Internacionales | Abril 15, 2019, 12 08am

Salvini, nuevamente investigado y criticado por el bloqueo de inmigrantes







El ministro del Interior italiano, Matteo Salvini, dijo hoy que está siendo investigado de nuevo por bloquear un barco humanitario durante días en el mar, una política de puertos cerrados que suscita críticas incluso dentro de su propio Gobierno.
El Tribunal para los Ministros, encargado de los casos que afectan a miembros del Ejecutivo, investiga al político por bloquear la nave humanitaria Sea Watch 3 durante once días el pasado enero frente a las costas de Siracusa (sur) con 47 inmigrantes a bordo. 
Salvini, líder de la ultraderechista Liga y que gobierna con los populistas del Movimiento Cinco Estrellas desde el pasado junio, ha impulsado una política de puertos cerrados e impide atracar a las naves humanitarias que rescatan inmigrantes en el Mediterráneo.
Ya el pasado agosto la Justicia abrió una investigación contra él por esta política pero se libró de ser juzgado gracias a que sus socios de Gobierno impidieron que se levantara su inmunidad. 
Ahora vuelve a ser investigado por un delito de "secuestro de personas", aunque el fiscal de Catania, Carmelo Zuccaro, ha pedido que se archive la causa, informó el propio Salvini. 
"Estoy siendo nuevamente investigado por 'secuestro de personas' pero yo no cambio de idea. Por el bien de los italianos, conmigo los puertos permanecerán cerrados", reiteró el líder ultraderechista.
Su estrategia contra las naves de las organizaciones humanitarias, a las que acusa de fomentar la inmigración irregular, ha suscitado algunas tensiones dentro del propio Gobierno, pues el M5S no siempre ve con buenos ojos la férrea postura del ministro. 
El líder de ese partido y ministro de Desarrollo, Luigi Di Maio, cree que el cierre de puertos debe ser "una medida ocasional", según defendió hoy en una entrevista a "Il Corriere della Sera". 
Di Maio teme que cerrar puertos no bastará en caso de que aumente el flujo de inmigrantes a causa del repunte de la violencia en Libia, de donde parte la mayor parte, por lo que cree esencial anticipar y coordinar una respuesta a nivel europeo.
Por su parte la ministra de Defensa, Elisabetta Trenta, ha apuntado que "en caso de una nueva guerra" en Libia "los inmigrantes se convertirán en refugiados y estos deben ser acogidos".
Estas declaraciones, a la emisora "Radio Capital", enfadaron a la Liga de Salvini y la ministra salió al paso al insistir: "Puedo invitaros al Ministerio y os explico algo de Derecho Internacional. Quien hoy escapa de Libia es un refugiado", defendió.
A raíz de estas declaraciones, Salvini defendió sus prerrogativas como ministro del Interior: "Sobre temas como el control de fronteras o la criminalidad organizada decido yo", sostuvo. 
"Si los ministros Di Maio o Trenta piensan diferente, pueden decirlo en un Consejo de Ministros y tendremos un franco debate. Los puertos conmigo seguirán cerrados y sellados a los mercaderes de seres humanos", zanjó, en referencia a las ONG. (EFE)