Política | Abril 16, 2018, 10 22am

Robaron a Cimadevilla, ex titular de la Unidad de Investigación por el atentado a la AMIA







La vivienda del ex titular de la Unidad Especial de Investigación del atentado a la AMIA, Mario Cimadevilla, con sede en Trelew, fue asaltada anoche por un grupo comando de al menos cuatro encapuchados que se llevaron documentación, el disco rígido de una computadora y papeles, por lo que el dirigente político está convencido que no se trató de "un simple robo".
 
Cimadevilla se había ausentado anoche cerca de las 21,40 de la vivienda que ocupa en Marconi 485 de Trelew para compartir con sus tres hijos una cena 28 de Julio, una localidad del valle inferior del río Chubut, de donde fue llamado pasadas las 22,30 por la policía para advertirle de lo ocurrido.
 
"Cuando llegué me encontré con la casa revuelta y la chica que cuida la vivienda muy alterada por lo que había pasado. Descarto sea un simple robo porque los delincuentes estaban pidiendo papeles, documentación y se llevaron el disco rígido de una computadora", sostuvo hoy a los medio de prensa.
 
Cimadevilla recordó que "últimamente he denunciado al ministro de Justicia, Germán Garavano, por el encubrimiento en la investigación del Caso AMIA, en el que hay gente vinculada con los servicios y todos sabemos su accionar, por lo que no lo desvincularía de esa actividad, sin culpar al propio ministro".
 
Tampoco descartó que el episodio tenga relación con la política local porque "hace años que vengo denunciando la corrupción dasnevista, que ahora está saliendo a la luz, pero yo hablo también de los vínculos de la droga en esta provincia".
 
El propio jefe de la policía del Chubut, Miguel Gómez, admitió que el robo que sufrió anoche Cimadevilla "es bastante raro" porque "no se llevaron elementos de valor como siete televisores que había, un teléfono satelital que el doctor tiene para comunicarse del campo que es muy costoso u otros elementos, como un iPhone que dejaron ahí".
 
Otro dato que llamó la atención a los investigadores es la meticulosidad con los que revisaron sobres de papel madera donde se guardan elementos personales y se estima que la banda estaba dirigida desde el exterior pues "uno de ellos hablaba permanentemente por teléfono pidiendo directivas según relata la casera", confirmó una fuente policial.