menu
Opinión 01 06 2020

Cómo rompimos el mundo


Autor: Thomas L. Friedman









(Traducción de Alejandro Garvie)

La avaricia y la globalización nos preparan para el desastre.


Si las últimas semanas nos han mostrado algo, es que el mundo no es solo chato. Es frágil.

Y nosotros somos los que lo hicimos así con nuestras propias manos. Solo miremos alrededor. En los últimos 20 años, hemos estado eliminando constantemente los amortiguadores, regulaciones y normas artificiales y naturales que brindan resistencia y protección cuando los grandes sistemas - ya sean ecológicos, geopolíticos o financieros- se estresan. Hemos estado eliminando imprudentemente estos amortiguadores contra la obsesión con la eficiencia y el crecimiento a corto plazo, o sin pensar en absoluto.

Al mismo tiempo, nos hemos estado comportando de manera extrema: presionando y violando los límites políticos, financieros y planetarios de sentido común.

Y, todo el tiempo, hemos llevado del mundo tecnológicamente conectado a interconectado a interdependiente, al eliminar más fricciones e instalar más “aceite” en los mercados globales, sistemas de telecomunicaciones, Internet y viajes. Al hacerlo, hemos logrado que la globalización sea más rápida, profunda, económica y ajustada que nunca. ¿Quién sabía que había vuelos directos regulares desde Wuhan, en China, a Norteamérica?

Combine estas tres tendencias y lo que tiene es un mundo más fácilmente propenso a los choques y los comportamientos extremos, pero con menos frenos para amortiguar esos choques, y muchas más empresas y personas en red para transmitirlos a nivel mundial.

Esto, por supuesto, se reveló claramente en la última crisis mundial: la pandemia de coronavirus. Pero esta tendencia de crisis desestabilizadoras más frecuentes se ha estado construyendo en los últimos 20 años: el 11 de septiembre, la Gran Recesión de 2008, Covid-19 y el cambio climático. Las pandemias ya no son solo biológicas: ahora también son geopolíticas, financieras y atmosféricas. Y sufriremos consecuencias crecientes a menos que comencemos a comportarnos de manera diferente y a tratar a la Madre Tierra de manera diferente.

Tengamos en cuenta el patrón: antes de cada crisis que mencioné, primero experimentamos lo que podría llamarse un ataque cardíaco "leve", alertándonos de que habíamos llegado al extremo y quitado los amortiguadores que nos habían protegido de una falla catastrófica. Sin embargo, en cada caso, no tomamos esa advertencia lo suficientemente en serio, y en cada caso el resultado fue una obstrucción coronaria completa.

"Creamos redes globalizadas porque podrían hacernos más eficientes y productivos y nuestras vidas más cómodas", explicó Gautam Mukunda, autor de "Indispensable: When Really Matter Matters". "Pero cuando elimina constantemente sus amortiguadores, capacidades de respaldo y protectores contra sobretensiones en busca de la eficiencia a corto plazo o simplemente la avaricia, se asegura de que estos sistemas no solo sean menos resistentes a los golpes, sino que también los distribuyamos a todos lados".

Comencemos con el 11 de septiembre. Se podría ver a Al Qaeda y su líder, Osama bin Laden, como agentes patógenos políticos que surgieron del Medio Oriente después de 1979. "El Islam perdió sus frenos en 1979", su resistencia al extremismo se vio gravemente comprometida, dijo Mamoun Fandy, experto en política árabe.

Ese fue el año en que Arabia Saudita se retrocedió tambaleante, después de que los extremistas islamistas se hicieron cargo de la Gran Mezquita en La Meca y una revolución islámica en Irán llevó al poder al ayatolá Ruhollah Komeini. Esos eventos crearon una competencia entre Irán chiíta y Arabia Saudita sunita sobre quién era el verdadero líder del mundo musulmán. Esa batalla coincidió con un aumento en los precios del petróleo que le dio a ambos regímenes fundamentalistas los recursos para propagar sus “marcas” de Islam puritano, a través de mezquitas y escuelas, en todo el mundo.

Al hacerlo, juntos debilitaron cualquier tendencia emergente hacia el pluralismo religioso y político, y fortalecieron el fundamentalismo austero y sus franjas violentas. Recordemos que el mundo musulmán fue probablemente el más influyente, cultural, científico y económico, en la Edad Media, cuando era una policultura rica y diversa en la España mora.

Diversos ecosistemas, en la naturaleza y en la política, son siempre más resistentes que los monocultivos. Los monocultivos en la agricultura son enormemente susceptibles a las enfermedades: un virus o germen puede aniquilar un cultivo completo. Los monocultivos en política son enormemente susceptibles a ideas enfermas.

Gracias a Irán y Arabia Saudita, el mundo árabe-musulmán se volvió mucho más monocultivo después de 1979. Y la idea de que el yihadismo islamista violento sería el motor del renacimiento del Islam, y que purgar la región de las influencias extranjeras, particularmente estadounidenses, fue su primer paso necesario, ganó mucho más dinero. Este patógeno ideológico se extendió, a través de mezquitas, cintas de cassette y luego a Internet, a Pakistán, África del Norte, Europa, India e Indonesia.

La campana de advertencia de que esta idea podría desestabilizar incluso a Estados Unidos sonó el 26 de febrero de 1993 a las 12:18 p.m., cuando una furgoneta alquilada llena de explosivos explotó en el estacionamiento debajo del edificio 1 del World Trade Center en Manhattan. La bomba no logró derribar el edificio según lo previsto, pero dañó gravemente la estructura principal, matando a seis personas e hiriendo a más de 1000.

El autor intelectual del ataque, Ramzi Ahmed Yousef, un pakistaní, más tarde dijo a los agentes del FBI que su único arrepentimiento fue que la torre de 110 pisos no se derrumbó sobre su gemelo y mató a miles.

Lo que sucedió después, todos lo sabemos: los impactos directos en ambas torres gemelas el 11 de septiembre de 2001, que desencadenaron una crisis económica y geopolítica mundial que terminó con los Estados Unidos gastando varios billones de dólares tratando de inmunizar a Estados Unidos contra el extremismo islámico violento con un sistema de vigilancia masivo dirigido por el gobierno, desde detectores de metales del aeropuerto, e invadiendo el Medio Oriente.

Estados Unidos y sus aliados derrocaron a los dictadores en Irak y Afganistán, con la esperanza de estimular un mayor pluralismo político, pluralismo de género y pluralismo religioso y educativo, anticuerpos contra el fanatismo y el autoritarismo. Desafortunadamente, realmente no sabíamos cómo hacer esto en tierras tan distantes, y lo arruinamos. Los anticuerpos naturales pluralistas en la región también demostraron ser débiles.

De cualquier manera, como en biología, también en geopolítica, el virus de Al Qaeda ha mutado, recogiendo nuevos elementos de sus anfitriones en Irak y Afganistán. Como resultado, el extremismo islámico violento se volvió aún más virulento, gracias a los sutiles cambios en su genoma que lo transformaron en ISIS o el Estado Islámico. Esta aparición de ISIS, y las mutaciones paralelas en los talibanes, obligaron a los Estados Unidos a permanecer en el área para controlar los brotes, pero nada más.

La gran recesión

La crisis bancaria mundial de 2008 se desarrolló de manera similar. La advertencia fue entregada por un virus conocido por las iniciales LTCM (Long Term Capital Management) (Gestión de capital a largo plazo N del T). LTCM fue un fondo de cobertura creado en 1994 por el banquero de inversiones John Meriweather, que reunió a un equipo de matemáticos, veteranos de la industria y dos ganadores del Premio Nobel. El fondo utilizó modelos matemáticos para predecir precios y toneladas de apalancamiento para amplificar su capital fundador de 1.25 mil millones para realizar apuestas de arbitraje masivas y masivamente rentables.

Todo funcionó, hasta que no funcionó.

“En agosto de 1998, recordó Business Insider, Rusia incumplió con su deuda.” “Tres días después, los mercados de todo el mundo comenzaron a hundirse. Los inversores comenzaron a retirarse a izquierda y derecha. Los diferenciales de intercambio estaban en niveles increíbles. Todo se desplomaba. En un día, a largo plazo perdió 553 millones, el 15 por ciento de su capital. En un mes perdió casi 2 mil millones".

Los fondos de cobertura pierden dinero todo el tiempo, fallan y se extinguen. Pero LTCM fue diferente.

La empresa había aprovechado sus apuestas con tanto capital de tantos grandes bancos globales diferentes - sin ninguna transparencia comercial, por lo que ninguna de sus contrapartes tenía una imagen de la exposición total de LTCM - que si se le permitiera ir a la quiebra y no pagar, habría tenido pérdidas enormes en docenas de casas de inversión y bancos en Wall Street y en el extranjero.

Más de 1 billón de dólares estaba en riesgo. Se necesitó un paquete de rescate de 3.65 mil millones de la Reserva Federal para crear inmunidad de rebaño hacia LTCM para los toros de Wall Street.

La crisis fue contenida y la lección fue clara: no dejes que nadie haga apuestas tan grandes, y de alguna manera extremas, con una influencia tan tremenda en un sistema bancario global donde no hay transparencia en cuanto a cuánto ha prestado un solo jugador en muchas fuentes diferentes.

Una década más tarde, la lección fue olvidada y obtuvimos el desastre financiero completo de 2008.

Esta vez estábamos todos en el casino. Hubo cuatro vehículos financieros principales (que se convirtieron en agentes patógenos financieros) que interactuaron para crear la crisis mundial de 2008. Se denominaron hipotecas de alto riesgo, hipotecas de tasa ajustable (ARM), valores respaldados por hipotecas comerciales (CMBS) y obligaciones de deuda garantizadas (CDO).

Los bancos y las instituciones financieras menos reguladas se dedicaron a préstamos hipotecarios subprime, extremadamente ajustados y de tasa ajustable, y luego ellos y otros agruparon estas hipotecas en valores respaldados por hipotecas. Mientras tanto, las agencias de calificación clasificaron estos bonos como mucho menos riesgosos de lo que realmente eran.

Todo el sistema dependía de que los precios de la vivienda aumentaran sin cesar. Cuando estalló la burbuja inmobiliaria, y muchos propietarios no pudieron pagar sus hipotecas, el contagio financiero infectó a un gran número de bancos y compañías de seguros mundiales, sin mencionar a millones de familias.

Habíamos roto los límites del sentido común financiero. Con el sistema financiero mundial más hiperconectado y apalancado que nunca, solo los grandes rescates de los bancos centrales evitaron una pandemia económica y una depresión total causadas por la quiebra de los bancos comerciales y los mercados bursátiles.

En 2010, tratamos de inmunizar el sistema bancario contra una repetición con la Ley Dodd-Frank de Reforma de Wall Street y Protección al Consumidor en Estados Unidos y con los nuevos estándares de capital y liquidez de Basilea III adoptados por los sistemas bancarios de todo el mundo. Pero desde entonces, y particularmente bajo la administración Trump, las compañías de servicios financieros han estado presionando, a menudo con éxito, para debilitar estos amortiguadores, amenazando con un nuevo contagio financiero en el futuro.

Este podría ser aún más peligroso porque el comercio computarizado ahora representa más de la mitad del volumen de comercio de acciones a nivel mundial. Estos comerciantes utilizan algoritmos y redes informáticas que procesan datos a una milésima o millonésima de segundo para comprar y vender acciones, bonos o productos básicos.

Por desgracia, no hay inmunidad colectiva a la codicia.

COVID-19

No creo que deba dedicarle mucho tiempo a la pandemia de Covid-19, excepto para decir que la señal de advertencia también estaba allí. Apareció a fines de 2002 en la provincia de Guangdong, en el sur de China. Era una enfermedad respiratoria viral causada por un coronavirus - SARS-CoV - conocido por sus siglas en inglés como SARS.

Como señala el sitio web de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades , "En los próximos meses, la enfermedad se propagó a más de dos docenas de países en América del Norte, América del Sur, Europa y Asia" antes de que fuera contenida. Más de 8,000 personas en todo el mundo se enfermaron, incluidas cerca de 800 que murieron. Estados Unidos tenía ocho casos confirmados de infección y ninguna muerte.

El coronavirus que causó el SARS fue alojado por murciélagos y civetas de palma. Saltó a los humanos porque habíamos estado empujando y empujando a los centros de población urbana de alta densidad más profundamente en las áreas silvestres, destruyendo ese amortiguador natural y reemplazándolo con monocultivos y hormigón.

Cuando simultáneamente aceleras el desarrollo de formas que destruyen más y más hábitats naturales y luego cazas más vida silvestre allí, “el equilibrio natural de las especies se derrumba debido a la pérdida de los principales depredadores y otras especies icónicas, lo que lleva a una abundancia de especies más generalizadas adaptadas a vivir en hábitats dominados por humanos”, me explicó Johan Rockstrom, científico jefe de Conservation International.

Estos incluyen ratas, murciélagos, civetas de palma y algunos primates, que en conjunto albergan la mayoría de todos los virus conocidos que pueden transmitirse a los humanos. Y cuando estos animales son cazados, atrapados y llevados a los mercados, en particular en China, África Central y Vietnam, donde se venden para alimentos, medicina tradicional, pociones y mascotas, ponen en peligro a los humanos, que no evolucionaron con estos virus.

El SARS saltó de China continental a Hong Kong en febrero de 2003, cuando un profesor visitante, el Dr. Liu Jianlun, quien sin saberlo tenía SARS, se registró en la Sala 911 en el Hotel Metropole de Hong Kong.

Sí, sala 9-1-1. No estoy inventando eso.

"Para cuando se fue", informó The Washington Post , "Liu había propagado un virus mortal directamente a al menos ocho invitados. Sin saberlo, lo llevarían consigo a Singapur, Toronto, Hong Kong y Hanói, donde el virus continuaría propagándose. De los más de 7,700 casos de síndrome respiratorio agudo severo contabilizados hasta ahora en todo el mundo, la Organización Mundial de la Salud estima que más de 4000 se pueden rastrear hasta la estadía de Liu en el noveno piso del Hotel Metropole".

Sin embargo, es importante tener en cuenta que el SARS fue contenido en julio de 2003 antes de convertirse en una pandemia de pleno derecho, gracias en gran parte a las cuarentenas rápidas y la estrecha cooperación global entre las autoridades de salud pública en muchos países. La gobernanza multinacional colaborativa demostró ser un buen amortiguador.

Por desgracia, eso fue entonces. El último coronavirus se llama acertadamente SARS-CoV-2, con énfasis en el número 2. Todavía no sabemos con certeza de dónde provino este coronavirus que causa la enfermedad Covid-19, pero se sospecha ampliamente que ha saltado a un humano de un animal salvaje, tal vez un murciélago, en Wuhan, China. Saltos similares seguramente sucederán cada vez más a medida que seguimos eliminando la biodiversidad natural y los amortiguadores.

“Cuanto más simplificados y los sistemas ecológicos se conviertan en menos diversos, especialmente en áreas urbanas enormes y en constante expansión, más nos convertiremos en el objetivo de estas plagas emergentes, sin amortiguar la gran variedad de otras especies en un ecosistema saludable", explicó Russ Mittermeier, el jefe de Global Wildlife Conservation y uno de los mejores expertos mundiales en primates.

Sin embargo, lo que sabemos con certeza es que unos cinco meses después de que este coronavirus saltara a un humano en Wuhan, más de 100.000 estadounidenses estaban muertos y más de 40 millones desempleados.

Si bien el coronavirus llegó a los EE.UU. a través de Europa y Asia, la mayoría de los estadounidenses probablemente no se dan cuenta de lo fácil que fue para este patógeno llegar aquí. De diciembre a marzo, cuando se lanzó la pandemia, hubo unos 3.200 vuelos desde China a las principales ciudades de EE.UU., según un estudio de ABC News. Entre ellos había 50 vuelos directos desde Wuhan. De Wuhan! ¿Cuántos estadounidenses habían oído hablar de Wuhan?

La red global de aviones, trenes y barcos, ampliamente expandida, combinada con muy pocos amortiguadores de cooperación y gobernanza global, aunada con el hecho de que hoy en día hay casi ocho mil millones de personas en el planeta (en comparación con 1.8 mil millones cuando la pandemia de gripe de 1918 golpeó), permitió que este coronavirus se diseminara globalmente en un abrir y cerrar de ojos.

Catástrofe climática

Debemos estar totalmente negados para no ver todo esto como una señal gigante de advertencia para nuestro inminente, y potencialmente peor, desastre global: el cambio climático.

No me gusta el término cambio climático para describir lo que viene. Prefiero más el de "alienación global", porque el clima es cada vez más raro. La frecuencia, intensidad y costo de los eventos climáticos extremos aumentan. La humedad se vuelve más húmeda, el calor se calienta, los períodos secos se vuelven más secos, la nieve se vuelve más pesada y los huracanes se fortalecen.

El clima es demasiado complejo para atribuir cualquier evento al cambio climático, pero el hecho de que los fenómenos meteorológicos extremos se están volviendo más frecuentes y más caros, especialmente en un mundo de ciudades abarrotadas como Houston y Nueva Orleans, es indiscutible.

Lo más sensato sería que nos ocupemos de preservar todos los amortiguadores ecológicos que la naturaleza nos otorgó, para poder gestionar lo que ahora son los efectos inevitables del cambio climático y centrarnos en evitar las consecuencias inmanejables.

Porque, a diferencia de las pandemias biológicas como Covid-19, el cambio climático no "alcanza su punto máximo". Una vez que deforestemos el Amazonas o derritamos la capa de hielo de Groenlandia, desaparecerá, y tendremos que vivir con cualquier clima extremo que se desate.

Un pequeño ejemplo: el Washington Post señaló que la presa de Edenville que estalló en Midland, Michigan, este mes, obligando a 11.000 personas a abandonar sus hogares después de las lluvias inusualmente fuertes de primavera, "sorprendió a algunos residentes, pero no fue tan sorprendente". Es un shock para los hidrólogos e ingenieros civiles, que han advertido que el cambio climático y el aumento de la escorrentía del desarrollo están presionando más a las presas mal mantenidas, muchas de ellas construidas, como las de Midland, para generar energía a principios del siglo XX".

Pero a diferencia de la pandemia de Covid-19, tenemos todos los anticuerpos que necesitamos para vivir y limitar el cambio climático. Podemos tener inmunidad de rebaño si solo conservamos y mejoramos los amortiguadores que sabemos que nos dan resistencia. Eso significa reducir las emisiones de CO₂, proteger los bosques que almacenan carbono y filtrar el agua y los ecosistemas y la diversidad de especies que los mantienen saludables, proteger los manglares que amortiguan las marejadas ciclónicas y, en general, coordinar las respuestas gubernamentales globales que establecen objetivos y límites y monitorean el desempeño.

Cuando miro hacia atrás en los últimos 20 años, lo que tienen en común las cuatro calamidades mundiales es que todas son "elefantes negros", un término acuñado por el ambientalista Adam Sweidan. Un elefante negro es un cruce entre "un cisne negro", un evento inesperado con enormes ramificaciones, y el "elefante en la habitación", un desastre inminente que es visible para todos, pero nadie quiere abordarlo.

En otras palabras, este viaje al que lo he invitado puede sonar bastante mecánico e inevitable. No los es. Se trata de diferentes opciones y diferentes valores, que los humanos y sus líderes aplican en diferentes momentos en nuestra era de globalización, o no.

Técnicamente hablando, la globalización es inevitable. Cómo le damos forma no lo es.

O, como Nick Hanauer, el capitalista de riesgo y economista político, me comentó el otro día: "Los patógenos son inevitables, pero que se conviertan en pandemias no lo es".

Decidimos eliminar los amortiguadores en nombre de la eficiencia; decidimos dejar que el capitalismo se volviera loco y reducir las capacidades de nuestro gobierno cuando más lo necesitábamos; decidimos no cooperar entre nosotros en una pandemia; decidimos deforestar la Amazonía; decidimos invadir ecosistemas prístinos y cazar su vida silvestre. Facebook decidió no restringir ninguna de las publicaciones incendiarias del presidente Trump; Twitter lo hizo. Y muchos clérigos musulmanes decidieron dejar que el pasado entierre el futuro, no el futuro entierre el pasado.

Esa es la gran lección aquí: a medida que el mundo se entrelaza más profundamente, el comportamiento de todos, los valores que cada uno de nosotros aportamos a este mundo interdependiente, es más importante que nunca. Y, por lo tanto, también lo hace la "Regla de Oro". Nunca ha sido más importante: Haz a los demás lo que deseas que te hagan a ti, porque más personas en más lugares, de más formas y en más días ahora pueden hacerte y a ti  tu a ellos, como nunca antes.

Publicado en The New York Times el 30 de mayo de 2020.

Link https://www.nytimes.com/2020/05/30/opinion/sunday/coronavirus-globalization.html?smid=tw-nytopinion&smtyp=cur