menu
29 10 2019

Elizabeth Warren sacude el tablero


Autor: Alejandro Garvie









La candidata demócrata senadora por Massachusetts acrecienta su popularidad ante la mirada desconfiada de las grandes empresas y de Wall Street, cuyo dinero no puede hacer nada para frenar su arrollador avance en las primarias de su partido.

A los 70 años, esta docente de derecho ha tenido la habilidad de recaudar fondos no corporativos: “Realmente no hay nada que puedas hacer con Warren. No hay nada”, dijo -a Ben White de Politico- un destacado administrador de fondos de cobertura de Wall Street y de un grupo demócrata que está recaudando dinero para un rival de Warren. “Es lo mismo que los republicanos pasaron con Trump. Piensas que lo que va a hacer va a ser horrible para el país. Pero si dices algo al respecto, solo se fortalece.”

Sus críticos la han rotulado de populista y ya auguran que, de llegar a la Casa Blanca, causará una caída del mercado del 25 por ciento.

Al principio de la campaña, los ejecutivos de empresas consideraron a Warren como una alternativa más potable al senador Bernie Sanders, un socialista democrático declarado. Warren, exrepublicana, ha dicho que es capitalista "hasta los huesos". Pero los ánimos del establishment se han alterado a medida que Warren ahora supera a Biden en algunas encuestas estatales y nacionales, intensificando su retórica contra Wall Street y la industria tecnológica en particular, todos financistas de Biden.

“No se puede ir a puerta cerrada y tomar el dinero de estos ejecutivos y luego darse la vuelta y esperar que estas sean las personas que finalmente van a hacer cumplir las leyes. Necesitamos reglas y prácticas de financiamiento de campañas”, dijo Warren en el último debate televisivo.

La estrategia actual entre los demócratas centristas y favorables a las corporaciones consiste en esperar y rezar para que Biden, o tal vez el alcalde Pete Buttigieg –de South Bend, Indiana- o incluso la senadora Amy Klobuchar -demócrata por Minnesota- puedan sacarla del paso y evitar una posible presidencia de Warren que podría arruinar los negocios y remodelar industrias enteras.

Entre las cosas que mas asustan a las corporaciones estadounidenses y a las personas ricas, es que Warren se ha comprometido a instituir impuestos a la riqueza y a desmantelar gigantes tecnológicos y bancos de Wall Street. Ella ha apuntado con mayor nitidez a la industria de capital privado, presentando la "Ley de Detención de Saqueo de Wall Street de 2019" que esencialmente eliminaría algunas de las prácticas más lucrativas de ese complejo.

Gran parte de esto sería difícil de promulgar sin grandes mayorías en ambas cámaras del Congreso. Pero Warren podría hacer mucho en el mundo regulatorio para nombrar supervisores estrictos e impulsar reglas mucho más estrictas mientras revierte los esfuerzos de desregulación de la administración Trump.

Las ideas de Warren

La senadora introdujo una legislación en 2018 que limitaría las ganancias para las compañías de seguros y ofrecería más asistencia financiera a quienes compran seguros en el mercado de Obamacare y presentó otro proyecto de ley para establecer un fabricante de medicamentos estatal para reducir los precios de los fármacos.

Warren quiere reemplazar la agencia de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) con “algo que refleje nuestra moralidad y que funcione”. Apoya el programa de "Acción Diferida para los Llegados en la Infancia" (DACA, por sus siglas en inglés) de la administración Obama –de la que fue funcionaria- que protege a los jóvenes que llegaron a los Estados Unidos ilegalmente cuando eran niños.

Durante el debate presidencial demócrata de 2020 en Detroit, Warren dijo: “La verdad es que los inmigrantes que buscan refugio en nuestro país no son una amenaza para la seguridad nacional. Es hora de poner fin a esta política draconiana y volver a tratar la inmigración como un asunto civil, no un problema penal”.

En febrero de 2019, Warren firmó la resolución Green New Deal, que tiene como objetivo la transición de los EE.UU. al 100 por ciento de energía limpia y renovable en diez años y estimular la economía con millones de nuevos empleos y una red de seguridad social ampliada.

En abril de 2019, Warren anunció que firmaría una orden ejecutiva que prohíbe por completo la perforación, incluso en alta mar, en tierras públicas. También restablecería una regla que limitara la contaminación por metano, las regulaciones de “agua limpia” y las protecciones para los parques nacionales.

En septiembre de 2019, Warren presentó su propuesta climática, que exige nuevos edificios con cero emisiones de carbono para 2028, todos los vehículos nuevos sin emisiones de carbono para 2030 y electricidad totalmente sin emisiones de carbono para 2035. Ella gastaría tres billones en esfuerzos climáticos y apoya un impuesto sobre el carbono como una forma de reducir las emisiones.

Warren apoya el derecho al aborto y votó en contra de un proyecto de ley en el Senado que prohibiría los abortos después de veinte semanas de embarazo.

En abril de 2019, Warren dio a conocer su plan para condonar la deuda de préstamos estudiantiles para cada estadounidense cuya familia gana hasta 100.000 dólares al año. También propone que toda la educación superior pública, incluidas las universidades comunitarias, sea gratuita.

Warren copatrocinó la prohibición de armas de asalto y llamó a los fabricantes de armas para tomar responsabilidad sobre la violencia armada y presentó una propuesta radical en agosto para reducir las muertes por armas de fuego en un 80 por ciento mediante el uso de los poderes ejecutivos de la presidencia. Respaldó la creación de un sistema de licencias federales, elevó la edad legal para comprar un arma a 21 años y puso un límite a la cantidad de armas que una persona puede comprar.

Además, presentó un proyecto de ley de reforma de marihuana de 2018 que eximiría a los estados que han legalizado la marihuana de la prohibición federal de la droga. Y copatrocinó la Ley de Justicia de Marihuana 2018, que pondría fin a la prohibición federal de la marihuana, iniciativa que Sanders comparte.

Warren se opone a la pena de muerte, y dice que el sistema de justicia penal es racista, y apoyó el proyecto de ley bipartidista de reforma de justicia penal aprobado en diciembre de 2018.

En líneas generales podría afirmarse que todas las iniciativas de la senadora son diametralmente opuestas a las políticas de Donald Trump y continuadoras de la gestión de Obama, aunque más radicalizadas.

Warren plantea renegociar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), pero critica el acuerdo de Trump de 2018 con México y Canadá. También se opuso a la Asociación Transpacífica (TPP), de la cual Trump retiró a Estados Unidos en 2018, argumentando que "socavaría la soberanía de Estados Unidos" y beneficiaría desproporcionadamente a las corporaciones multinacionales.

Warren quiere que Estados Unidos "reconsidere todas nuestras políticas comerciales" y dice que los aranceles deberían ser parte de eso.

Sus propuestas de política exterior no son la excepción. Pidió la retirada inmediata de las tropas estadounidenses de Afganistán en noviembre de 2018. También pidió la retirada de las tropas estadounidenses de Siria e Irak. Se opuso a la retirada de Trump del acuerdo nuclear con Irán y se opone al apoyo de Estados Unidos a la guerra liderada por Arabia Saudita en Yemen.

Warren ha sido crítica con el gobierno israelí en los últimos años, particularmente con respecto a su tratamiento de los palestinos, siendo muy crítica del primer ministro israelí Benjamín Netanyahu.

No cabe duda de que Warren es un fenómeno político en ascenso. En Massachusetts fue la primera senadora por su Estado, tal vez esté destinada a ser la primera mujer presidente de los Estados Unidos de Norteamérica, un esplendoroso amanecer luego de la aciaga noche trumpiana.