menu
08 05 2020

Diez reflexiones sobre el barril criollo


Autor: Alejandro Einstoss









El gobierno se apresta a cometer un grave error y publicar el decreto que fija discrecionalmente el precio del petróleo en el mercado interno. Ante la inminencia de esta medida, los siguientes comentarios:

  1. Es importante entender que el barril criollo ya existe: el precio de los combustibles en Argentina se mantiene sin modificaciones mientras su principal insumo (el petróleo crudo) redujo su precio en mas de un 60% desde inicio de año.
  2. La cuarentena general redujo la demanda de combustibles un 70% en promedio, resulta claro entonces que a estos niveles de demanda no hay precio diferencial que pueda compensar la caída y torna irrelevante cualquier discusión sobre el barril criollo.
  3. Lo que se esta discutiendo es un precio de transferencia al interior de la cadena de valor de la industria y en particular sobre qué valor se cobran regalías e impuestos.
  4. El gobierno se equivoca regulando un precio de manera discrecional presionado por el lobby conjunto de las petroleras no integradas, Provincias productoras y sindicatos.
  5. La cuarentena obliga al gobierno a regular en emergencia para evitar la destrucción innecesaria de valor en la industria, pero debe hacerlo en base a criterios objetivos y en línea a los que marca la ley de hidrocarburos vigente, es decir en base a costos promedio por cuenca productiva.
  6. El “precio regulado” no debería ser un “precio negociado”, sino que debe retribuir costos auditados por el Estado que tiene la obligación de conocer. Resulta inconcebible que teniendo el control accionario y la gestión de YPF que es la principal productora (con presencia en todas las cuencas) y refinadora del país, el gobierno aduzca desconocimiento de costos.
  7. En esta decisión existen ganadores y perdedores. Del lado de los ganadores encontramos las empresas productoras no integradas (no refinan) entre las que se destacan Pluspetrol y Vista Oil, las Provincias productoras y sindicatos. Del lado de los perdedores vemos en la coyuntura a las petroleras integradas y refinadoras, pero fundamentalmente a los consumidores argentinos y al resto del aparato productivo que será menos competitivo.
  8. Resulta llamativa el cambio de opinión de la empresa líder -YPF-, que hasta la semana pasada se oponía a la fijación de un barril criollo, bajo el argumento que con este nivel de demanda el parque refinador opera a limites técnicos y que para mantener operaciones requiere pagar precios que no superen los USD 30. Ahora, su nuevo CEO apoyaría el nuevo barril criollo.
  9. Cuidado con la coyuntura: Si la refinación no puede pagar mas de USD30 para mantener actividad y se regula un precio de USD45 ¿Quién pondría la diferencia?
  10. La fijación de un precio mínimo debería estar condicionado a mantener: el empleo, los niveles de producción y compromisos de inversión, sino la experiencia reciente (2014-2017) muestra que la medida será inútil y con un enorme costo a expensas de los consumidores.


(*) Documento elaborado para la Fundación Alem a solicitud de la Mesa Directiva del Instituto Argentino de la Energía General Mosconi.

Noticias Relacionadas