menu
Internacionales 08 11 2016

Park delega el poder superada por un escándalo










Park Geun-hye, revocó hoy el reciente nombramiento de un nuevo primer ministro e incluso renunció a seguir ejerciendo poderes, acosada por las peticiones de dimisión y cada vez más debilitada en medio de un mayúsculo escándalo político.

 

Park, quien en un intento de acallar las críticas había designado como primer ministro a un político cercano a la oposición, Hwang Kyo-ahn, se vio forzada a rectificar sólo seis días después por el rechazo explícito de la mayoría de diputados a confirmar el nombramiento en la Asamblea Nacional.

 

La jefa de Estado, que fue recibida hoy con pancartas de "dimisión" en las puertas del Parlamento, también dejó claro que cederá sus poderes al nuevo primer ministro elegido por los representantes de la ciudadanía a poco más de un año de las próximas elecciones presidenciales.

 

Estas concesiones reflejan la situación de debilidad extrema de Park, sumergida por la cada vez más inmensa bola de nieve del caso "Choi Soon-sil", informó la agencia de noticias EFE.

 

Choi Soon-sil, una amiga íntima de la presidenta sin cargo público, presuntamente modificó sus discursos, intervino de forma oculta en asuntos de Estado y captó fondos de forma ilícita utilizando su influencia para después apropiarse de parte de ellos.

 

Estos sucesos, actualmente bajo investigación, enfurecieron a una amplia mayoría de la sociedad surcoreana al extenderse la idea de que una desconocida tomó importantes decisiones gubernamentales e incluso designado o cesado ministros, además de obtener riqueza y privilegios de su exclusiva conexión.

 

También ha contribuido a multiplicar la magnitud del escándalo el hecho de que Choi Soon-sil, de 60 años, sea hija del fallecido fundador de una controvertida secta religiosa que se convirtió en mentor de Park en su juventud.

 

Esto dio lugar a rumores sobre una supuesta influencia chamánica de Choi sobre la presidenta, e incluso se ha otorgado a la hija del pastor el sobrenombre de "la Rasputina coreana", en honor al influyente místico de la corte rusa.

 

El sistema presidencialista surcoreano otorga amplios poderes al jefe de Estado, relegando a un segundo plano al primer ministro, aunque existe la posibilidad hasta ahora inédita de que el primero entregue sus competencias al segundo.

 

Tras el anuncio de Park, los tres grandes partidos políticos del país asumen la ardua tarea de hallar un consenso para nombrar al primer ministro, que por primera vez en la historia de Corea del Sur actuará como regente a cargo de las decisiones políticas más importantes.

 

El escándalo Choi, que ha desatado protestas de decenas de miles de personas y redujo la popularidad de la presienta al mínimo histórico del 5 por ciento, está afectando al funcionamiento normal del Gobierno e incluso ha comenzado a salpicar a la mayor empresa del país, Samsung Electronics.

 

La "Rasputina coreana", que permanece detenida mientras sigue la investigación, habría forzado a Samsung, Hyundai y prácticamente todas las principales empresas del país a donar unos 69 millones de dólares a dos asociaciones controladas por ella apropiándose de parte de los fondos, según sospecha la Fiscalía.(Télam)