Política | Mayo 15, 2019, 9 07pm

Cumbre sorpresa del oficialismo en la Rosada







En medio de la creciente tensión dentro de Cambiemos tras los cuestionamientos de Elisa Carrió y la resonante frase de Alfredo Cornejo sobre la candidatura de Mauricio Macri, el Gobierno realizó hoy una extensa cumbre con cuatro gobernadores del oficialismo para tratar de evitar que se profundicen las fisuras internas.
El jefe de Gabinete, Marcos Peña, y el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, encabezaron la reunión con los gobernadores María Eugenia Vidal (Buenos Aires), los radicales Cornejo (Mendoza) y Gerardo Morales (Jujuy) y el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta.
El encuentro se produjo con la intención de contener los roces internos en la alianza oficialista de cara a la campaña electoral, luego de que Carrió cruzara en duros términos a Peña por no involucrarse en la campaña de Mario Negri en Córdoba y de la fuerte frase de Cornejo, quien planteó que "no hay que descartar" que Macri "no sea candidato".
Con la Convención Radical en el horizonte (27 de mayo) en la que el centenario partido definirá su continuidad en Cambiemos, los recientes cuestionamientos de los socios del PRO volvieron a alimentar las versiones de ruptura, con lo cual Peña y Frigerio convocaron a este encuentro para tratar de apaciguar los ánimos.
La cumbre en la Rosada se inició a las 17:20 y finalizó pasadas las 20:30, cuando todos los participantes se retiraron de la sede gubernamental sin hacer declaraciones a la prensa.
Voceros del oficialismo buscaron restarle importancia al encuentro al señalar que se trató de "una reunión política como las que se hacen cada 15 días", pero lo cierto es que Peña y Frigerio llamaron al encuentro en medio de la preocupación por los reclamos y pases de factura que en público vienen realizando al macrismo la UCR y la líder de la Coalición Cívica.
Las declaraciones de Cornejo cayeron como una bomba en la Rosada ya que apuntaron a algo que el macrismo ya creía superado, que es la candidtura de Macri a la reelección.
Pero recesión económica que sigue sin revertirse, el repunte de Cristina Kirchner en las encuestas y las derrotas de Cambiemos en las elecciones provinciales intranquilizan a varios dirigentes de Cambiemos que plantean sus diferencias en público con la estrategia del PRO.