menu
Opinión 04 11 2019

La tecnología brindó celeridad y certidumbre a las elecciones de Argentina


Autor: Jesús Delgado









El domingo 27 de octubre se celebraron las elecciones generales de Argentina. Casi 34 millones de votantes estaban habilitados para elegir a una fórmula presidencial, 130 diputados y 24 senadores nacionales. De manera simultánea, tres provincias y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires escogían sus autoridades ejecutivas y legislativas.

A nivel presidencial, debido a la contundencia de los resultados de las PASO de agosto, no había demasiada incertidumbre. Esto propiciaba un entorno favorable para hacer una evaluación técnica de la elección, sobre todo porque a partir de este año, y tal como explicamos en un artículo anterior, se implementó una nueva modalidad de transmisión de telegramas, que consistía básicamente en que los mismos se transmitían desde las diez mil escuelas o recintos de votación, en vez de hacerlo desde los Centros de Digitalización y Transmisión (CDT) del Correo Argentino, como se hizo hasta 2017.

Ya en las PASO del 11 de agosto los resultados de esta nueva modalidad habían sido sumamente satisfactorios. No solo se mejoró de manera notable la velocidad de la carga, sino también su homogeneidad, eliminando el sesgo que existía anteriormente debido a que la carga urbana se hacía primero, mientras que la de las escuelas menos accesibles tardaba horas y podía llegar a modificar la tendencia, como efectivamente sucedió en 2017 en distritos con resultados muy ajustados.

Algunos datos de las PASO y las Generales 2019:

  • A las 19:30, es decir, una hora y media después de que cerraran las mesas, en las PASO 2019 se había cargado el 2,88% de los telegramas, mientras que en las generales, a esa misma hora, el 10,6%.
  • No fue hasta las 21:30 del 11 de agosto que se alcanzó la carga del 50% de los telegramas en las PASO. En las generales este porcentaje se alcanzó a las 20:30.
  • A las 22:30 del 11 de agosto (PASO) se alcanzó la publicación del 74,76%. En las generales del 27 de octubre, a las 22:30 ya se había cargado el 91,30% de los telegramas.

Algunos datos de las generales de 2015 y las de 2019:

  • A las 19:30, en las generales de 2015 se había cargado el 0,04% de los telegramas. En las de 2019, el 10,6%.
  • A las 21:00hs, cuando el Ministro Rogelio Frigerio se dirigió a los ciudadanos para informar sobre los primeros resultados de las elecciones generales 2019, ya se había cargado el 70,48% de los votos. A esa hora, en 2015, se había cargado solo el 8.68% de los telegramas.
  • A las 22:30, en 2019 estaban cargados el 91,30% de los telegramas, mientras que a esa hora en 2015, apenas el 39,1%.

Además, en las generales se corrigió el problema que había afectado al módulo que se había dispuesto para que los fiscales partidarios auditaran la carga de los telegramas en las PASO.

Antes de las primarias, la oposición y algunas organizaciones de la sociedad civil no solo habían puesto en duda la nueva modalidad de transmisión, sino incluso habían solicitado a la justicia que se volviera a la forma anterior.

De hecho, se designaron veedores judiciales para ambos procesos. En su momento se conoció el informe de las PASO y ahora tendremos que esperar por el de las generales, pero lo cierto es que al día de hoy, a cuatro días de los comicios, no se ha presentado ninguna denuncia o reclamo sobre la transmisión y totalización de los telegramas.

Argentina acaba de tener una elección histórica. Nunca antes se tuvo con tanta antelación y certidumbre un resultado electoral, y ninguna fuerza política puso en duda el resultado informado oportunamente la noche del domingo.

La tecnología puede servir para fortalecer la institucionalidad de un país. En este caso, el hecho de que fuera un proceso abierto a los medios de comunicación, a los partidos políticos y a las organizaciones de la sociedad civil, permitió que se generara confianza con respecto al nuevo sistema de transmisión.

Las elecciones argentinas siguen siendo perfectibles, sobre todo a nivel subnacional, pero sin duda alguna en 2019 se ha dado un gran paso hacia adelante, en vísperas de la discusión sobre una reforma electoral.