menu
Opinión 22 06 2020

El choque del tren del presupuesto estatal


Autor: Redacción The Economist









Por qué esto podría costar vidas y retrasar la recuperación económica de los EE.UU.

(Traducción Alejandro Garvie)

El comienzo del año fiscal, el 1 de julio en la mayoría de los estados, suele ser tan emocionante como una declaración de impuestos 501 (a) y tan impredecible como un pronóstico del tiempo en Arabia Saudita (¡soleado otra vez!). No esta vez. Los ingresos fiscales estatales colapsaron en abril, cayendo en promedio a la mitad, según el grupo de expertos del Urban Institute.

Las demandas de gasto se dispararon porque los estados son responsables de gran parte del gasto de Estados Unidos en salud pública, desempleo y seguridad. Según algunos cálculos, los déficits del presupuesto estatal alcanzarán una cuarta parte de los ingresos en el próximo año fiscal, o lo harían, si la mayoría de los estados no se hubieran obligado por ley a ejecutar presupuestos equilibrados. Entonces, en lugar de grandes déficits, los estados tendrán que hacer recortes salvajes a los servicios públicos en medio de una recesión y una pandemia. Sin culpa propia, sus presupuestos están fuera de control y están a punto de chocar contra los parachoques.

Dos tercios de los ingresos estatales provienen de impuestos sobre la renta o impuestos sobre las ventas. Los impuestos sobre las ventas han sido devastados por el cierre de tiendas y restaurantes y los impuestos sobre la renta por el aumento del desempleo. La tasa de desempleo fue del 13,3 por ciento en mayo, según la Oficina de Estadísticas Laborales, frente al 3,5 por ciento en febrero. Cada aumento de un punto porcentual en la tasa de desempleo reduce los ingresos fiscales estatales en más de 40 mil millones de dólares, o 4,5 por ciento.

Los ingresos han caído tan rápido que algunos estados ni siquiera saben cuánto. De los que informaron estimaciones, Louisiana experimentó una caída del 43 por ciento en los ingresos fiscales en abril en comparación con abril de 2019 ("surrealista", lo llamó el tesorero estatal). Los ingresos de Nueva York cayeron en dos tercios y los ingresos por impuestos sobre la renta de California cayeron un 85 por ciento. Los ingresos en abril fueron doblemente deprimidos porque el gobierno federal, con los estados siguiendo su ejemplo, cambió el día de presentación de impuestos de abril a julio, causando incertidumbre sobre cuándo se pagará el impuesto sobre la renta. Los ingresos pueden recuperarse un poco. Pero Ronald Alt, de la Federación de Administradores Tributarios, que asesora a los gobiernos estatales, reconoce que, colectivamente, los ingresos tributarios estatales caerán en 150 mil millones entre principios de abril y finales de junio. Él espera que los impuestos a las ganancias caigan a la mitad y los impuestos a las ventas caigan un 44 por ciento. Esta disminución es mayor en términos nominales que durante la Gran Recesión, cuando los ingresos fiscales estatales cayeron en 100 mil millones de pico durante tres años.

Los gobiernos estatales y locales gastan un poco menos que el gobierno federal, aproximadamente el 17 por ciento del PIB, en comparación con una participación federal del 20 por ciento. Pero son desproporcionadamente importantes para la respuesta del coronavirus porque el seguro de desempleo, la salud pública y Medicaid (que proporciona seguro de salud para los pobres) están en gran medida en cabeza de los estados. Connecticut generalmente recibe entre 3.000 y 3.500 nuevas solicitudes de desempleo por semana. En abril obtuvo 30.000 en una semana. En Nueva Jersey, la inscripción en Medicaid fue nueve veces mayor en abril de lo que había sido un año antes.

Durante los últimos nueve años, los estados han aumentado cautelosamente el gasto. A principios de 2020, antes del golpe de la pandemia, los estados esperaban aumentos tanto en los ingresos como en el gasto de alrededor del 2 por ciento. En cambio, el virus ha creado una brecha entre ambos.

Lucy Dadayan, del Urban Institute, estima que la brecha será de alrededor de 75 mil millones en el año fiscal 2020 y 125 mil millones en el año fiscal 2021. El Centro de Prioridades Presupuestarias y de Políticas (CDPP), otro grupo de expertos, calcula que será aún mayor: 120 mil millones en el año fiscal actual, 315 mil millones en el año fiscal 2021 y 180 mil millones en 2022, un gran total de 615 mil millones, que son seis meses de gasto actual. (Estos pronósticos muestran la diferencia entre lo que se esperaba antes de la pandemia y lo que se espera ahora).

El rango de estimaciones refleja la dificultad de pronosticar el impacto de la pandemia y las expectativas de recortes de gastos. Sin embargo, las cantidades exactas importan menos que el hecho de que, en primer lugar, las cifras son grandes y, en segundo lugar, que la mayoría de los estados no pueden tener déficit, por lo que los números indican el alcance de los futuros recortes de gastos, en lugar de las necesidades de financiamiento del déficit.

Estos recortes serán mitigados por las reservas financieras de los estados y por la ayuda federal. La regla de que los estados deben equilibrar los presupuestos los ha hecho fiscalmente conservadores. La mayoría utilizó los años 2010 para acumular reservas. Según Pew Charitable Trusts, un grupo de expertos no partidista, estos alcanzaron los 75 mil millones en 2019, el más alto de la historia, igual al 8 por ciento del gasto (o el valor de 28 días). Pero eso es solo una octava parte del pronóstico de CBPP del déficit en 2020-22. Los costos de la pandemia han barrido los beneficios de la previsión.

El gobierno federal también ha ofrecido ayuda, pero no la suficiente. Está financiando un nuevo seguro de desempleo introducido durante la pandemia y en marzo dio a los estados 110 mil millones adicionales. Pero el dinero no puede utilizarse para compensar la escasez de ingresos. Y de todos modos, la Asociación Nacional de Gobernadores (bipartidista) considera que los estados necesitan 500 mil millones.

A mediados de mayo, la Cámara de Representantes prometió 500 mil millones. Pero el proyecto de ley se estancó en el Senado, donde el líder de la mayoría, Mitch McConnell, ha dicho que se debería permitir a los estados declararse en bancarrota (lo que puede no ser constitucional). Esto deja a los estados luchando por equilibrar los presupuestos en gran medida por su cuenta.

Prepárate para el dolor

Con los aumentos de impuestos políticamente inviables en este momento, los estados tendrán pocas opciones más que imponer grandes recortes de gastos. El gobernador de Ohio ha ordenado a las agencias estatales que reduzcan sus presupuestos en un 20 por ciento en el próximo año fiscal. En el estado de Washington, la reducción es del 15 por ciento. El gobernador y los legisladores de California están estancados en los planes de recortes de gastos por 14 mil millones, pero incluso estos no serían suficientes para cerrar el déficit esperado de 54 mil millones. Los recortes de gastos implican despidos. Los estados ya han suspendido o despedido a 1,5 millones de trabajadores en marzo, abril y mayo, el doble que en el período 2009-11.

Tales recortes serán un lastre para el crecimiento cuando comience la recuperación. Como señala Josh Goodman de Pew, los estados estaban recortando el gasto años después de la Gran Recesión, lo que resultó, a finales de 2018, en la escasez de maestros y el gasto en infraestructura en mínimos de 50 años como porcentaje del PBI. La reducción del presupuesto ahora será mayor de lo que era entonces. Y recuerde qué programas proporcionan los estados: Medicaid en momentos de covid; seguro de desempleo en tiempos de recesión y policía en un momento de aumento de la protesta. En ausencia de un liderazgo presidencial adecuado, los gobernadores como Larry Hogan de Maryland y Gretchen Whitmer de Michigan han proporcionado gran parte de la guía útil que Estados Unidos ha tenido durante la pandemia. Pero ellos, y otros gobernadores, ahora deben prepararse para el choque inminente.

Publicado en The Economist el 18 de junio de 2020.

Link https://www.economist.com/united-states/2020/06/18/the-state-budget-train-crash