menu
07 07 2020

Cuando el General Roca burló la ley en Mendoza para salvar a un amigo


Autor: Luciana Sabina









Tras ser derrotado en las elecciones presidenciales de 1872 Bartolomé Mitre se alzó en armas durante los últimos meses del gobierno de Domingo Faustino Sarmiento. Buscaba evitar el acceso al poder de su contrincante, Nicolás Avellaneda, que había resultado ganador con apoyo oficialista. Mitre contó en su cruzada con parte del Ejército, ubicado en Mendoza y en otros puntos estratégicos. Sin embargo los revolucionarios fueron abatidos por completo en menos de tres meses.

La batalla decisiva se produjo el 26 de noviembre de dicho año en una estancia llamada La Verde, ubicada en el partido de 25 de Mayo. En aquella oportunidad el abuelo de Jorge Luis Borges -que apoyaba a Mitre, pero se negó a hacerlo durante un tiempo por lealtad a Sarmiento- se suicidó precipitándose contra la línea enemiga de tiradores.

Tras ser derrotado, Mitre formuló una propuesta de paz para Avellaneda. Esta se concretó en Junín, en diciembre de 1874. El ex presidente asumió toda la responsabilidad de la revolución y obtuvo garantías de vida para los oficiales, soldados y amnistía para los civiles que habían sido parte. Una vez aprobado por el primer mandatario, los jefes militares fueron encarcelados y sometidos a juicio. Algunos terminaron en el cuartel de Retiro, otros en las cárceles de Mercedes y de Luján. En esta última se alojó a don Bartolo durante cuatro meses hasta que fue trasladado a Retiro.

En nuestra provincia la revuelta seguía bajo la figura del General Arredondo, quien fue vencido por Roca en la Segunda Batalla de San Rosa el día 7 de diciembre. Es interesante señalar que se trató de la última contienda civil de envergadura en nuestra historia. Al ser posterior, los vencidos en Mendoza no entraron en el convenio de Junín, aprobado por el presidente dos días antes. Para juzgar a todos se formaron dos consejos de guerra, uno en Mendoza y otro en Buenos Aires. Hubo quejas: pedían quedar bajo la justicia federal dado que el movimiento revolucionario persiguió fines políticos.

Mitre encargó su defensa a un adolescente de quince años —Santiago T. Stoppani— al que conoció en el cuartel de Retiro y le agradó. Claro que el joven solo leyó lo que su defendido escribió íntegramente. De nada sirvió. Una minoría votó por condenarlo a muerte, pero se optó por ocho años de cárcel y posterior destierro. Mientras tanto en nuestra provincia se decidió fusilar a Arredondo, pero el fallo no pudo ser cumplido porque estaba fuera del país. ¿Cómo? Bueno, aparentemente fue el mismo Roca quien posibilitó su fuga dada la amistad y el respeto que le profesaba.

Conocidos los veredictos Avellaneda intervino y el 25 de mayo de 1875 redujo las penas e indultó a cinco de los condenados, entre los que estaba Mitre. En cuanto a José Miguel Arredondo, regresó una vez firmes los indultos. Fue reincorporado al Ejército y participó junto a Roca de la Conquista del Desierto.

Publicado en Los Andes el 4 de julio de 2020.

Link https://www.losandes.com.ar/opinion/cuando-el-general-roca-burlo-la-ley-en-mendoza-para-salvar-a-un-amigo/