menu
Opinión 17 04 2020

El precio de la pandemia de coronavirus


Autor: Nick Paumgarten









Traducción de Alejandro Garvie.

Cuando COVID-19 retroceda, dejará atrás una grave crisis económica. Pero, como siempre, algunas personas se beneficiarán.


El inversionista que se hace llamar “el australiano” salió a caminar por su granja en los Alpes de Nueva Gales del Sur, a trescientas millas al sur de Sídney. Esto fue en una mañana a finales de marzo. Había estado escondido allí durante un mes con su esposa y sus tres hijos, además de dos unidades portátiles de oxígeno y una reserva de hidroxicloroquina. "Pero mi intención no es que me alcance", dijo, del covid -19. "No planeo ver a nadie hasta octubre". Estaba hablando por un teléfono celular. Se oía el graznido de los cuervos en el fondo y el sonido del viento. “Solo veo otras cuatro personas en el valle. Si necesito matarlos, lo haré. Asumí, por la forma en que se rio, que esto era una broma.

El australiano, que habló con la condición de que no se usara su nombre, es un pelirrojo voluble que apenas tiene cincuenta años. "Miles de millones se parece a mí", escribió, en un mensaje de WhatsApp acompañado de un par de fotos. De hecho, se parecía a Damian Lewis, el actor que interpreta a un magnate de los fondos de cobertura en la serie de Showtime "Billions". Criado en Sídney, el australiano se mudó a Nueva York en 1994, cuando cumplió veintidós años, para comerciar con materias primas en Goldman Sachs. En JP Morgan, él y un par de sus compatriotas, conocidos como la mafia australiana, le ganaron a la empresa cientos de millones en ganancias durante los primeros meses de la crisis financiera, en 2008. En 2015, se mudó a Singapur. La proximidad a China, una disposición bajista y un interés en la historia de las enfermedades virulentas lo llevaron a prestar especial atención a los efectos que los recientes brotes habían tenido en los mercados financieros del SARS, H1N1 y el Ébola. En octubre pasado, escuchó un audiolibro del podcaster de Hardcore History, Dan Carlin, titulado "El fin siempre está cerca". "Así que tuve pandemias y plagas en mi cabeza", dijo el australiano. "En diciembre, comencé a ver los primeros artículos sobre esta cosa del mercado húmedo en China, y luego a principios de enero había mucho en Twitter sobre la mierda en Wuhan". Estaba en Suiza en unas vacaciones de esquí con su familia, y compró todas las máscaras quirúrgicas y guantes que pudo encontrar. En el vuelo de regreso a Australia, él y su esposa usaron algunos, para desconcierto de otros pasajeros.

Rápidamente puso algo de dinero para trabajar. Compró una gran participación en Alpha Pro Tech, uno de los pocos fabricantes norteamericanos de máscaras quirúrgicas N95, con la expectativa de que cuando el virus cruzara el Pacífico, la compañía obtendría contratos gubernamentales para producir más. La acción se cotizaba a unos tres dólares y cincuenta centavos por acción, por lo que, por centavos de dólar, compró opciones para comprar las acciones en una fecha futura por diez dólares: estaba apostando a que subiría mucho más que eso. A fines de febrero, las acciones se cotizaban a veinticinco dólares por acción. Acortó su cartera en petróleo y, como proxy del petróleo, el dólar canadiense. (Es decir, apostó contra ambos). Finalmente, acortó la renta variable estadounidense.

"No conoces a nadie que haya ganado tanto dinero como yo", dijo por teléfono. No hay discusión aquí. No especificó una cantidad, pero calculó que había subido casi dos mil por ciento en el año.

Envalentonado por la reivindicación, el australiano, caminando por el campo, expuso su pronóstico para los Estados Unidos y el mundo. Estados Unidos necesitaba "arrancarse la curita", dijo. El gobierno federal debe cerrar las fronteras, cerrar todo el comercio internacional, declarar la ley marcial, desplegar a los militares para construir hospitales de campaña y salas de aislamiento, y arrestar o incluso disparar contra cualquiera que no cumpla con un protocolo de permanencia en el lugar. ("En 1918, en San Francisco, un policía le disparó a alguien a plena luz del día por estar afuera sin una máscara facial, ¡y el policía fue celebrado por eso!") O tal vez el gobierno debería recompensar a cada ciudadano que observó estrictamente la cuarentena con cincuenta mil dólares "El virus se quemaría después de cuatro semanas", dijo. Estados Unidos tenía toda la comida, el agua y el combustible que necesitaría para sobrevivir meses, sino años, de total aislamiento del mundo. "Si no comercian con China, están jodidos", dijo. “Ganarías esta guerra. Que arda el resto del mundo". El problema, dijo, era que, tal vez más ahora que nunca, los estadounidenses carecen de lo que él llamó "cohesión social" y, por lo tanto, de la voluntad colectiva, de comprometerse con ese camino. “Además, tienes armas. Un montón de armas. Y todos los materiales básicos para los medicamentos, como el noventa y siete por ciento, provienen de China". Predijo que cualquier medida menos estricta, la eliminación lenta de la tirita que estamos experimentando ahora, provocaría disturbios sociales que bordean la guerra civil y la aniquilación de nuestras filas médicas. "Entonces, de repente, todos los que hayan visto 'House' serían médicos", dijo. Políticamente, el australiano se consideraba muy a la derecha del centro. Sin embargo, pensó que era ridículo que Estados Unidos no hubiera nacionalizado la atención médica. Predijo la cancelación de las elecciones presidenciales, o la renuncia de Donald Trump, o la creación de un consejo de liderazgo de emergencia, al que, a lo largo de la conversación, nominó a los generales Mattis y Petraeus, Bill Gates y Gary Cohn, para quienes el australiano había trabajado en Goldman Sachs. “Podrías tener cuatro semanas de dolor y un futuro auge o años de esta mierda y una depresión. Pero la gente es simplemente egoísta. No están pensando. Son imbéciles

Fue uno de esos imbéciles, un viejo amigo mío, quien me había presentado al australiano. Se habían superpuesto en Goldman Sachs. Había estado escuchando durante una semana la conversación de WhatsApp del amigo con docenas de sus conocidos y colegas (los llamó los Fokkers, por un acrónimo que implicaba su nombre), todos ellos hombres, la mayoría de ellos profesionales financieros con educación costosa, algunos de ellos muy ricos, algunos con conexiones en lugares altos. La disposición general de los participantes, con excepciones, fue lo opuesto a la de los australianos. Entre memes, expresaron la creencia, con la convicción de que ocasionalmente se convirtieron en estridencias o burlas, de que los medios, los modeladores y los mercados estaban reaccionando de forma exagerada a la amenaza del coronavirus, que era poco más que otra gripe, y efectivamente cerrar la economía para prevenir, o al menos lentificar la propagación del virus resultaría ser mucho más dañina, a la larga, que el virus en sí. "El mayor logro propio del virus", escribió un Fokker.

Todos ellos constituyen una muestra del segmento de la población de "curar es peor que la enfermedad" y, el día de mi conversación con el australiano, el presidente Trump parecía estar dirigiéndose a su manera. Desafiando los pronósticos y los alegatos del establishment médico, Trump arrojó que las empresas pronto reabrirían y que la actividad económica podría reactivarse en Semana Santa. (Oh, bueno.) En los próximos días, tal vez fue esta perspectiva, así como el paquete de estímulo de dos billones de dólares sin precedentes aprobado en el Senado, lo que provocó la recuperación del mercado de valores, después de uno de los más precipitados derrumbes en su historia. (Como regla general, a pesar de las afirmaciones de los medios financieros, es difícil decir con certeza qué hechos o sentimientos relevantes pueden hacer que los índices del mercado suban o bajen en un día determinado). El 26 de marzo, cuando el Departamento de Trabajo informó que un récord de 3,3 millones de estadounidenses habían presentado solicitudes de desempleo la semana anterior, como si cada hombre, mujer y niño en Filadelfia y Phoenix se unieran repentinamente a la línea de distribución, tanto el Dow Jones Industrial Average como el S &P 500 se dispararon más del seis por ciento.

Mientras tanto, el sistema de salud de Nueva York se estaba hundiendo en el caos, ya que los casos de covid -19 inundaron los hospitales. Ese día, hubo más llamadas al 911 que el 11 de septiembre de 2001. Sin embargo, algunos Fokkers consideraron que era importante no dejarse arrastrar por los cuentos apocalípticos o los informes de los medios. Se burlaron de Jim Cramer, el presentador del programa de mercado "Mad Money", en CNBC, por predecir una gran depresión y preguntarse si alguien alguna vez volvería a abordar un avión

Como en epidemiología, la base de los mercados financieros y de los argumentos sobre ellos, son los números: los datos y sus despliegues. Datos confiables sobre covid-19 han sido escasos, principalmente porque, en la vergonzosa ausencia de pruebas generalizadas, nadie sabe cuántas personas tienen o han tenido el virus, lo que determinaría la tasa de infección y, lo más importante, la tasa de mortalidad. El numerador (cuántos han muerto) es conocido, más o menos, pero es el denominador (cuántos lo han tenido) el que ha sido objeto de tal especulación. Parece que la mayoría de estos cálculos son argumentos de por qué es probable que la tasa sea mucho más baja de lo que los expertos médicos han concluido. Cuanto menos letal sea, mejor será la comparación con la gripe y, por lo tanto, más fácil será reprender a todos por ponerse tan nerviosos por ella. Como Lawrence White, un profesor de economía en la Universidad George Mason, tuiteó: “Casi todos los que hablan sobre el #coronavirus muestran un fuerte sesgo de confirmación. Lo que solo demuestra lo que siempre he dicho.

Aún así, es difícil para un capitalista de corazón frío saber cuán frío debe ir el corazón. Los profesionales de la salud pública también hacen un cálculo de costo-beneficio, con diferentes ponderaciones. ¿Cuál es la compensación? ¿Cuántas muertes son tolerables? ¿Cero? ¿Decenas de miles, como con la gripe? ¿O el número que sea que nos evitará caer en una depresión global? Los riesgos para la salud pública de la profundización del desempleo y la pobreza (enfermedades mentales, suicidio, adicción, desnutrición) no se tienen en cuenta.

En los meses posteriores a las primeras noticias de covid-19 de China, Trump restó importancia a su impacto potencial: intentar amordazar un virus, o al menos la percepción de este. Pero a un virus, a diferencia de un presidente, no le importa cómo se percibe. Penetra, lo creas o no. Para cuando, más tarde, en marzo, reconoció la magnitud de la pandemia, durante mucho tiempo había sido muy claro que le importaba más el daño económico, incluso si era solo en relación con sus perspectivas de reelección, o con el destino de sus negocios de hoteles y resorts de golf, que con cualquier umbral particular con respecto a la pérdida de vidas o el bien mayor. Otros, quizás en su nombre, han tratado de expandir su posición. Durante unos días, el mensaje, reforzado por personas como Glenn Beck ("Prefiero morir antes que matar al país") y Dan Patrick, el futuro teniente gobernador de Texas ("Si ese es el intercambio, estoy de acuerdo"), fue que podríamos tener que sacrificar a nuestros mayores por el bien de la economía. La política de eso es perversa. Muchas de las mismas personas que habían citado "paneles de la muerte" en la lucha contra Obamacare ahora estaban esencialmente argumentando lo contrario. Los controles de costos de un hombre son la eugenesia de otro hombre. 

Para Trump, la economía es básicamente el mercado de valores. Está obsesionado con eso, de la misma manera que se fija en los ratings de televisión. El mercado de valores es, entre otras cosas, un gran indicador del estado de ánimo. Pero no es la economía, ni siquiera cerca. Como ahora descubrimos, para mayor horror que sorpresa, que el cese de la actividad comercial: viajes, turismo, entretenimiento, restaurantes, deportes, construcción, conferencias o realmente cualquier transacción, en un volumen significativo, ya sea en abogacía, contabilidad, libros, ventas o bujías, significa que no hay ingresos, que no hay capacidad para pagar los salarios o el alquiler, despidos masivos, fuertes caídas tanto en la oferta como en la demanda, y reverberaciones, arriba y abajo de la cadena alimentaria, e incumplimiento de la deuda. Esa es la economía.

Este choque brutal está atacando un cuerpo que ya era vulnerable. En el caso de una depresión global, una autopsia podría identificar covid -19 como la causa de la muerte, pero, como con muchas de las víctimas del virus, la economía tenía una condición preexistente: deuda, en lugar de enfermedad pulmonar. Deuda corporativa, deuda de alto rendimiento, deuda en dificultades, deuda estudiantil, deuda de consumo, deuda hipotecaria, deuda soberana. "Es como si el virus fuera casi irrelevante", me dijo un comerciante que conozco. "Todo esto estaba listo para suceder".

El comerciante fue uno de esos tipos que había estado murmurando sobre un colapso financiero durante una década. El rescate de 2008, con la clasificación políticamente motivada y, en el mejor de los casos, caprichosa, de ganadores y perdedores, se enfureció, al igual que la colusión continua entre los grandes bancos, la Reserva Federal y los políticos de ambos partidos. Había escuchado que el "dinero inteligente", como las gigantescas firmas de gestión de activos Blackstone y Carlyle Group, ahora les decía a las compañías que retiraran sus líneas bancarias y pidieran prestado tanto como pudieran, en caso de que los prestamistas dejaran de pagar sus negocios o encontraran la forma de decir “no”. Efectivamente, para fines de marzo, las corporaciones habrían aprovechado un récord de doscientos ocho mil millones de dólares de sus líneas de crédito renovable, un "frenesí de revólveres", como lo expresó el blog financiero Zero Hedge, al publicar una lista de las compañías "que lograron obtener su dinero a tiempo". La América corporativa había golpeado la casa de empeño, en masa. En un mundo donde hablamos, de repente, de billones, doscientos mil millones pueden no parecer mucho, pero lo es: en 2007, el prestamista de hipotecas de alto riesgo Countrywide Financial, al retirar "solo" 11.5 mil millones, ayudó a poner al sistema de rodillas.

Es difícil salir de la trampa de la deuda. Los acreedores pueden perdonar a los deudores, pero ese proceso, especialmente a este nivel, sería casi imposiblemente laborioso y tenso. Mientras tanto, los valores predeterminados inundan el mercado con garantías, ya sean edificios, acciones o aviones. El precio de ese colapso colateral (cortes de pelo para los calvos) conduce a más incumplimientos. El mercado de la deuda en dificultades ya se ha disparado a alrededor de un billón de dólares.

Cuando llegó abril, las empresas, grandes y pequeñas, decidieron no pagar el alquiler, ya sea porque no tenían el efectivo a mano o porque, con una recesión inminente, querían conservar el efectivo que tenían. Mientras tanto, los empleados suspendido o despedidos enfrentaron decisiones similares, ya que los propietarios enviaron recordatorios amenazantes. ¿Podrían los propietarios, sin su cuota mensual, financiar sus propias deudas? ¿Y qué hay de los bancos, con todo el papel malo? En la última semana de marzo, 6,6 millones de estadounidenses adicionales presentaron reclamos por desempleo, duplicando el récord de la semana anterior. En el estado de Nueva York, donde se presentaron casi medio millón de nuevas reclamaciones en dos semanas, el fideicomiso de seguro de desempleo comenzó a tambalearse hacia la insolvencia. Cuando llegue el verano, no quedará dinero para pagar los beneficios de desempleo.

Cuando los mercados bursátiles se desplomaron y los mercados de bonos se asustaron, las bocinas del apocalipsis rompieron el hechizo de lo que había sido una especie de complacencia perpetuamente agitada. Durante tres años, los ataques y provocaciones de Trump, e incluso sus políticas proteccionistas hacia los socios comerciales tradicionales, no lograron desviar a los mercados del rumbo durante un período prolongado. A los mercados, según el razonamiento, les gustaba Trump, o al menos su marea de desregulación, políticas fiscales favorables a los negocios y el régimen (que, por supuesto, era anterior a su Presidencia) de bajas tasas de interés y dinero fácil.

El 20 de marzo, Goldman Sachs asustó al mundo al predecir una disminución del PIB del veinticuatro por ciento en el segundo trimestre, una caída en la actividad que parecía a la vez impensable e inevitable. Las predicciones posteriores se hicieron aún más sombrías. El sector de servicios, el pilar real de la economía, sería el más afectado, y las implicaciones para el trabajo de las personas y su capacidad para pagar las cosas, serán terribles. En un intercambio de correos electrónicos entre algunos de mis antiguos compañeros de escuela, un cirujano ortopédico obligado a cerrar su práctica debido a la interrupción de las cirugías electivas; un tipo de bienes raíces comerciales que despidió a cientos de empleados; un comerciante de futuros escribió: "Vende todo lo que no esté atornillado". A principios de la semana, notas de una llamada de Goldman, con charlas sobre números terribles, se habían filtrado a la calle. Un par de los Fokkers, sobre la base de ninguna evidencia, excepto décadas de experiencia, sospechaba que Goldman sembraba miedo para obtener ganancias. Ciertamente pensaron que eso era lo que había hecho Bill Ackman, el multimillonario de fondos de cobertura que ingresó a CNBC y dijo: "Se acerca el infierno". Él predijo que la nación entraría en una depresión si la Casa Blanca no tomaba medidas drásticas. Las cadenas hoteleras se cerrarían, las acciones de Hilton llegarían a cero. Los Fokkers, observando desde sus estaciones de intercambio de casas, se burlaron de él: Las acciones de Hilton irían a cero. Los Fokkers, observando desde sus casas, se burlaron de él: "Ahora Ackman está llorando"; "Suena desquiciado": "Irresponsable… imbécil"

Al igual que el australiano, Ackman abogó por el cierre de la economía global. Y, como el australiano, se había beneficiado de su pesimismo, una semana después de su aparición en CNBC, su empresa, Pershing Square Capital Management, anunció que había generado 2,6 mil millones (en una inversión de solo veintisiete millones de dólares) en apuestas de crédito bajista, que valieron la pena si ciertos paquetes de préstamos disminuyeran en valor. Esta noticia enfureció a los Fokkers; sentían que había estado asustando a la gente, por dinero. (Se sentían más cómodos con aquellos que tranquilizaban a las personas, por dinero). Pero, para entonces, Ackman me dijo que había invertido la mayor parte de sus ganancias en el mercado de valores. "Nuestra cobertura ya había valido la pena antes de que ingresara a CNBC", dijo.

Desde el año pasado, he estado recibiendo correos electrónicos masivos diarios de un administrador de fondos de cobertura retirado llamado Whitney Tilson. Nos conocimos paseando a nuestros perros en el parque. Charlamos sobre el alpinismo y un intento que hizo para convertirse en concursante en "Survivor". Me agregó a su lista. La mayoría de sus correos electrónicos relataban sus hazañas y sus viajes como un entusiasta de las actividades al aire libre: consejos sobre ejercicios y selfies de él escalando, haciendo senderismo, esquiando y corriendo triatlones y haciendo Tough Mudders. Los anuncios de su boletín de inversiones comenzaron a aparecer en algunos de mis sitios web favoritos.

Tilson es un amigo cercano de Ackman, desde sus días de estudiante universitario en Harvard, a fines de los años ochenta, cuando vendieron anuncios de las guías de viaje "Let's Go". El 27 de marzo, Tilson declaró en su boletín que Ackman "acababa de hacer el mayor intercambio de todos los tiempos". Estaba un poco envidioso. "¿Fue realmente tan difícil de ver el 19 de febrero, hace solo 37 días, cuando el S&P alcanzó un máximo histórico y los diferenciales de crédito estuvieron cerca de los mínimos históricos, que el coronavirus podría ser un gran problema?", se preguntó.

Sin embargo, el 9 de marzo, cuando era aún menos difícil ver que el coronavirus podría ser un problema, el asunto del correo electrónico diario de Tilson decía: “Creo que el pánico actual por el coronavirus es una de las cosas más irracionales. Lo he visto alguna vez. Escribió: "Muchas veces a lo largo de mi carrera, cuando tal irracionalidad se ha manifestado en los mercados financieros, dando lugar a grandes ventas, me aproveché e hice decenas de millones de dólares para mis inversores". Señaló que estaba escribiendo un libro titulado "Todo lo que quiero saber es dónde voy a morir: las cinco calamidades que pueden destruir tu vida y cómo evitarlas". Una pandemia no fue una de las cinco.

Tilson escribió que, a excepción de los ancianos con problemas de salud adicionales, "no puedo encontrar evidencia de que el riesgo de enfermedad grave o muerte por el coronavirus para la abrumadora mayoría de los estadounidenses sea cualquier cosa menos infinitesimal, como uno en un millón. " Continuó: “Por lo tanto, a menos que surjan nuevas evidencias contradictorias, creo que la gran mayoría de los estadounidenses pueden seguir sus vidas de manera segura como de costumbre. Eso es exactamente lo que mi familia y yo estamos haciendo. Tomé tres vuelos la semana pasada a Tampa, Chicago y Jackson, WY. Susan y Katharine volaron a Londres el jueves pasado y regresaron ayer por la noche. Informaron que todo allí era completamente normal. (Tengo que amar a los británicos estoicos, ¡mantén la calma y continúa!) Emily voló desde Newark para reunirse conmigo hoy en Jackson".

Dejando a un lado el hecho de que las estaciones de esquí de lujo en Europa y América del Norte ya estaban emergiendo como superdifusores ("Après-ski es un hechizo de virus", dijo un epidemiólogo austriaco sobre Ischgl, anteriormente Ibiza de los Alpes y ahora es Wuhan), la aparente indiferencia de Tilson por el bien común conmovió a sus lectores, quienes lo inundaron de respuestas enojadas. "Creo que estás totalmente equivocado y estás causando daño", le dijo Ackman. "Esto te hace ver increíblemente ignorante". Al igual que el alcalde Bill de Blasio, quien, lento en el sorteo, había instado a los neoyorquinos a "seguir adelante con sus vidas", mientras las nubes del corona se concentraban, antes de darse la vuelta a regañadientes, Tilson comenzó a revisar sus opiniones, así como su tono. Pronto se ofreció como voluntario para ayudar a construir un hospital de campaña en el East Meadow de Central Park, al otro lado de la calle del Hospital Mount Sinai y su edificio de apartamentos.

A los Fokkers les resultó difícil dejar de lado la convicción de que la crisis se había exagerado y que el cierre podría hacer más daño que bien. Uno de los campeones más clamorosos de esta opinión se quedó callado por un momento, mientras luchaba contra el virus en casa, con cierto terror por su creciente incapacidad para respirar. Otro tenía un primo en un respirador, un bombero que había trabajado en la pila de escombros en la Zona Cero. Y sin embargo, dentro de una semana, ambos compartían el deseo de que hubiera una forma de reducir el precio de los ventiladores en junio o septiembre, en la creencia de que no necesitaríamos casi tantos como afirmaban los gobernadores de los estados más asediados. Alguien planteó la idea de un cálculo de pérdidas de empleo por muerte. Se expresó esperanza: en la nivelación de las tasas de mortalidad en Italia; en la aprobación de emergencia de la FDA del tratamiento experimental de hidroxicloroquina; en las pruebas de anticuerpos que salen del Reino Unido, lo que podría determinar quién había tenido el virus y, por lo tanto, quién era inmune y capaz de unirse a la fuerza laboral. Quizás "la histeria manufacturada", como lo expresó un inversionista, finalmente se derrumbaba.

Pero nadie dudaba de que, en términos económicos, la situación era grave casi más allá de lo imaginable. Un administrador de fondos escribió: “El virus es como un gran agujero en la economía global. Nadie (¡ni siquiera en este chat!) Sabe lo grande / profundo que es. Y cada día el mundo en el encierro se hace más grande y más profundo. Los formuladores de políticas tampoco tienen idea, pero tienen que hacer algo, por lo que han comenzado a meter la "suciedad" fiscal y monetaria en el agujero. Si el agujero es más grande que la suciedad, obtenemos deflación y se hace lo obvio. Si la suciedad es más grande que el agujero, se obtiene... inflación.

De cualquier manera, va a requerir mucho relleno. Ya sea que esté a favor o aborrezca los déficits, ya sea un keynesiano, un hayekiano o un defensor de la teoría monetaria moderna, tenemos pocas opciones en este momento, excepto acumular un enorme déficit para financiar el rescate y el estímulo en una escala sin precedentes. Este es el mundo que hemos creado, o el que han hecho nuestros padres y abuelos. No hay espacio real ahora para la austeridad.

Otro administrador de fondos en la cadena Fokker estaba modelando este comportamiento, en su propio balance. Su consejo: pide prestado tanto como puedas. Hipoteca todo. Con las tasas de interés en mínimos históricos, puede acumular efectivo y tener dinero a mano para comprar activos en dificultades a bajo precio, ya sean acciones, bonos o bienes raíces, y estar bien posicionado para ganar dinero nuevamente cuando el mundo vuelva a trabajo. Esto también pasará, dijeron los veteranos, como siempre hacían. Durante los días más sombríos de la crisis financiera de 2008, la mayoría de los inversores dudaron cuando sus pares más intrépidos regresaron. Observaron al administrador de fondos de cobertura David Tepper, que tiene una escultura en bronce de un par de testículos en su escritorio, haciendo siete mil millones dólares apostando temprano por la recuperación de los bancos. Nadie quiso perdersela esta vez. A finales de marzo hubo un frenesí en los mercados de deuda, de "compra sin aliento", como lo expresó el comerciante. El optimismo los atravesó como una fiebre. La semana pasada, el Dow y el S. & P. resurgieron. "Ellos tienen el libro de jugadas", dijeron los esperanzados, de los bancos centrales, que estaban desplegando las mismas jugadas que ejecutaron en 2008.

Le pregunté a Mohamed El-Erian, el codirector de inversiones de Pimco, el mayor fondo de bonos del mundo (ahora asesora a Allianz, la empresa matriz de Pimco), sobre la confianza de los Fokkers y los aspirantes a Teppers. "Es idiota", dijo. “Bueno, no debería usar esa palabra. Esta noción de una V, de un rápido rebote a donde estábamos antes, es que la gente no entiende la dinámica de la parálisis".

Él dijo: “Esto es mucho más grande que 2008. 2008 fue un ataque cardíaco masivo que sucedió repentinamente a los mercados financieros. Puede identificar el problema y aplicar remedios de emergencia y revivir al paciente rápidamente. Esto no es solo una parada financiera. Esta es una infección en todo el cuerpo, daño a prácticamente todas las extremidades y órganos. El cuerpo ya era tan frágil. Aquellos de nosotros que hemos tenido el privilegio de estudiar estados fallidos lo hemos visto antes, pero nunca en un país grande como Estados Unidos, y mucho menos en una economía global".

Continuó: "En la crisis financiera, ganamos la guerra pero perdimos la paz". En lugar de invertir en infraestructura, educación y capacitación laboral, enfatizamos, a través de una política de flexibilización cuantitativa del banco central (lo que algunas personas llaman imprimir dinero), el valor de los activos de riesgo, como las acciones. "Nos enamoramos colectivamente de las finanzas", dijo. Aparentemente, todavía estamos enamorados.

El jueves pasado, en medio de la noticia de que otros 6,6 millones de estadounidenses habían perdido sus empleos, la Fed anunció la infusión de 2,3 billones de dólares adicionales, incluidos cientos de miles de millones para comprar deuda corporativa, que van desde grado de inversión hasta basura: gran suciedad. Las acciones subieron de nuevo. La Fed estaba apuntalando nuevamente los activos de riesgo, a una escala que empequeñeció las intervenciones de 2008, y los banqueros estaban de vuelta, con los sombreros en la mano. Se les paga como genios y, sin embargo, cada diez años, necesitan rescatarlos.

Un meme popular desempolvado en las últimas semanas es una ilustración de unos dinosaurios mirando un asteroide que arde hacia la Tierra, con un T-Rex diciendo: "¡Oh, mierda! ¡¡La economía!!" Tontos dinosaurios. Ciertamente puede parecer macabro preocuparse por el capital cuando las personas mueren en masa, pero este no es un evento de extinción. En cierto punto, la pandemia retrocederá y dejará atrás una grave crisis económica, que afectará a todos de maneras y grados que son imposibles de predecir. Los mercados financieros son un referente, al menos. ¿Deflación o inflación? ¿Tasas crecientes? Tasas negativas? ¿Tres meses? ¿Seis? ¿Dos años? ¿Escuelas? ¿Museos? ¿Aviones? ¿Conciertos? Nadie sabe nada, lo único que podemos decir con certeza es que el dolor se distribuirá injustamente. La gente está apostando por eso.

Publicado en The Ney Yorker el 13 de abril de 2020.

Link https://www.newyorker.com/magazine/2020/04/20/the-price-of-the-coronavirus-pandemic