menu
Opinión 01 03 2020

Alberto Fernández rompe una tradición histórica al ausentarse a la jura de Luis Lacalle Pou


Autor: Mariano Caucino









La explicación oficial sobre la ausencia del presidente argentino Alberto Fernández en la toma de posesión del nuevo presidente del Uruguay Luis Lacalle Pou aparece, al menos, poco convincente. Argumentaron las autoridades que el Jefe de Estado tiene obligación de abrir las sesiones ordinarias del Congreso de la Nación. Es cierto. Así lo dispone la Constitución Nacional. Sin embargo, la Carta Magna nada dice sobre el horario del evento. La Asamblea Legislativa podría haberse realizado el día 1 a primera hora.

Poco más de 200 kilómetros separan a Buenos Aires de Montevideo. Media docena de vuelos diarios cubren la ruta entre las dos capitales. El tiempo de vuelo no supera la media hora. De haber querido, el Presidente argentino podría haber pronunciado su discurso en la mañana del domingo 1 y haber volado a la capital uruguaya al mediodía para asistir a las ceremonias de asunción de su par uruguayo. 

La ausencia del presidente argentino en la jura de un mandatario oriental rompe una tradición histórica. Resulta útil, tal vez, recordar que el 1 de marzo de 1985 el presidente Raúl Alfonsín participó en la jura del presidente Julio María Sanguinetti (Partido Colorado) en Montevideo. Aquel día Uruguay retornaba a la vida democrática, tras el fin de la dictadura iniciada con la “bordaberrización” del año 1973. En 1990, el líder del Partido Nacional Luis Lacalle Herrera -padre de Lacalle Pou- se convertía en el nuevo jefe de Estado uruguayo. El presidente Carlos Menem asistió a su toma de posesión. En 1995 se repitió la ceremonia: el colorado Sanguinetti volvió al poder y Menem nuevamente acompañó su juramento. El 1 de marzo de 2000, el colorado Jorge Batlle juró como presidente. Su par argentino Fernando de la Rúa asistió a la ceremonia, acompañado por sus antecesores: compartió el vuelo en el Tango 03 junto a Carlos Menem y Raúl Alfonsín, en una escena de cultura cívica hoy inimaginable. Cinco años más tarde, el Frente Amplio llegó al poder. el 1 de marzo de 2005, Tabaré Vázquez asumió el poder por primera vez. El presidente Néstor Kirchner asistió a la jura. También lo hicieron los presidentes de Venezuela, Hugo Chávez; Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva; Chile, Ricardo Lagos; Paraguay, Nicanor Duarte; Bolivia, Carlos Mesa; y Perú, Alejandro Toledo. Además, los príncipes de Asturias, Felipe y Letizia; y Eduardo de Inglaterra. El primer día de marzo de 2010 la ya presidente Cristina Fernández de Kirchner cruzó el Río de la Plata para asistir a la jura de José “Pepe” Mujica como presidente del Uruguay. Viajó acompañada por su marido Néstor Kirchner. El ex presidente, por su parte, hizo ese viaje pese al consejo médico que se lo impedía por haber sido sometido a una operación días antes. Las cosas cambiaron en 2015: Cristina Kirchner delegó en el entonces vicepresidente Amado Boudou la representación argentina en la ceremonia de asunción de Tabaré Vázquez, quien regresó al poder. Aquel año, la jefa de Estado argentina tampoco participó de la jura de la presidente brasileña Dilma Rousseff. 

La llamativa ausencia de Fernández en Montevideo priva al presidente argentino de otra oportunidad. Acaso habría tenido ocasión de conocer a sus colegas presidentes latinoamericanos, con quienes nunca se reunió desde que asumió la Presidencia hace casi tres meses, a excepción de aquellos que vinieron, precisamente, a su asunción el 10 de diciembre pasado. 

Resulta, cuanto menos, extraño teniendo en cuenta que es de estilo hacer visitas inmediatas a los mandatarios de los países limítrofes y especialmente a partir de la supuesta vocación “latinoamericanista” surgida del discurso oficial. También es cuanto menos llamativo que permanezcan sin cubrirse las embajadas en Ecuador, Colombia y Costa Rica cuando por otro lado el gobierno se apuró en nombrar embajadores en países lejanos y con escaso vínculo con la Argentina como Bulgaria o Hungría.

 La inasistencia de Fernández, además, incurre en otro error. Aquel que surge de la falta de reciprocidad, dado que tanto el presidente Vázquez como el entonces electo presidente Lacalle Pou viajaron a Buenos Aires el pasado 10 de diciembre para acompañar al nuevo presidente argentino en su toma de posesión. 

Publicado en Infobae el 29 de febrero de 2020.

Link https://www.infobae.com/opinion/2020/02/29/alberto-fernandez-rompe-una-tradicion-historica-al-ausentarse-a-la-jura-de-luis-lacalle-pou/