menu
30 06 2022

Fortalecer los partidos políticos es fortalecer la democracia


Autor: Jesús Rodríguez









En la historia de la Argentina desde 1810 a hoy nunca hubo un contexto de semejante brecha entre el precio de los productos de exportación y el precio de los productos de importación. Con casi 90 mil millones de exportaciones es increíble que no aumenten las reservas del BCRA.
Cuáles son las razones de tal paradoja. La devaluación de la palabra presidencial, la desconfianza social en las autoridades, la conflictividad dentro del oficialismo. Como decía J. Olivera: la incertidumbre tiene consecuencias más graves que los errores de política económica. 
En Argentina vivimos una anomalía extraordinaria que es para los libros Guinness. La Vicepresidenta es quien nominó a las dos figuras políticas más importantes: el Presidente y el Gobernador de la Provincia de Buenos Aires.
Esa anomalía hace que el presidente sea un dirigente, un funcionario, sin liderazgo social ni predicamento partidario. Esto crea un gobierno dividido, donde las iniciativas del Poder Ejecutivo no son atendidas por el Congreso.
Los gobiernos populistas se caracterizan, no importa en qué país estén o qué orientación ideológica tengan, por un racimo de coincidencias: Descreen del conocimiento científico, no valoran las mejores prácticas internacionales…
Y tienen un estilo de gobierno que prefiere regimentar la sociedad desde el poder, en lugar de alentar gobiernos cooperativos. 
Miremos las consecuencias de la suicida política de congelamiento de tarifas que llevó adelante esta administración. Cuando asumió no había problemas con los subsidios. Las tarifas estaban prácticamente alineadas.
La decisión de congelar tarifas nos trajo aquí donde para empezar no tenemos gasoil y nos enfrentamos a una situación gravísima. Cuando podríamos estar exportando no lo hacemos porque no tenemos la infraestructura necesaria.
En Latam la pandemia produjo graves consecuencias. Con menos del 10 por ciento de la población mundial, padeció un tercio de los casos del mundo. En Argentina, la gestión de la pandemia fue pésima.  
En Argentina, la caída en la actividad económica fue tres veces el promedio del mundo. Al mismo tiempo, tuvimos un confinamiento que fue 50 por ciento mayor que el promedio del mundo. Y la pobreza creció en 2020 tres veces lo que creció el promedio de los países de Latam.
Creo que la política también es docencia. Y no hay que dejar pasar la oportunidad de recordar que existe una relación directa entre la fortaleza de las instituciones y los resultados económicos.
Sino: cómo se explica la diferencia de recorrido entre Costa Rica y Nicaragua. O la diferencia entre Uruguay y Argentina, donde nuestros hermanos uruguayos pudieron crecer y disminuir la desigualdad y la pobreza.
Es una clave para el futuro: países con instituciones fuertes también tienen partidos fuertes. En ese sentido, es bueno mencionar el esfuerzo que llevamos adelante en la Fundación Alem, con expertos de todas las disciplinas producimos políticas públicas para el debate.
El sistema político condiciona los resultados económicos de una sociedad. Y el sistema político ideal para el progreso social es aquel que combina elecciones libres, los derechos de las personas, de las minorías, la división de poderes y la rendición de cuentas.