menu
Opinión 29 11 2020

Ajuste a jubilaciones: marca registrada del kirchnerismo


Autor: Natalia Neme









A lo largo de 2020 la suspensión de la ley de actualización de jubilaciones llevó al ajuste de los haberes de los jubilados.

En promedio durante el año de la pandemia y la cuarentena eterna la pérdida de haberes fue del 15% ya que con el aumento por decreto del 5% de noviembre los aumentos alcanzarán entre 24 y 35% al finalizar el año.

Con la fórmula suspendida de Cambiemos habrían recibido un 42% igualando a la inflación.
No es cierto que los jubilados que cobran la mínima le habrán ganado a la inflación durante 2020, ni que el 70% de los jubilados mejoraron sus haberes, ni que la nueva fórmula propuesta por el Gobierno va a resolver la cuestión para siempre, tal como argumentó la titular de la ANSES, Fernanda Raverta, durante la última conferencia de prensa junto al jefe de Gabinete, Santiago Cafiero.

La pérdida por los decretos aplicados por el Gobierno del Frente de Todos durante 2020 alcanza los siguientes valores según el rango de ingresos: $959 por mes; $5.727 en el año, para quienes cobran la mínima; $2.492 por mes; $18.865 en el año, para quienes cobran un haber medio; $18.395 por mes y $155.192 en 2020 para quienes cobran la máxima. Las jubilaciones pierden entre 5 y 14% de su valor en un año.

Por haber suspendido la movilidad, el Gobierno ahorra, a expensas de los jubilados, alrededor de $130 mil millones, tal como está planteado en la mesa de negociación con el FMI, organismo que solicitó desindexar el presupuesto y la economía. Señales que el Gobierno está dispuesto a dar mientras repica la campana de la solidaridad.
Cabe recordar que el Presidente Alberto Fernández prometió durante 2019 un aumento del 20% de las jubilaciones y que el lema de su campaña fue “Es con todos”. Hoy 7 millones de jubilados están a la espera de que ambas promesas se conviertan en realidad.
También sería oportuno en esta ocasión retomar el latiguillo de “Con los jubilados, no” tan azuzado por diferentes referentes culturales y mediáticos durante el debate sobre la movilidad jubilatoria de 2018 (piedras en el Congreso y hombre mortero incluidos).
Más allá de los cálculos numéricos, la pregunta es: ¿están nuestros jubilados y pensionados en una mejor situación - o al menos similar - en relación a un año atrás? La respuesta es NO.

La deuda histórica con los jubilados trasciende las últimas gestiones, sin embargo, durante el gobierno de Cambiemos se avanzó mucho con la Reparación Histórica que redujo la judicialización y con el establecimiento de la movilidad automática por ley. Cambiemos comenzó a resolver una situación histórica de injusticia protagonizada por quienes han vuelto a ejercer el Ejecutivo en 2019.

El ajuste al bolsillo de los jubilados es la marca registrada del kirchnerismo. Lo hizo entre 2003 y 2015 con la fórmula que ahora reeditan. Según Alejandro Chitti, ex Secretario de Seguridad Social, un haber de $1.000 en 2002 equivalía en 2015 a $10.160 con la fórmula aplicada por el Frente para la Victoria, mientras que ajustada por la inflación habría alcanzado $14.817 –, lo hizo en 2020, y lo hará con la nueva fórmula.

Nuestra Constitución establece que las jubilaciones y pensiones son móviles, es un derecho otorgado en el artículo 14 bis. La nueva fórmula plantea una movilidad a medias y lleva a profundizar el ajuste de haberes durante 2021.

No sólo porque no habrá manera de que el aumento de haberes alcance la inflación proyectada sino porque el último decreto establece que al aumento de diciembre de 2020 sea a cuenta del de marzo de 2021. Es decir, que el 11,9% que el Gobierno estima para marzo de 2021, habrá que descontarle el 5% de aumento de diciembre.
El primer aumento de la nueva fórmula sería de 6,9% en relación a una inflación que rondará el 20%.

Además, cómo ya lo dijimos en otras oportunidades, retrocedimos lo avanzado con la Reparación Historica. Los jubilados tuvieron y tienen que recurrir
a la justicia para poder hacer valer el derecho adquirido con la movilidad anterior y la justicia ya les, y nos dio la razón.

La Cámara Federal de Paraná dijo q los jubilados tienen que recibir la movilidad de la Ley del 2017.

LOS DECRETOS DEL GOBIERNO SON INCONSTITUCIONALES.