menu
Opinión 18 08 2022

El rol de los medios públicos en nuestra sociedad


Autor: Javier Monte









Hay una gran polémica sobre que hacer con los la TV Pública, Radio Nacional y la agencia de noticias Télam en la Argentina. Tenemos dos posiciones extremas: los que quieren que todo siga como está y los que proponen cerrarlos o desfinanciarlos. Nosotros los radicales pensamos que los medios públicos pueden ser muy útiles y cumplir una gran función social. Pero para eso necesitamos hacer grandes cambios, transformar los medios de comunicación del Estado y dotarlos de gran calidad y pluralismo para que contribuyan a las grandes cambios que hay que hacer en la Argentina, que tiene décadas de estancamiento e incluso retroceso social, educativo y cultural.

A los medios públicos les sucedió lo que a gran parte del Estado nacional. Fueron mal gestionados desde hace muchos años. Y hoy vemos los resultados, medios sin pluralismo, con poquísima audiencia, y con una casi nula producción artística de buen nivel.

La pregunta es ¿por qué sucede esto en Argentina mientras que en otros países europeos y latinoamericanos los medios de comunicación del Estado son eficientes transmisores de cultura, educación y calidad artística? Incluso algunos se autofinancian y hasta exportan películas, series y programas de alta calidad.

La clave está en que los medios públicos no han sido gestionados adecuadamente y sobreviven sin que nadie haya logrado convertirlos en lo que deben ser.

Los medios de comunicación en manos del Estado argentino son de vital importancia para el desarrollo integral del país y para el fortalecimiento de la democracia y sus valores. Nosotros creemos en medios públicos potentes, modernos, federales, gratuitos y técnicamente basados en una multiplataforma con contenidos que expresen nuestros valores, como la confraternidad, la familia, la ética y nunca el enfrentamiento entre argentinos. Deben reflejar el carácter multicultural de nuestra población, la valoración del progreso y la solidaridad y la cultura del trabajo.

Estos medios estatales se deben ordenar de acuerdo a una visión de largo plazo en el marco del pluralismo y la tolerancia y no ser apéndices propagandísticos del gobierno de turno. Además del aporte estatal deben generar sus propios ingresos publicitarios y de venta de producciones artísticas, sin por ello caer en la lógica comercial de las emisoras privadas.

Para esto tenemos que generar a partir del próximo Gobierno una estructura profesional organizativa integra y transparente con funciones y responsabilidades consistentes.

Pretender cerrar o desfinanciar los medios públicos con el argumento de que no funcionan bien es como cerrar las escuelas y colegios públicos porque la educación es tremendamente deficiente en muchos establecimientos; pretender dejar los medios de comunicación del Estado como están hoy es privar a nuestra sociedad de un gran vehículo cultural y de transformación social.

Director de Radio Televisión Argentina por la minoría parlamentaria de la UCR.