como la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Mundial de Comercio (OMC), aunque habrá que esperar su respuesta al tratado nuclear con Irán (2015) -el JCPOA-, del que Trump se retiró en 2018 pero que el Reino Unido sigue apoyando.

En ese sentido, el ministro británico de Exteriores, Dominic Raab, destacó esta semana en el Parlamento la importancia de un regreso de EE.UU. al Plan de Acción Integral Conjunto con Irán.

"Damos la bienvenida a que el presidente electo Joe Biden y la nueva administración hayan hablado sobre un regreso al JCPOA, impulsando y fortaleciéndolo, y será uno de los primeros asuntos de conversación que tenemos con la nueva administración", afirmó Raab.

BIDEN FRENTE AL BREXIT

Biden ha sido abiertamente crítico con el Brexit, sobre todo por el impacto que podía tener para el Acuerdo del Viernes Santo (1998), que selló la paz entre católicos y protestantes en Irlanda del Norte durante la administración del demócrata Bill Clinton.

De cara al futuro, "la realidad es que Estados Unidos y, en particular Biden, mirarán a Alemania y la Unión Europea como voces clave en Europa", afirmó el experto Simon Lee, quien ve improbable un acuerdo comercial entre EE.UU. y el Reino Unido.

"EE.UU. -agregó- tiene prioridades económicas y comerciales más importantes", con China y la UE. (EFE)