menu
Opinión 03 12 2018

G-20: el mundo sigue caminando en la cuerda floja


Autor: Ricardo Lagos









Esta Cumbre del G20 no ha logrado ocultar el desencuentro a nivel mundial de los principales actores políticos de nuestro tiempo. Que exista un diálogo siempre parece un avance, pero en realidad el mundo sigue moviéndose arriba de la cuerda floja.

Argentina hizo un gran esfuerzo en llevar adelante la cita, pero la realidad nos muestra cuantas incertidumbres marcan los tiempos que corren.Ya fue un anuncio lo ocurrido hace quince días en la reunión anual del Foro de Asia-Pacífico, APEC. Por primera vez en esa cumbre no hubo un comunicado conjunto. No concurrió el presidente Donald Trump, quién encargó al vicepresidente Mike Pence decir allí que Estados Unidos está en contra de todos los acuerdos de APEC adoptados en el pasado.

Desde esa realidad debemos concordar posiciones para incidir de alguna forma en un escenario donde las fracturas no afectarán sólo a las grandes economías del mundo, sino a todos, también a nosotros.Y allí es donde la tarea en casa es compleja. México con un nuevo presidente que asume ahora, Brasil también con un nuevo mandatario en un mes más. Y, por cierto, ambos presidentes con orientaciones, al menos en el inicio absolutamente divergentes y con intereses también absolutamente distintos, lo cual es explicable por la cercanía geográfica de México con Estados Unidos.

Pero más allá de esa determinante, hoy la distancia es sideral entre el presidente de un país y del otro.Visto así, si esas diferencias llevan a una crisis de legitimidad en las instituciones con las cuales nos cabe entendernos con el resto del mundo, se hará más consolidada esa creciente desconfianza de la ciudadanía hacia las elites.

Sea por la incidencia de internet y las redes digitales que hacen a la actividad pública más horizontal que vertical, sea por los casos de corrupción en la mayoría de nuestros países, sea por la distancia entre partidos tradicionales y las nuevas aspiraciones latentes en la sociedad, la credibilidad se ha quebrantado. Y esa es la tarea número uno en la realidad vigente entre nosotros.

Hay un hecho nuevo, generado por esas crisis: la decisión del poder judicial de tener un rol activo buscando restablecer la seriedad de las instituciones públicas. . Esta judicialización de la política, es de esperar, sea un primer paso para entender que la corrupción es incompatible con los procesos democráticos. Pero ello también obliga a tener un planteamiento muy claro entre dinero y política. Siempre, desde los tiempos de Aristóteles, esta separación ha sido una búsqueda difícil, la influencia del dinero en la política ha sido y es una realidad.

Hay urgencia de medidas y consensos nuevos a impedir esa influencia. Tal vez más importante que el financiamiento público es la regulación del gasto electoral. Países como Inglaterra, donde los distritos son extraordinariamente pequeños, el límite al gasto es el elemento fundamental.

Tal vez podríamos avanzar más por esa vía en América Latina: habría más control y quien se pasa puede llegar a perder la elección.Lo que busco enfatizar es que ha llegado la hora de consolidar institucionalmente a la región para entender la sociedad de hoy y el complejo devenir del mundo. América Latina tiene que hacer una muy profunda introspección.

¿Por qué, a cuarenta años del inicio de la ola democratizadora de finales del siglo pasado, llegamos a esta situación de extrema judicialización de, prácticamente, todos nuestros procesos? ¿Por qué se ha producido una pérdida de los valores morales y éticos de los cuales muchos países nos enorgullecíamos en el pasado? ¿Cuál es la razón de fondo de esta nueva realidad?

Son preguntas que plantean una incógnita hacia adelante. Es clave poner en marcha otra imaginación política, con la mirada puesta mucho más en plazos medianos. Por decirlo así, ¿cuál es nuestro plan común al 2030? ¿Cómo imaginamos la participación ciudadana en esta nueva realidad regional y global? Y, si el tango tal vez tenga razón que a la larga veinte años no es nada, ¿dónde está la estrategia común de nuestros países al 2040?

Es clave recuperar la legitimidad institucional a través de mecanismos de consultas, hoy el ciudadano exige ser escuchado siempre y no tener que esperar cuatro o más años para poder expresar su opinión. Es en ese contexto cuando la mirada regresa a México y Brasil. ¿Esos nuevos liderazgos que ahora asumen en los dos principales países de la región, podrán contribuir a recuperar estas confianzas? ¿Están conscientes que en buena medida el resultado de su elección es resultado de un rechazo a la situación existente en el statu quo político anterior? ¿Y si eso es así, podrán avanzar, no obstante lo disímil que parecen las posiciones políticas de uno y otro? Allí es donde la responsabilidad de ambos países se torna clave para el resto de la región.

Publicado en Clarín el 2 de diciembre de 2018.

Link https://www.clarin.com/opinion/20-mundo-sigue-caminando-cuerda-floja_0_BsHtxD8hA.html