menu
Internacionales 18 09 2018

Aznar niega en el Congreso pagos ilegales y caja B en el PP










El expresidente del Gobierno español José María Aznar rechazó hoy la existencia de pagos ilegales a dirigentes y de una contabilidad en "B" en su partido, el PP (centroderecha), que lideró entre 1990 y 2004.
Aznar compareció hoy en una comisión del Congreso de los Diputados que investiga la financiación del PP durante años después de que en mayo pasado la Audiencia Nacional condenara a esa formación por lucrarse de una trama corrupta de empresarios y cargos públicos.
Según el tribunal, formado por tres jueces, parte de los fondos detraídos al erario público por la red de corrupción "sirvieron para directamente pagar gastos electorales o similares del Partido Popular, o fueron a parar como donaciones finalistas a la llamada 'caja b'".
Eso entre 1999 y 2005, años en los que el PP estuvo presidido por Aznar y después por Mariano Rajoy.
Sin embargo, a preguntas de los diputados en un intercambio a veces muy tenso, Aznar negó de forma tajante que haya existido una caja B en el PP o que haya ordenado pagos ilegales a dirigentes del partido con cargo a esos fondos.
Aznar reconoció que ha podido haber "personas" en el partido que hayan cometido actos ilegales, pero que eso no significa que el PP sea una organización delictiva en su conjunto.
Entre los condenados en mayo estaba el extesorero Luis Bárcenas (a 33 años de cárcel), que en el tiempo de Aznar al frente del partido fue gerente.
El exlíder popular también negó que existan pruebas de adjudicaciones ilegales en su partido, más allá de las dos detectadas en la sentencia de mayo (el caso Gürtel) y que afectan a dos municipios de Madrid.
"No solo hay pruebas sino sentencias", le replico el socialista Rafael Simancas, mientras otros portavoces aprovecharon para recordar a Aznar asuntos como la boda de su hija en 2002, que fue muy polémica dado que se celebró con amplia presencia de dirigentes extranjeros y de muchos cargos públicos y empresarios españoles algunos de los cuales fueron juzgados después por corrupción.
La participación española en la guerra de Irak, que Aznar decidió a pesar de masivas manifestaciones callejeras en contra, también salió a relucir en una comparecencia en la que Aznar estuvo agresivo, hasta el punto de llamar "golpista" a un diputado independentista catalán y recordar la vinculación con el terrorismo de ETA a un independentista vasco.
Además, José María Aznar se desvinculó de cualquier relación con la trama Gürtel y con su cabecilla, el empresario Francisco Correa, condenado a 51 años por los pagos corruptos a cambio de contratos con el PP y municipios gobernados por este partido.
"Yo no conocía al señor Correa ni contraté al señor Correa", aseguró Aznar en la comisión que investiga en el Congreso la presunta financiación irregular del PP, donde el independentista catalán Gabriel Rufián le comparó con el personaje del mafioso Vito Corleone de la película "El padrino", de Francis Ford Coppola. (EFE)