menu
Mayo 12, 2019, 2 34pm

Carolina Barry: “Hay una competencia política entre la CGT y Perón por el legado político de Eva”


Autor: Sabrina Ajmechet y Luciano de Privitellio





Carolina Barry es licenciada y doctora en Ciencia Política. Investigadora Independiente en CONICET, profesora de la Universidad Nacional de Tres de Febrero. Directora del Programa de Estudios de Historia del Peronismo y de la Colección de Historia del Peroniso de Eduntref. Autora de Evita Capitana. El Partido Peronista Femenino 1949-1955, Eduntref, 2009 y 2015. coeditora de La Fundación Eva Perón y las mujeres entre la provocación y la inclusión (2008), comp. El Sufragio Femenino. Prácticas y debates políticos, religiosos y culturales en Argentina y América Latina (2011); Las primeras damas en el peronismo (2019). Autora de numerosos artículos y capítulos de libros sobre las mujeres y el peronismo. 
Esta entrevista se desarrolló el 16 de marzo de 2019 y es gentileza del programa Pasado Imperfecto que se emite los sábados a la 1am por Radio Nacional. Corresponde al episodio: La historia de Eva Perón: su acción política y social.
Vamos a recorrer la vida de Eva y queremos empezar preguntándote como era Eva antes de ser Eva Perón, antes de conocer a Perón. 
Bueno es una pregunta interesante, muchos han tratado de entender y comprender la actividad política de Eva a partir de sus años iniciales que no son tantos. Su vida previa no tiene mucho misterio para contar o algo diferente a otras chicas de la época, de una ciudad pequeña como Junín, buscando alguna alternativa laboral en la Ciudad de Buenos Aires con la aspiración de la época que era ser actriz. A partir de ahí una cantidad tejes y manejes, de historias y de mitos, negros blancos y de todos los colores donde se intenta mostrar que esta figura de Eva, ligada casi por poco a ser una prostituta. Me parece que todo eso hay que dejarlo de lado, no tiene mucho sentido, ni siquiera tratar de comprender si tuvo más menos novios que otras actrices, me parece que no ayuda a comprender lo que siguió, pero creo que era una chica de una familia normal de Junín, con un padre que tenía una doble vida, algo que sucedía habitualmente en la campiña bonaerense. 
¿Y ella había tenido alguna relación con la política, antes de conocerlo a Perón? 
No con la política como la conocemos ni hoy ni en ese entonces. Ella fue secretaria general del gremio de artistas de radio desde 1944 con lo cual algún tipo de acercamiento a la política tenía. Pero no sabemos si eso fue después de conocer a Perón o de estar en un ámbito que era el mismo mundo en que se manejaba Perón.
¿El ámbito gremial es anterior a que ella conozca a Perón? 
Es a fines de 1943, se supone que ellos se conocieron a principios de 1944, aunque de todo lo que está relacionado al peronismo en general y a Eva en particular hay por lo menos dos o tres o cuatro versiones, y muchas construcciones sobre eso, con lo cual estos datos duros que son los que nosotros tratamos de encontrar a veces es difícil de saber. Ahora se publicó un libro que cuenta la supuesta relación de Eva con Mercante, previa a conocer a Perón, y que este sería quein los presentó. Me cuesta creerlo, si bien aparentemente este libro está muy documentado, y su autor, un español, dice que tiene la certeza de esta relación previa, no lo sabemos. Y me parece tan dificil que un militar, coronel del Ejercito, acepte casarse con “la amante” de un subordinado suyo… Intentar explicar la actividad política de Eva, a partir de sus condiciones sociales de vida o su vida sexual o amorosa, es complejo. Y no es casual que así sea tampoco, se la relega a eso y se desconoce la verdadera naturaleza politica y la complejidad de su figura. No me parece tampoco que de una mujer que intervino y rompió paradigmas a mediados del siglo XX, sea preciso buscar respuestas por el lado de la vida amorosa o por el lado de la santidad.
¿Se convierte en el centro de todos los mitos, es posible decir todo sobre ella?
Exacto, todo es posible, y todo es posible de ser creído, no hay día que no te encuentres con alguien que te viene a contar “yo sé cómo fue”, eso lo deben haber escuchado varias veces, alguien que te va a explicar cómo fue la cosa, y te cuentan historias que decís: “dale, pero no, imposible”. De alguna manera ella carga en su cuerpo todo lo que implico el peronismo, por eso su cuerpo termina como termina. 
¿Cómo sería eso?
El peronismo fue disruptivo, absolutamente, sé que hay una línea historiográfica que considera que no, que hay continuidades, que existen, por supuesto, eso también es cierto. Pero hay un montón de cosas en el peronismo que son disruptivas y Eva, de alguna manera, todo eso que fue el peronismo, que generó, lo canalizo o lo llevo a su cuerpo hasta que su cuerpo reventó. 
Es casi de Leonardo Fabio lo que estás diciendo, la transformación de la persona con la metáfora.
Falta la música de fondo…
¿Qué papel ocupó Eva el 17 de octubre?
De una novia que está llorando esperando a su novio y hace todo lo que puede hacer una novia desesperada, contactando a los amigos, a la gente que ella conocía. Ella ya convivía con Perón, estaba en contacto con la gente que frecuentaba el departamento de la calle Posadas. Y los trato de contactar a todos, entre ellos a Mercante, que presenta el Habeas Corpus. Pero todo ese mito de Eva alrededor del 17 de octubre es otro más. Ella es una mujer desesperada: en ningún discurso, y en ninguno de los escritos que dejó, al menos en lo que está hasta hoy en circulación, no hay una referencia de ella como protagonista del 17 de octubre. Eso fue una construcción posterior.
Todavía no tiene un lugar de relevancia en la política argentina a pesar de estar con Perón.
Exactamente, todavía ella no tenía un protagonismo como lo esboza, es una construcción que se va dando. Yo me he tratado de ocupar en los últimos años de intentar periodizar esa escalada y como va ascendiendo ella en ese armado político.
Detengámonos un segundo en esto, ¿cómo va construyendo su poder?
Esa figura de la Mujer Maravilla pareciera que fue siempre así, que siempre Eva fue Eva, no hay un corte. En nuestras vidas cambiamos nuestros pensamientos, nuestra forma de ser, de actuar. Ella también, ella lo conoce a Perón y empieza a haber una alternativa para su vida. Tenemos que pensar que ella tiene un modelo que es Perón, ella asiste desde el principio a la transformación del militar en político. Y vamos a ir viendo como a lo largo de su construcción política hay un motón de situaciones que ella va parangonando en su propia construcción con situaciones que ya había vivido y construido Perón. 
Lo que planteas es que se van transformando juntos.
Si, se van transformando juntos, por eso no comparto la idea de separar al peronismo y al evitismo, hay una cosa absolutamente simbiótica, es una construcción política dual, a la cual la CGT va a tratar de influenciar muchísimo en el doble comando. Hay muchos ejemplos históricos de matrimonios con doble comando en un gobierno, este sería un ejemplo más. Desde Teodora y Justininano, Nefertiti y Akenaton, Mao y Chiang Chin, entre otros. No se podría explicar la foto del peronismo sin ambas figuras, no solo la de Perón, con roles totalmente distintos, pero absolutamente complementarios.
Es una figura que no se adosa a una figura ya existente sino que tiene que ver con lo que el peronismo va haciendo ¿cuándo va a empezar a cobrar protagonismo?
Primero, lo que señalás: ella construye al peronismo, claramente, es sinónimo de peronismo. Es muy interesante, esa pregunta es una de las primeras que me empecé a hacer porque nunca encontraba el momento inicial, el de la varita mágica. Muchos lo vieron en el 17 de octubre, yo no, pero creo que una vez que Perón gana las elecciones ella empieza a ver que tiene una posibilidad de empezar a construir algo. Tampoco era una mujer convencional, era ambiciosa, no sé si tenía tan claro que quería hacer pero sí que tenía la posibilidad de utilizar las herramientas que el poder le estaba dando. Lo primero que hace es empezar a estar, a ocupar un espacio. Ya acompañar a Perón en la campaña presidencial no es un hecho menor, representarlo a él en el primer Acto de Mujeres en el Luna Park, no es un hecho menor por más que ella no pueda hablar en ese acto, por más que la silbaran ahí. Pero empieza a ocupar un espacio. 
No le va bien, inclusive a Guardo, una figura que venía del radicalismo, le fue peor que es la que la acompaña. Hay una historia que dice que en el acto, cuando las mujeres se enteran de que Perón no va a asistir (pensemos que no votaban todavía y que él estaría agotadísimo con la campaña breve), se enfurecen, no lo toman de buena manera y empiezan a silbar y a tirar cosas. A Guardo las mujeres se sacan los alfileres de los sombreros que llevaban puestos, y empiezan a pincharlo en la espalda. Este hombre tenía un traje clarito de los que se usaba en la época, porque era febrero, y aparece todo manchado de puntos rojos que era la reacción de estas mujeres a la no concurrencia de Perón. Pero eso sería un pequeño traspié de Eva que casi no puede hablar en ese acto. Apenas Perón asume la presidencia ella empieza a ocuparse primero de temas de acción social, pero muy incipientes, juntar azúcar, yerba ese tipo de cosas que muchas primeras damas han hecho y hacen. Y aparece un factor muy interesante en el que me gustaría detenerme, que es la relación con la CGT, que empieza en este momento también. A los diez días que Perón asume la presidencia el Sindicato de Hospitales Privados y Enfermeros, cuyo secretario general era Aurelio Hernández, la proclama la Primera Samaritana Argentina. Una figura que la sacan de la galera porque realmente ella no había hecho ninguna actividad concreta, ni sindical ni social ni política, pero con esta declaración es como que hay un antes y un después. A los pocos meses Aurelio Fernández reemplaza a Gay como Secretario General de la CGT. Ese momento es un momento fundacional para ella.
Empieza ahí su santificación.
Es el primer título religioso que recibe. Igual las samaritanas son las enfermeras, cuando uno ve los folletines de época se las llaman así. Es una figura que la va a acompañar hasta el final de sus días hasta llegar al intento de canonización por parte del sindicato de la Alimentacion. Esa primera figura me parece fundamental para poder comprender como la CGT empieza a ver en ella a alguien que pueda empezar a romper espacios o trabas para llegar a Perón. Y ella también lo ve. Eva ocupaba una oficina en la sede del correo, donde está el Centro Cultural Kirchner, que le había dado su amigo Niccolini, pero a los dos meses se trasladó a lo que era la Secretaria de Trabajo y Previsión. Y no es que se traslada a una oficina aislada para no molestar al Secretario de Trabajo, futuro Ministro de Trabajo y primer Secretario de Trabajo y Ministro obrero, José María Freire. Este hombre es desplazado dentro del edificio, ella ocupa el despacho del que va a suceder como ministro a Perón, digo ministro aunque todavía no esté la Ley de Ministerios aprobada, porque en seguida va a transformarse de Secretaria en Ministerio. El espacio de Freire va a ser ocupado por ella. 
¿Su ingreso fuerte e importante a la política es por la vía de la CGT y la política laboral?
Yo creo que sí. Ahí hay una primera vía importante de ingreso y después empieza una construcción política paralela de un montón de situaciones. La vía de ingreso del mundo del trabajo, esta posibilidad de acercarse a través de pedidos concretos que empiezan a hacerle los gremios a ella y que ella pueda canalizar a través de Perón.
Volviendo a algo que señalabas, muchas veces se construye acá el inicio del antagonismo entre el peronismo de Evita, y el peronismo de Perón y la CGT cumple en eso un rol. Pero vos lo que estas planteando es absolutamente diferente, es la idea que Evita era una forma de acercase a Perón, no era de establecer un balance de poder, de fortalecer este vínculo.
En este primer momento si, después la CGT se va a alinear muy claramente con Eva al punto que son los que lanzan la candidatura a la vicepresidencia aun en contra de lo que había sugerido Perón, que era que eso no era viable. Nos estamos adelantando en el tiempo ahora, pero ¿qué pasa entre la CGT y Perón ya a partir de 1950-1951, era una suerte de competencia? y cuando vemos que el final de Eva se acerca y es obvio que se va a acercar Perón habia vivido de cerca la evolucion de esta enfermedad (Eva muere de la misma enfermedad que muere la primera esposa de Perón, si la vacuna del HPV hubiese existido en ese momento probablemente ninguna de las dos se hubiese muerto, con lo cual suponemos también por donde vino el problema de ambas). Dicho esto me parece que hay una competencia política entre la CGT y Perón por adueñarse del legado político de Eva, entonces ahí vamos viendo la cantidad de situaciones que van sucediendo entre unos y otros, para poder adquirir esta herencia política que ella deja y es clarísimo que hay una competencia: Ya sea el otorgamiento de títulos, de distinciones, los funerales. Hay una disputa hasta por el cuerpo, me estoy adelantando en el tiempo pero, así como Perón la proclama Santa Evita el 18 de octubre de 1951, la CGT redobla la apuesta de la mano de José Espejo y envía al Vaticano el pedido de beatificacion . Es decir se ve un tire y afloje permanente con la CGT.
Volviendo hacia atrás, hay un momento donde claramente se ve un impulso de la figura de Eva en la política alrededor del debate y la posterior sanción en 1947 de la Ley de Sufragio Femenino. ¿Cuál fue su rol en la sanción de la ley?
Lo primero que hay decir es que la Ley de Voto Femenino ya había sido un proyecto de la revolución del 4 de junio. Perón convocó, llamativamente un 26 de julio de 1945, a un encuentro entre mujeres feministas y sufragistas en lo que era la Secretaria de Trabajo y Previsión para ver la posibilidad de promulgar una ley que saliera por decreto que otorgara el voto a las mujeres.
Ahí se da el rechazo de algunos de estos grupos sufragistas…
Claro, estos grupos esperan la ley pero no que la otorgue un gobierno que tildaban de fascista. Entonces esta situación postergo una decisión más contundente al respecto. Cuando asume Perón, en su discurso de apertura del congreso lo presenta dentro de los proyectos del gobierno de otorgarle el voto a las mujeres, el primer Plan Quinquenal también lo contempla. Lo que sucede es que después se usa como herramienta política, por eso también digo que hay una construcción paralela entre Peón y Eva en un montón de situaciones, la cuestión de liderar a las mujeres empieza en enero de 1947 cuando Eva produce dos hechos políticos muy importantes, por un lado los discursos por la radio, empezando a proclamar la posibilidad de que las mujeres puedan votar. 
En ese momento ya tenía media sanción el proyecto ¿no? 
Claro porque ingresa en seguida en el Congreso. Inclusive en Jujuy por ejemplo ya se había votado la ley a las pocas semanas de asumir el nuevo gobernador. En San Juan tenían su propia ley provincial, aunque no votaban por la desactualizacion del padron electoral.
Lo que es sorprendente, es que la sanción del año 1946 en el Senado no tiene nada que ver con Evita, ni siquiera se la nombra. Cuando mencionan al linaje de las mujeres que han luchado, están todas la que sabemos al comienzo de siglo pero no hay la menor mención de la esposa del presidente. En cambio en su tratamiento en diputados ella es la protagonista excluyente.
Absolutamente, ni siquiera en Jujuy, ahí dice que las mujeres jujeñas y demás tienen que votar por su rol en la Segunda Guerra Mundial. La primera mención a Eva es en la discusión de la ley provincial en San Luis, pero en el Senado de la Nación no hay mención, hasta que ella no comienza la campaña por radio en enero de 1947. Simultáneamente comienzan la construcción de los Centros Cívicos Femeninos María Eva Duarte de Perón.
¿Ya con su nombre en 1947?
En enero de 1947 aparece el primer centro cívico, y no de manera aislada, sin en todo el territorio argentino, con delegadas propias de ella. En las provincias, no tanto en los territorios nacionales. Nosotros los podíamos comparar perfectamente con los Centros Cívicos Coronel Perón, que surgieron de un forma parecida en 1944, con la idea de posicionar al candidato. Ellos ya se conocían y había una relación, y ella también empieza a armar otros centros que empiezan a adquirir su nombre, aunque aun no el de “Evita”. Los “Evita” recién van a empezar a aparecer en 1947, después de la ley del voto, estos primeros se denominaban “María Eva Duarte de Perón”. La ayuda social también era bajo el amparo de la Ayuda Social María Eva Duarte de Perón, no Eva Perón. El propósito de los centros cívicos políticos María Eva Duarte de Perón, era el de acompañar “la labor” de la esposa del presidente y la campaña por el sufragio femenino.
¿Hay en la campaña de Eva y en la sanción del sufragio femenino hay una postura feminista?
Primero tenemos que decir que el feminismo de esos años no es el feminismo de hoy porque hay que también ponerlo en situación. Eva no tenía una postura clara sobre el feminismo, ni ella podía considerarse feminista, la única mención que tenemos sobre el tema es lo que aparece en La Razón de mi Vida, denostando a las feministas. Probablemente ni siquiera sea un pensamiento propio, seguro es lo que ella haya escuchado de Perón hablando de las mujeres con “bigote” o más politizadas, que esas eran las feministas. Ahora dicho esto nosotros podemos decir que hay un montón de situaciones y hechos políticos que produce Eva que podrían acercarse a una postura de empoderamiento de las mujeres, palabra que en esa época tampoco se utilizaba. Pero si de una visibilidad política clara de las mujeres. Ahí si tenemos como un quiebre entre el discurso y la práctica. Que se da en forma permanente. Hay una politización clara de las mujeres que convive con el rol tradicional que asignaba Eva y el peronismo a las mujeres: la madre, esposa, buena hija, buena hermana, pero cuando nosotros vemos la actividad política en si misma vemos que el rol de la mujer es bien diferente, inclusive el que se asigna a la mujer trabajadora desde la Fundación, cuando vemos la única instancia de trabajo realizado que fue la Escuela de Enfermeras. Estas enfermeras no eran quienes toman la presión o ponen una inyección, lo hacían, pero aparte estaban adoctrinadas, preparadas para casos de conmoción interna, estaban preparadas para poder romper huelgas, desfilaron el Día del Reservista con sus uniformes muy parecidos a los militares, no a los clásicos uniformes de enfermeras. Cuando se asignan el rol de mujer trabajadora no es precisamente el de las madres, esposa que también está, pero hay una politización clara de las mujeres. Por eso una cosa es el discurso, y otra la practica.
Algo que llama la atención mirando los diferentes retratos presidenciales es que Perón decide retratarse, a diferencia de como hacían todos los presidentes anteriores que se retrataban solos, con Eva, esto se puede observar en los cuadros del Museo Evita o en el Museo de la Casa Rosada.
Eso es llamativo, es el único presidente que está retratado con su esposa, y da perfecta cuenta de lo que estaba sucediendo, lo que mencionamos desde el principio del poder dual, del doble comando que la CGT a estimular cada vez más, haciendo que otros sectores del peronismo empiecen a copiar esta idea, incluso diputados que dicen “no podemos hablar de Perón sin hablar de Perón y Eva Perón”, porque son una misma cosa. La idea del poder compartido no es fácil entender desde la Ciencia Política, aunque en Argentina tenemos el ejemplo de que si se puede explotar el doble comando, aunque siendo liderazgos carismáticos, dobles, simultáneos y compartidos.
El propio rol de Evita es el de la ocupación de espacio por parte de las mujeres que tiene que ver con una historia del feminismo más allá de las ideas que haya expresado.
Exacto, más allá de que se llame o no feminismo hay una ocupación del espacio, primero por ella y luego por otras. Hay en ese momento mujeres en el Congreso Nacional y en las legislaturas provinciales, incluso, convencionales constituyentes en las nuevas provincias como Presidente Peron, Eva Peròn y Msiones.
Las mujeres ocupaban espacios que antes no ocupaban.
Y que no volvieron a ocupar después hasta la Ley de Cupo, hasta la década del noventa y su implementación y en la actualidad con la paridad. En ese momento se da una ocupación real del espacio, inclusive del espacio doméstico: mayoritariamente las Unidades Básicas funcionaban en casas de familia y eso es una politización del espacio doméstico. La subdelegada era quien ocupaba parte de su casa para “hacer” política. La gran mayoría de unidades básicas femeninas estaban en una casa de familia, donde estaban los chicos y la familia conviviendo.
¿Estaba el marido?
No, el marido no tenía permiso para ingresar al espacio político de esa parte de la casa, sea el garaje, el living o comedor, quedaba fuera del ámbito de los hombres, por muchas razones muy entendibles también y para la época más todavía. Primero por una connotación moral, estaba mal visto que bajo el mismo techo donde había actividad política femenina hubiese hombres en simultaneo, aunque sea el marido. Por otra parte no es lo mismo decir “voy a la casa de mi vecina tal a hacer acción social”, a trabajar para Eva, que decir voy a un comité partidario, a un local partidario. Las mujeres se sentían más cómodas, protegidas y no tenían que dar tantas explicaciones. Ese espacio se hace más codiciado al momento de las elecciones, cuando los muchachos del partido se dan cuanta que hay algo ahí para captar. Es decir, hay dos razones primordiales, la moral y el impedir que los dirigentes del Partido Peronista quieran manejar o captar políticamente a las mujeres que tenían menos experiencia en esas lides.
Hablando del Partido Peronista Femenino, hay muchísimos libros escritos en las últimas décadas sobre el primer peronismo y sus dos primeros gobiernos. Tu libro, Evita Capitana, es imprescindible para entender los aspectos políticos del peronismo. En ese nos interesa detenernos un poco más en el Partido Peronista Femenino y que nos cuentes como era estaba organizado, que criterios de selección tenía Eva, como se manejaban entre ellas.
Hay quienes discuten y dicen es la rama rama femenina del peronismo. Yo digo que no. Antes y después si, pero entre 1949 y 1952 hay un partido, que tuvo una ley específica para poder encuadrarlo, porque no era clara su situaciòn. Compartían listas, lideres, ideología, proyectos pero no la estructura organizacional directiva ni las celulas operativas que eran las unidades basicas femeninas. El Consejo Superior del Partido Peronista no tenia ningun tipo de injerencia sobre el PPF, cuya unica autoridad era Eva Perón. Era distinto, por eso se llamaba partido y no rama, se llamaba Partido Peronista Femenino, no rama femenina del partido peronista. El partido surge otro 26 de julio de 1949, durante el Primer Congreso Organizativo del Peronismo, cuando se decide crear el Partido Peronista Femenino, Se crea a partir de los centros cívicos preexistentes, María Eva Duarte de Perón, a los que se les iban sumando otros provenientes del radicalismo y del laborismo, que también empieza a tomar el nombre de Eva como una bandera, y empiezan a referenciarse con ella, hablo de la etapa previa a la fundación del partido cuando si podemos hablar de “rama” Femenina del PP.
¿Eso ya eran evidentemente femeninos?
Los María Eva duarte de Perón si eran evidentemente femeninos y separados de los hombres y no respondían a las autoridades partidarias, los de la rama, los que provenían del antiguo radicalismo y laborismo y de algunos sectores independientes, convivían con los sectores masculinos. Podían funcionar en un mismo local partidario, no tenían reglas tan claras, ahora cuando daban el paso de gracia a referenciarse con Eva ahí la cosa cambiaba. Ya cuando se crea en 1949 el partido ahí se disuelven todos estos centros previos, los María Eva Duarte de Perón, los Evita, los Eva Perón, los nombres que quieras porque eran numerosos las formas de denominarlos y se nuclean todos en una nueva fuerza política que va a ser el Partido Peronista Femenino. Estos centros tenían su propia vida interna, organización, sus propias autoridades y eran muy activos, no sé si eran numerosos pero eran activos. A partir de ahí el partido cambia totalmente su estrategia. Con el nombramiento de delegada por provincia, por territorio y una por la Capital Federal, mujeres que respondían directamente de Eva. Hace un tiempo una delegada me señaló que el PPF estuvo intervenido desde el principio, justamente con estas delegadas, al igual que el Partido Peronista. Esta estructura era una forma de control. Fue una intervención, de control total. Estas mujeres respondían cien por ciento a Eva: pertenecían a la Fundación, eran amigas, personas recomendadas. Gente bastante cercana a Eva que no traería sorpresas, si alguna trajo sorpresas prontamente fue cambiada. Las delegadas llegaban a la provincia y ellas nombraban a las subdelegadas, estas eran las encargadas de organizar las unidades básicas y el trabajo territorial. Había tres tipos de unidades básicas: las más esplendorosas, que eran las sedes centrales, los locales partidarios y las casas de familia. Estas subdelegadas se hacían cargo de cada una de estas unidades básicas, y eran también muy escrutadas por Eva. Inclusive hay informes policiales sobre cada una de ellas, pero había informes policiales sobre muchas gentes y todavía hoy hay informes policiales de mucha gente. 
Hoy se googlea, en lugar de ver el informe.
Claro, exactamente. En ese momento la policía ayudaba.
¿Es cierto esto de que las delegadas no podían hablar entre sí y no podían relacionarse sin la presencia de Eva? 
Se desestimulaba bastante eso, hay una cosa en el peronismo en general que es la formación de caudillos, que el mismo peronismo intenta desterrar: veníamos del conservadurismo, del radicalismo y el peronismo permanentemente habla de la eliminación de los caudillos. La idea era que no existieron caudillos, por eso las muchachas de los otros centros cívicos, salvo las de la María Eva Duarte de Perón, no van a ser nombradas subdelegadas de unidades básicas, ni tampoco delegadas a nivel nacional. Estas mujeres podían participar y pudieron participar pero sin puestos organizativos.
Si tenían mucho poder territorial te dejamos ahí trabajando.
Pero no con un puesto directivo, como puede ser delegada o subdelegada.
Incluso las delegadas no eran asignadas a las provincias a las que pertenecían o a las que vivían, ¿no?
Exactamente eran designadas a otra provincia, la idea es que no hubiera una construcción territorial, de hecho en la campaña electoral alguna de estas delegadas fueron candidatas a diputadas o senadoras, pero ellas no hicieron campaña por ellas en sus territorios sino que hacían campañas por el peronismo, en las provincias en las que estaban trabajando.
Vos argumentabas que no te satisfacen demasiado las visiones como la de Loris Zanata, en la que se presenta un peronismo elitista distinto del peronismo de Perón, y nos mostrás muy bien como esto se va construyendo con los dos como protagonistas. Pero hay dos momentos o cuestiones que suelen mencionarse sobre este problema. Uno es el de la candidatura, allí supuestamente se revela un conflicto entre los dos peronismos y el otro es la cuestión de si Evita y la CGT tenían armas, porque también eso habla de modos distintos de pensar el futuro político. Si eso iba a tener que ver con armas y violencia o no.
Se dan temporalmente están casi en simultáneo ambas cosas. Empecemos por la candidatura, es un momento de profundo conflicto dentro del peronismo, quizás es uno de los momentos en vida de Eva de mayor tensión porque ahí empiezan a verse los posicionamientos y todo lo que la figura de Eva también implicó. La candidatura no la lanza el partido, ni el PP ni el PPF, sino la CGT. Por supuesto con la anuencia de Eva y la presión de ella, cuando uno va leyendo los diarios de la CGT de la época, vas viendo como empieza a presionar para que se lance la candidatura. La CGT claramente lanza la candidatura y, según el periódico oficial de la central obrera, van a informarle a Perón al día siguiente, le van a avisar a Perón que decidieron que la fórmula de la patria esté integrada por los dos. Perón les dice que nunca se había hablado en el movimiento obrero de candidaturas y que no se permitían las ambiciones personales. Relatos de compañeras de Eva, señalan que ella estaba mal porque se daba cuenta que por un lado tenía la anuencia de la CGT, todas las posibilidades de ser candidata a vicepresidenta y serlo. Podía coronar su poder de una manera legar y legitima, porque ahora estamos hablando de legitimidad pero no de la legalidad. Entonces acá hay un momento de fricción claro, el Partido Peronista Femenino lo apoya el ultimo día, el mismo día que se va a lanzar el Cabildo Abierto del Justicialismo el 22 de agosto de 1951, que en realidad estaba destinado para pedirle a Perón que aceptara ser reelecto. En un contexto de rogativas, este sistema que el peronismo tenía, y aun tiene, para pedirle a Perón que acepte por favor ser reelecto. Numerosos sectores se van acercando a Perón para pedirle “por favor” que acepte una nueva candidatura para Presidencia de la Nación. Ese acto iba a coronar esa nueva candidatura de Perón, y ese mismo día aparece en los diarios nacionales y de la CGT candidatura Perón-Eva Perón. Le avisan a Perón, pero él no lo toma de buena manera. Si tomamos como referencia el documental, con partes de ficción, de Leonardo Favio, nos muestra en cámara lenta la parte que están en el balcón Espejo, Perón y Eva: es interesantísimo ver las caras. La cara de Perón y la cara de Eva en el que supuestamente es el día más importante de su vida, con dos millones de personas gritando su nombre, pidiendo la candidatura a la vice presidencia, con la CGT respaldándola, apostando a continuar como el poder detrás del trono. Para ellos que Eva fuera la candidata era tener un puesto de reserva.
¿Un lugar para ellos?
Exactamente. De hecho Eva se presentaba a sí misma, y esto es una cosa interesante para marcar, “nosotros los de la CGT”. No decía “los muchachos de la CGT”, ella muchas veces se ponía en el lugar de la CGT, que vio en ella la posibilidad de tener un lugar claro en el poder. Por eso la CGT estimula el doble comando, desde muy temprano.
Estás diciendo que a Perón le coparon el acto.
Dicho con las palabras de hoy, sí: la presencia de Perón queda casi en un segundo plano. En la película de Leonardo Fabio se ve en Perón la cara de profundo disgusto, es maravilloso porque es un matrimonio discutiendo en el balcón. Ella no da ninguna respuesta ese día, la respuesta llega una semana más tarde y es el renunciamiento, el 31 de agosto, una semana después con una voz absolutamente lúgubre de Eva, también sugiero que escuchen ese discurso, porque es conmovedora la forma en la que ella se siente.
Es claramente un renunciamiento, no una no aceptación o una renuncia.
Ella renuncia a la vicepresidencia, no a la candidatura, porque era un hecho que era vicepresidente. Y lo que es interesante también es ver que la CGT tiene que empezar a armar todo un articulado dentro de los gremios para hacer firmar que aceptan que Eva no sea candidata a vicepresidenta de la Nación. Tienen que empezar a desarticular todo lo que habían articulado. Y muchos gremios, se oponen y fueron interpelados para aceptar que Eva no sea candidata. 
Retomemos el tema de Eva y las armas.
Cuando Eva se entera estando ya enferma del intento de golpe de Estado de septiembre de 1951, propicia a través de la CGT la compra de armamento de 5000 pistolas y 1000 ametralladores, supuestamente, al príncipe Bernardo de Holanda (por esas cosas cíclicas de la Argentina, pariente de Máxima), que, según testimonios, era traficante de armas, por eso es que se las compran a él. Eva armó a la CGT.
¿Era un mito o no?
Pude comprobar a través de las declaraciones que se hizo en la Comisión Nacional de Investigaciones que hay dos ministros, uno de ellos Sosa Molina, que declaran que efectivamente se compraron las armas. Las armas existieron, en un primer momento fueron a la CGT, que después tuvieron distintos destinos dentro del Ejército, y terminaron en la Gendarmería por indicación de Perón. Pero las armas existieron.
¿Y para qué eran?
Para defender a Perón por si había otro intento de golpe. Que lo hubo pero ya tenían otro destino.