| Agosto 29, 2017, 10 50am

El amigo que vino de España o cuidado con lo que se desea

La nueva política o la nueva estrategia de Cristina Fernández de Kirchner.

Autor: Luis Aznar


Estas brevísimas notas tienen como objetivo afirmar que una vez más la realidad ha demostrado la veracidad del aserto sobre el cuidado que hay que tener cuando uno desea algo, o recomienda en este caso, porque puede llegar a concretarse.
Hace un tiempo atrás, analizando políticamente ciertos comportamientos de Cristina Fernández de Kirchner en relación a sus subordinados directos y al ejercicio conservador del poder (¿Qué te pasa Cristina? O sobre egos y superyoes) finalizábamos recomendando a sus allegados la consulta con un especialista.
Coincidiendo temporalmente con esto se hicieron perceptibles ciertas transformaciones y novedades en el entorno de la ex presidenta: nuevos asesores, nuevo partido, nueva estrategia comunicacional y el intento mayor de mostrar una “nueva” Cristina, poco conflictiva, menos ”política” lo que al menos en la Provincia de Buenos Aires le alcanzó para hacer un muy buen papel en las PASO.
Pero a mi entender, la más llamativa de las novedades es la reiterada mención en sus presentaciones a lo que le dice, ¿le aconseja? “un amigo que llegó de España y que no es de la política”.
Primera sorpresa, para la “nueva” Cristina provenir de fuera de la política parece ser ahora un elemento no sólo positivo sino destacable y relacionado con la verdad de las cosas
Una primera indagación nos informa que el amigo que llegó de España es psicoanalista y pertenece teórica y clínicamente a las huestes de Monsieur Jaques Lacan. Lo que tiende a producir ciertos “ruidos” en los canales de comunicación ya que en España no abundan los psicoanalistas y menos los lacanianos.
Pero tal tensión es ficticia, no existe. Jorge Alemán no es español sino un argentino viviendo desde los setenta del siglo pasado en España.
Pero y la conexión con Cristina ¿de dónde proviene?
No lo sabemos exactamente pero existe una información que puede llegar a ser relevante: Jorge Alemán es miembro del colectivo Carta Abierta y sus temas de investigación son los efectos altamente nocivos del neoliberalismo y el populismo como salida de la crisis, lo que nos permite ver algo de luz al final del túnel.
En una entrevista reciente, Alemán señaló enfáticamente que la Argentina se ha convertido en “un país siniestro, que encubre operaciones terribles que han puesto severamente a la soberanía nacional y popular en peligro. Un país con un cariz absolutamente antidemocrático…”.
El amigo que vino de Madrid de la ex Presidenta Fernández, para ser alguien que no viene de la política parece sin embargo tener una gran capacidad de análisis sociopolítico para darse cuenta tan lúcidamente del antidemocratismo que impera en la Argentina reciente. Una capacidad que comparativamente hace parecer automáticamente como casi “mudos” a maestros de la palabra como Horacio González y Ricardo Forster, sus compañeros de Carta Abierta.
Será una exageración preguntar ¿cuántos de estos amigos aparecerán en los próximos meses?