menu
Opinión 01 08 2020

Es hora de abandonar la hegemonía del dólar


Autor: Simon Tilford y Hans Kundnani









La emisión de la moneda de reserva mundial tiene un precio demasiado alto.

(Traducción Alejandro Garvie)


En la década de 1960, el ministro de Finanzas francés, Valéry Giscard d'Estaing, se quejó de que el dominio del dólar estadounidense le dio a los Estados Unidos un "privilegio exorbitante" para pedir prestado a bajo costo al resto del mundo y vivir más allá de sus posibilidades. Los aliados y adversarios estadounidenses por igual han hecho eco de la queja desde entonces. Pero el privilegio exorbitante también conlleva cargas exorbitantes que pesan sobre la competitividad comercial y el empleo de los EE.UU. y que es probable que se vuelvan más pesadas y desestabilizadoras a medida que la participación de los Estados Unidos en la economía global se reduce. Los beneficios de la primacía del dólar recaen principalmente en las instituciones financieras y las grandes empresas, pero los costos generalmente son asumidos por los trabajadores. Por esta razón, la continua hegemonía del dólar amenaza con profundizar la desigualdad y la polarización política en los Estados Unidos.

La hegemonía del dólar no está predeterminada. Durante años, los analistas han advertido que China y otras potencias podrían decidir abandonar el dólar y diversificar sus reservas de divisas por razones económicas o estratégicas. Hasta la fecha, hay pocas razones para pensar que la demanda global de dólares se está agotando. Pero hay otra forma en que Estados Unidos podría perder su condición de emisor de la moneda de reserva dominante en el mundo: podría abandonar voluntariamente la hegemonía del dólar porque los costos económicos y políticos internos han aumentado demasiado.

Estados Unidos ya abandonó los compromisos multilaterales y de seguridad durante la administración del presidente Donald Trump, lo que llevó a los académicos de relaciones internacionales a debatir si el país está abandonando la hegemonía en un sentido estratégico más amplio. Estados Unidos podría abandonar su compromiso con la hegemonía del dólar de una manera similar: incluso si gran parte del resto del mundo quiere que Estados Unidos mantenga el papel del dólar como moneda de reserva, al igual que gran parte del mundo quiere que Estados Unidos continúe para proporcionar seguridad: Washington podría decidir que ya no puede permitirse el lujo de hacerlo. Es una idea que ha recibido sorprendentemente poca discusión en los círculos políticos, pero podría beneficiar a los Estados Unidos y, en última instancia, al resto del mundo.

El precio del dominio en dólares

El dominio del dólar proviene de la demanda en todo el mundo. El capital extranjero fluye a los Estados Unidos porque es un lugar seguro para poner dinero y porque hay pocas otras alternativas. Estas entradas de capital eclipsan las que se necesitan para financiar el comercio muchas veces y hacen que Estados Unidos tenga un gran déficit en cuenta corriente. En otras palabras, Estados Unidos no vive tanto más allá de sus medios que acomoda el exceso de capital del mundo.

La hegemonía del dólar también tiene consecuencias distributivas internas, es decir, crea ganadores y perdedores dentro de los Estados Unidos. Los principales ganadores son los bancos que actúan como intermediarios y receptores de las entradas de capital y que ejercen una influencia excesiva sobre la política económica de los Estados Unidos. Los perdedores son los fabricantes y los trabajadores que emplean. La demanda del dólar aumenta su valor, lo que hace que las exportaciones estadounidenses sean más caras y reduce la demanda de ellas en el extranjero, lo que genera ganancias y pérdidas de empleos en la industria manufacturera.

Los costos han sido asumidos de manera desproporcionada por los estados cambiantes en regiones como el Rust Belt, una consecuencia que a su vez ha profundizado las divisiones socioeconómicas y ha alimentado la polarización política. Los trabajos de manufactura que alguna vez fueron centrales para las economías de estas regiones se han deslocalizado, dejando la pobreza y el resentimiento a su paso. No sorprende que muchos de los estados más afectados votaron por Trump en 2016.

Es probable que los costos internos de acomodar grandes flujos de capital aumenten y se vuelvan más desestabilizadores para los Estados Unidos en el futuro. A medida que China y otras economías emergentes continúen creciendo y la porción de la economía global de los Estados Unidos continúe disminuyendo, las entradas de capital a los Estados Unidos crecerán en relación con el tamaño de la economía estadounidense. Esto amplificará las consecuencias distributivas de la hegemonía del dólar, beneficiando aún más a los intermediarios financieros de Estados Unidos a expensas de la base industrial del país. Probablemente también hará que la política estadounidense sea aún más tensa.

Dadas estas crecientes presiones económicas y políticas, será cada vez más difícil para los Estados Unidos crear un crecimiento más equilibrado y equitativo, sin dejar de ser el destino elegido por el exceso de capital del mundo, con la moneda sobrevaluada y la desindustrialización que esto implica. En algún momento, Estados Unidos puede tener pocas alternativas, pero limitar las importaciones de capital en interés de la economía en general, incluso si hacerlo, significa renunciar voluntariamente al papel del dólar como la moneda de reserva dominante en el mundo.

El precedente británico

Estados Unidos no sería el primer país en abdicar de la hegemonía monetaria. Desde mediados del siglo XIX hasta la Primera Guerra Mundial, el Reino Unido fue el acreedor dominante en el mundo, y la libra esterlina fue el medio dominante para financiar el comercio internacional. Durante este período, el valor del dinero se basó en su canje por oro bajo el llamado patrón oro. El Reino Unido tenía las mayores reservas de oro del mundo, y otros países tenían sus reservas en oro o en libras.

En la primera mitad del siglo XX, la economía británica declinó y sus exportaciones se volvieron menos competitivas. Pero debido a que el Reino Unido se adhirió al patrón oro, tener un déficit comercial significaba transferir oro al exterior, lo que reducía la cantidad de dinero en circulación y obligaba a bajar los precios internos. El Reino Unido suspendió el patrón oro durante la Primera Guerra Mundial, junto con varios otros países. Pero al final de la guerra, era una nación deudora y los Estados Unidos, que habían acumulado enormes reservas de oro, la habían reemplazado como el principal acreedor del mundo.


El Reino Unido volvió al patrón oro en 1925, pero lo hizo al tipo de cambio anterior a la guerra, lo que significaba que la libra esterlina estaba muy sobrevaluada y con reservas de oro muy agotadas. Las exportaciones británicas continuaron sufriendo, y las tenencias de oro restantes del país disminuyeron, lo que lo obligó a recortar salarios y precios. La competitividad industrial del país disminuyó y el desempleo se disparó, causando disturbios sociales. En 1931, el Reino Unido abandonó el patrón oro para siempre, lo que en realidad significó abandonar la hegemonía esterlina.

En 1902, Joseph Chamberlain, entonces secretario de estado de las colonias, describió al Reino Unido como un "titán cansado". Hoy, el término se ajusta acertadamente a un Estados Unidos que ve que su poder económico está disminuyendo en relación con el de otras potencias, particularmente China. Los teóricos de las relaciones internacionales y los analistas de política exterior debaten el grado y el alcance del declive de los EE.UU. e incluso la perspectiva de un mundo "post-estadounidense".

Algunos sostienen que, bajo Trump, Estados Unidos ha abandonado deliberadamente el proyecto de "hegemonía liberal", por ejemplo, al crear incertidumbre sobre los compromisos de seguridad de Estados Unidos. Otros describen la retirada estadounidense de la hegemonía como parte de una reducción estructural a más largo plazo. Cualquiera de estos escenarios hace totalmente concebible que los Estados Unidos sigan el precedente británico y renuncien voluntariamente a la hegemonía monetaria. Sorprendentemente, se ha discutido poco sobre si esto podría ocurrir y cómo.

El caso para gravar el capital especulativo

Por el momento, el dólar parece más dominante que nunca. A pesar de que la economía estadounidense se ha hundido en una recesión y ha perdido millones de empleos, la demanda de dólares ha aumentado, tal como lo hizo después de la crisis financiera de 2008. Los extranjeros vendieron una gran cantidad de bonos del Tesoro de Estados Unidos en marzo, pero los cambiaron por dólares estadounidenses. La Reserva Federal inyectó billones de dólares en la economía mundial para evitar que los mercados financieros internacionales se inmovilizaran, expandiendo el sistema de líneas de intercambio con otros bancos centrales, tal como los utilizó en 2008. Incluso, cuando el mal manejo de la pandemia por parte de la administración Trump reforzó la opinión de que los Estados Unidos son una potencia en declive, las acciones de la Reserva Federal y los inversores de todo el mundo han subrayado la centralidad del dólar en la economía global.

Sin embargo, esto no debería tranquilizar a los Estados Unidos. La afluencia de capital continuará perjudicando a los fabricantes estadounidenses, y la recesión inducida por la pandemia solo agravará el dolor que sienten los trabajadores. Para aliviar las crecientes presiones económicas y políticas en regiones como el Rust Belt, Estados Unidos debería considerar tomar medidas para limitar las importaciones de capital. Una opción sería suministrar menos dólares a la economía global, elevando el valor de la moneda hasta el punto en que los extranjeros no quisieran comprarla. Sin embargo, esto haría menos competitivo el comercio de los EE.UU. y recargar la inflación que hoy es excesivamente baja.

Alternativamente, Estados Unidos podría tomar como un engaño de esas potencias, incluidas China y la Unión Europea, que han pedido un papel global disminuido para el dólar. No hay un sucesor obvio para los Estados Unidos como proveedor de la moneda de reserva dominante del mundo. Permitir que el capital fluya libremente dentro y fuera de China, por ejemplo, requeriría una reestructuración fundamental, y políticamente difícil, de la economía de ese país. La eurozona tampoco puede asumir el control siempre que dependa del crecimiento impulsado por las exportaciones y la correspondiente exportación de capital. Pero la ausencia de un claro sucesor no necesariamente debe impedir que Estados Unidos abandone la hegemonía del dólar.

Estados Unidos podría imponer un gravamen o impuesto que penalice las inversiones extranjeras especulativas a corto plazo, pero que exima a las inversiones a largo plazo. Dicha política llegaría al origen de los desequilibrios comerciales mediante la reducción de las entradas de capital (las barreras comerciales afectan a los síntomas más que a la causa). También mitigaría la reacción actual contra el libre comercio y reduciría las ganancias económicamente improductivas de las instituciones financieras.

En un escenario optimista, los tres centros económicos del mundo —China, Estados Unidos y la Unión Europea— acordarían construir una canasta de divisas en línea con los derechos especiales de giro del Fondo Monetario Internacional y facultar al FMI para regularlo o crearlo. Una nueva institución monetaria internacional para hacerlo. El resultado pesimista pero probablemente más probable es que las tensiones, especialmente entre China y Estados Unidos, harían imposible la cooperación y aumentarían la probabilidad de conflicto entre ellos en torno a cuestiones económicas.

Incluso, si es imposible encontrar una solución cooperativa, puede tener sentido que Estados Unidos abandone unilateralmente la hegemonía del dólar. Hacerlo obligaría a China y a la eurozona a desplegar sus ahorros excedentes en casa, lo que requeriría que realicen ajustes importantes en sus modelos económicos para producir un crecimiento más equilibrado y equitativo. También limitaría las ganancias excesivas de los intermediarios financieros estadounidenses y beneficiaría a los trabajadores estadounidenses al reducir el valor del dólar y hacer que las exportaciones estadounidenses sean más competitivas. En resumen, abandonar la hegemonía del dólar podría abrir el camino para una economía estadounidense y global más estable y equitativa.

Publicado en Foreign Affairs el 28 de julio de 2020.

Link https://www.foreignaffairs.com/articles/americas/2020-07-28/it-time-abandon-dollar-hegemony