menu
Opinión 25 06 2020

Endeudamiento de las provincias y CABA


Autor: Ernesto A. Frugoli y A. Nicolás Lorenti









La motivación de este artículo se funda en expresar las principales conclusiones del trabajo de investigación publicado en el CECE, que tiene por objetivo realizar un análisis descriptivo de la situación de endeudamiento de las 24 jurisdicciones, focalizándonos en el stock de endeudamiento y en el perfil de los servicios de los títulos públicos provinciales (2020-2035), los cuales representan una de las principales fuentes de endeudamiento.

Analizando el consolidado provincial, se observa que el 86% de la deuda corresponde a la emisión de títulos públicos, mientras que el 13% es con el Gobierno Nacional y entidades bancarias reguladas por el BCRA.

El marco actual de la situación sanitaria y el impacto sobre las finanzas públicas subnacionales, producto de la pandemia ocasionada por el COVID-19, modifica sustancialmente la estrategia que las jurisdicciones y el Estado Nacional estipulaban afrontar sus situaciones de endeudamiento. No obstante, esta presentación sí ofrece una oportunidad de señalar algunas consideraciones respecto a los desafíos pendientes.

Resulta importante destacar, que el proceso de saneamiento de las deudas provinciales con el gobierno nacional tuvo un capítulo relevante en el 2017 producto de la firma del Consenso Fiscal, mediante el cual se estableció, entre otros objetivos, la emisión del Bono del Consenso Fiscal, que otorgaba a las jurisdicciones la posibilidad de compensar deuda con el Estado Nacional.

En la misma línea, a través del Decreto N° 352/2020 y la Resolución N° 223/2020 recientemente publicados, ante la situación actual, otorga la posibilidad de reprogramar, en forma parcial o total, en las mismas condiciones financieras que las previstas para los préstamos a ser otorgados a las Provincias a través del Decreto N° 352/2020, las deudas preexistentes de las provincias con el Gobierno Nacional.

Sin embargo, un punto aún no resuelto, y reclamado con mayor celeridad por parte de los gobernadores, es la situación respecto a la devolución del capital de los préstamos otorgados en el 2016 mediante el Fondo de Garantía de Sustentabilidad, considerando que actualmente el total de los préstamos otorgados representa el 50,6% del stock de la deuda en pesos con el gobierno nacional y otras entidades.

Con la evolución de la rigidez del gasto, algunas jurisdicciones como por ejemplo Mendoza, han logrado mejorar su performance. Situación que consideramos primordial para que el federalismo fiscal sea sostenible en el tiempo. El esfuerzo debe ser compartido entre la Nación y las jurisdicciones.

Al analizar el stock de endeudamiento de los gobiernos provinciales y la CABA con los organismos internacionales, representan el 11,52% del total de la deuda siendo una fuente de financiamiento muy importante para la ejecución de obra pública y de programas sociales con condiciones financieras favorables. La refinanciación de aquellos préstamos que venciesen en los próximos períodos sin dudas que tendrá condiciones más amigables en comparación a lo que podría plantearse con los acreedores privados.

El futuro inmediato de los títulos públicos provinciales dependerán no sólo de la renegociación de la deuda del gobierno nacional, sino también de la capacidad de cada gobierno provincial de demostrar ante sus acreedores un programa fiscal y financiero consistente en el corto, mediano y largo plazo; donde se exprese la voluntad de pago que comprometa el accionar fiscal de las actuales y de las próximas conducciones. Sin dudas que aquellas jurisdicciones con menor rigidez de su gasto y con mayor autonomía tributaria estarán en mejores condiciones de una propuesta asequible.

Mención especial merecen aquellas jurisdicciones con títulos públicos que devengan servicios en moneda extranjera, los cuales representan el 63,4% del total de la deuda de las jurisdicciones. Cualquier movimiento del tipo de cambio, incrementa el gasto en intereses y amortizaciones (estipulado en U$S2.793 millones a nivel consolidado para el 2020), y sumado a la caída de recursos corrientes profundizada fuertemente por la pandemia, modifica los planes originales de las jurisdicciones respecto a las reestructuraciones de la deuda.

La provincia de Buenos Aires, se encuentra en pleno proceso de reestructuración de su deuda habiendo extendido el plazo de aceptación o rechazo de la misma al 26 de mayo, dado que originalmente ese plazo caducaba el 14 de mayoy la aceptación había sido del orden del 24%.  La provincia planteó el pasado 23 de abril una restructuración de sus bonos emitidos bajo ley extranjera de U$S7.148 millones a través de un nuevo instrumento financiero, en base a las siguientes condiciones:tres años de gracia para el pago de servicios (capital e interés), quita del 55% correspondiente a servicios de intereses y del 7% del capital y extensión de la vida promedio de los títulos de 4 a 13 años.

Por último, es imprescindible considerar la necesidad y el desafío que tenemos hacia adelante de sostener el orden de las cuentas fiscales de las jurisdicciones.Es decir, cuentas públicas ordenadas y sólidas permitirán enfrentar schocks negativos, sea con recursos propios o con endeudamientos a tasas accesibles, de manera que estos procesos se transiten de la forma menos traumática posible, suavizando así el impacto sobre el bienestar económico de la sociedad.