menu
Opinión Junio 12, 2019, 6 16am

¿Bolsonaro repetirá la historia de los liderazgos antipolíticos en Brasil?


Autor: Santiago Leiras


Entendemos como antipolítica todo relato ideológico y herramienta interpretativa articulada y coherente que apunta, de modo manifiesto u oblicuo, a argumentar, por una parte, la prescindibilidad de estructuras tales como los partidos políticos y el Parlamento e instancias de la vida política como las elecciones y las campañas electorales. Y, por otra, la centralidad de la racionalidad técnica en detrimento de la racionalidad política, tanto desde el punto de vista simbólico como también desde las prácticas de gestión pública.
Las elecciones presidenciales de 1989 en Brasil dieron lugar a un nuevo y efímero fenómeno antipolítico, el de Fernando Collor de Mello. El entonces candidato presidencial por el Partido de la Reconstrucción Nacional (PRN) y gobernador del estado nordestino de Alagoas, luego de un ajustado triunfo en la primera vuelta electoral, derrotó por un estrecho margen en el ballotage a Luis Lula Da Silva, candidato por el Partido de los Trabajadores (PT).
Aquellos comicios se realizaron en un Brasil sin duda distinto a aquella sociedad anterior a la modernización compulsiva llevada a cabo por el régimen militar desde 1964. En aquel momento, el país contaba con 60 millones de habitantes y sólo una quinta parte de la sociedad estaba habilitada, de acuerdo con las reglas del juego del momento, para ejercer el sufragio.
La candidatura de Collor de Mello, en medio de una campaña presidencial en la cual se presentó como un actor ajeno a la política partidaria tradicional, logró capitalizar el cambio de época que se avecinaba, producto de la crisis económica de final de la década –resultado de la recesión económica e hiperinflación– y el desgaste de aquellos actores partidarios que habían piloteado la primera etapa de la transición democrática en Brasil: el Partido del Frente Liberal (PFL) y el Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB).
Veintinueve años más tarde, un nuevo fenómeno político de carácter disruptivo tiene lugar en la política brasileña. En efecto, la aparición de la figura de Jair Bolsonaro y su meteórico ascenso a la presidencia de Brasil en los comicios de 2018 es resultado de factores tales como la corrupción institucionalizada, una crisis económica crónica de la principal economía de América Latina desde el 2012, graves problemas en materia de inseguridad pública y el desgaste de aquellos actores partidarios emblemáticos del período 1990-2018: el Partido de los Trabajadores (PT), el Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB) y un Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), socio permanente de las coaliciones de gobierno conformadas desde 1985.
El destino de los liderazgos antipolíticos en Brasil estuvo caracterizado por un final poco feliz: renuncia en el caso de Janio Quadros, en 1961. y juicio político y destitución a Fernando Collor de Mello, en 1992. Ahora, estamos frente a un proceso de consecuencias inciertas en el caso de Jair Bolsonaro. ¿Se repetirá la historia?
Publicado en Perfil el 11 de junio de 2019.
Link https://www.perfil.com/noticias/opinion/opinion-santiago-leiras-bolsonaro-repetira-la-historia-de-los-liderazgos-antipoliticos-en-brasil-ub.phtml?fbclid=IwAR23O0tR5g7_J1_4kuZ-WO13oepkROHxwmbr4tRqOefn6VD53A8eygq3Wlw

Noticias Relacionadas

Opinión
La angustia de la República

Autor: Vicente Palermo

Opinión
El gas natural y la transición energética

Autor: Daniel Gustavo Montamat