menu
Internacionales 08 01 2020

Brasil registró en 2019 fuga récord de dólares










El saldo entre la entrada y la retirada de divisas de Brasil en 2019 fue negativo en 44.768 millones de dólares, el mayor valor desde que el indicador comenzó a ser medido en 1982, es decir hace 38 años, informó este miércoles el Banco Central.

Según el organismo emisor, el saldo negativo en el flujo de dólares en 2019 fue 45 veces superior al de 2018, cuando las retiradas superaron los ingresos en 995 millones de dólares, y contrastó con los 625 millones de dólares de saldo positivo en 2017.

La fuga de divisas registrada el año pasado prácticamente triplicó la mayor registrada en los últimos 38 años, que fue la de 1999, cuando las retiradas superaron los ingresos en 16.182 millones de dólares.

La fuga récord de dólares el año pasado fue provocada principalmente por los inversores en el mercado financiero, que ingresaron al país 560.740 millones de dólares y retiraron de Brasil 622.984 millones de dólares, para un saldo negativo de 62.244 millones de dólares, según el organismo emisor.

Tan sólo de la bolsa de valores de Sao Paulo los inversores retiraron 44.500 millones de dólares el año pasado, el mayor valor en los últimos 15 años.

La fuga en la bolsa se produjo pese a que el Ibovespa, índice referencia del parque, terminó 2019 con una apreciación del 31,58 %.

En la cuenta comercial, por su parte, los exportadores ingresaron al país 196.391 millones de dólares a cambio de sus productos mientras que los importadores mandaron al exterior 178.915 millones de dólares, para un saldo positivo de 17.475 millones de dólares.

La salida récord de divisas de Brasil igualmente se produjo pese a las expectativas positivas para la mayor economía suramericana, que en 2019 completó su tercer año consecutivo de crecimiento tras la histórica recesión de 2015 y 2016.

Tras haber perdido cerca de siete puntos porcentuales de su PIB en 2015 y 2016, la economía brasileña creció un 1,3 % en 2017 y otro 1,3 % en 2018. Las últimas proyecciones para 2019 indican que la recuperación se mantuvo y que la tasa de crecimiento se ubicó cerca del 1,1 %.

Además del fuerte aumento del consumo de los brasileños gracias al menor costo del dinero y a la reducción del desempleo, así como de la recuperación de sectores como la industria, para la recuperación contribuyeron las medidas de ajuste fiscal impulsadas por el presidente Jair Bolsonaro, principalmente la reforma al sistema de pensiones y su ambicioso plan de privatizaciones.

La salida de divisas en 2019 ayudó a presionar la cotización del dólar, que terminó el año con una subida del 3,5 % frente al real tras haber alcanzado valores récord. El dólar llegó a ser vendido en 2019 a 4,25 reales en Brasil pero terminó el año cotizado a 4,009 reales. (EFE)