menu
Opinión 22 09 2019

Es necesario que se hable en serio sobre la deuda pública


Autor: Mario Negri









El “desendeudamiento” del kirchnerismo

A fin del 2001 la deuda pública era de US$ 144.000 millones y en 2002 se declaró el default. Durante 2005 Néstor Kirchner renegoció la deuda defaulteada con quitas de capital, extensión de plazos y reducción de tasas. Se inició así el período que desde el kirchnerismo se reivindica como de “desendeudamiento”.

Pero la realidad demuestra que 10 años después, Cristina Kirchner dejó el gobierno con una deuda pública superior a los US$ 254.000 millones, es decir con un incremento de US$ 110.000 millones, a pesar de la quita de 2005.

Los números ponen en evidencia que la épica del “desendeudamiento” se evaporó al ritmo del monumental déficit fiscal sobre el que Cristina Kirchner edificó lo que llama “modelo de crecimiento con inclusión”. A pesar de recibir la deuda renegociada y un superávit del 2,1 % del PBI, dejó el gobierno con un déficit fiscal cercano al 8 % del PBI y una deuda multiplicada y nuevamente en default desde 2014, al no reconocer el fallo de la Justicia de los EE.UU. sobre los bonistas que no aceptaron el canje. Además de reservas netas negativas en más de US$ 2.500 millones.

Para financiar el déficit fiscal y subsidiar el consumo privado, no sólo modificó la Carta Orgánica del BCRA y así poder a emitir de manera descontrolada a sabiendas de que ello recalentaría un proceso inflacionario que fue cada vez más creciente -disimulado por el atraso cambiario y el INDEC intervenido sino también colocar más deuda pública compulsivamente en el BCRA y la ANSES a cambio de las reservas y los fondos previsionales que constituían los activos de las ex AFJP. Es decir, el resultado de empapelar con bonos del Estado el BCRA y la ANSeS, explica la explosión de deuda pública durante su gestión. Cambiaron las reservas del país y los fondos previsionales por papeles de deuda.

El “endeudamiento” de Cambiemos

 Cuando Cambiemos asumió, la deuda pública era de US$ 254.000 millones y generaba intereses anuales por US$ 10.000 millones. Para afrontar su pago fue necesario tomar US$ 40.000 millones, lo que explica casi el 60% del total de la deuda contraída entre 2016 y 2019.

El default que dejó el kirchnerismo obligó a tomar préstamos por US$ 9.300 millones más, que tuvieron como destino el pago del fallo del juez Griesa, el pago al Club de París, el fallo por la estatización de AySA, y otros juicios en el CIADI. Es decir que Cambiemos tomó cerca de US$ 50.000 millones sólo para pagar los intereses de las deudas heredadas del “desendeudamiento” que dejó el kirchnerismo.

El otro factor que generó un aumento de la deuda fue el financiamiento del monumental déficit primario heredado. Si bien se logró bajarlo a sólo 1,0% del PBI para 2019, durante éstos cuatro años fue necesario emitir deuda por US$ 20.000 millones para evitar un drástico recorte y congelamiento de los salarios y las jubilaciones – como se hizo en Portugal- y sobre los programas sociales, algo que muchos pregonaban como la solución a todos nuestros males olvidando que Argentina tiene una pobreza estructural del 30%.

Desde la oposición intentan un nuevo “relato” sobre la consigna de que “Cambiemos endeudó el país para financiar la fuga de capitales”.

La realidad demuestra que cuando este Gobierno asumió, la deuda ascendía a US$ 254.000 millones y actualmente es de US$ 323.000 millones, incluidos los US$ 13.000 millones del Bono PBI.

Es decir que aumentó US$ 69.000 millones, de los cuales US$ 50.000 millones fueron para pagar intereses y capital de la deuda anterior a 2015 y US$ 19.000 para financiar el déficit fiscal también heredado. Además demuestra que durante el primer gobierno de Cristina Kirchner salieron del sistema financiero –lo que llaman “fuga”- US$ 70.100 millones, exactamente la misma cifra que en el período 2016-2019. Hubo que pagar deuda anterior a 2015 y financiar el déficit fiscal heredado.

Publicado en Clarín el 21 de septiembre de 2019.

Link https://www.clarin.com/politica/necesario-hable-serio-deuda-publica_0_cQhtqOwc.html