menu
Opinión 23 07 2019

Los estudios de género y feminismo en el mundo


Autor: Luciana Berman









El siglo XXI parece presentarse como el siglo del avance de la democracia paritaria en Argentina. En 2017 se aprobó la ley de paridad en las listas para las elecciones de cargos legislativos a nivel nacional y, desde el año 2000 hasta ahora, ya son 13 las provincias que sancionaron la paridad a nivel subnacional y más de la mitad la estarán aplicando por primera vez este año. La sanción y aplicación de este tipo de leyes son consecuencia de, al menos, dos grandes impulsos: el movimiento feminista en las calles pidiendo por mayores derechos y un corpus teórico vasto desarrollado desde la academia para avanzar en estas cuestiones.

Durante el mes de julio, la ciudad de Ámsterdam en Holanda y el municipio de San Martín en la Provincia de Buenos Aires en Argentina, se tiñeron de ciencia política y feminismo. Es que desde el jueves 4 al sábado 6, el Centro de Estudios de Género y Sexualidad de la Universidad de Ámsterdam fue sede de la sexta edición de la Conferencia Europea de Política y Género (ECPG, por sus siglas en inglés) y entre el 17 y 20 de julio, en la Escuela de Política y Gobierno de la Universidad de San Martín (UNSAM) se desarrolló el XIV Congreso Nacional de Ciencia Política organizado por la Sociedad Argentina de Análisis Político (SAAP).

En ambos congresos se abordaron temáticas en torno al género y al feminismo que permiten avanzar hacia una ampliación de la teoría desarrollada hasta el momento, para seguir fortaleciendo esta democracia paritaria. Las ediciones de cada congreso fueron las más grandes en la historia de cada uno. En este sentido, la producción de datos y el desarrollo de teorías son aspectos centrales a la hora de evaluar y pensar qué tipo de políticas públicas se requieren para la conquista de derechos. Los cambios que se están viviendo en muchos países del mundo con respecto a la incorporación de mujeres en posiciones de liderazgo, o los movimientos que luchan contra la violencia machista y el sistema patriarcal, o las pujas por la legalización del aborto y la educación sexual integral, son luchas que se combinan con producción teórica que trabaja estos temas para elaborar un diagnóstico y propuestas que sirvan a futuro en las legislaciones.

La centralidad en las investigaciones en torno a la política y el género están girando en torno a algunos temas principales. En cuanto a la participación política de las mujeres hay un gran acuerdo y es que las medidas afirmativas que impulsaron un gran aumento de mujeres en los poderes legislativos han sido muy exitosas pero tienen un techo porque sólo abarcan un ámbito del poder político. Si bien no todos los poderes legislativos han adoptado cuotas o paridad y aún hay resistencias para ello, los estudios están empezando a mirar otros sectores de la política en los que la participación es mucho más escasa. En particular, se está explorando la participación femenina en los poderes ejecutivos del mundo, tanto para cargos electivos (jefes y jefas de gobiernos locales) como no electivos (integrantes de ministerios y secretarías), en los distintos diseños de gobierno y contemplando las diferencias sistémicas que existen en cada uno.

Por otro lado, la otra gran temática es la interseccionalidad, centralmente la subrepresentación de las "mujeres y personas de color" e, incluso, con una crítica a dicho término. "Mujeres y personas de color" incluye todas las mujeres y personas que no son blancas, como asiáticas, latinas, indias, musulmanas, entre otras identidades. Justamente, uno de los cuestionamientos con respecto al término es que se toma a las mujeres y personas blancas como si no fueran de un color. La exclusión y subrepresentación de estas identidades no sólo se da en la representación política, sino también en la academia, ya sea por la falta de citas en las publicaciones, por los paneles que no incluyen mujeres o los departamentos de las universidades con muy pocas "mujeres y personas de color" como profesoras asociadas, entre tantas otras. Como medidas para visibilizarse, se han creado redes que buscan mostrar la presencia de estas "mujeres y personas de color" en la academia y armar un camino hacia el fin de su exclusión: Women also know stuff (Las mujeres también saben cosas), y People of Color Also Know Stuff (Las "personas de color también saben cosas"). A nivel local, la organización Grow está construyendo una base de datos de especialistas en género que es enviada a quien la solicite para la inclusión de mujeres expertas en distintos ámbitos.

Los nuevos aportes disciplinarios que están surgiendo son fundamentales para la comprensión del mundo en el que vivimos y para ampliar el corpus teórico que permitirá construir políticas públicas más inclusivas y justas. Este tipo de congresos es fundamental para avanzar en ese sentido y para dar a conocer a quienes influyen en la temática.

La autora es becaria del Instituto Gino Germani de la Facultad de Ciencias Sociales y participó de ambas jornadas de investigación. Además, agradece a la Universidad de Buenos Aires por el subsidio otorgado que facilitó su presencia en la Conferencia Europea de Política y Género.