Internacionales | Febrero 11, 2019, 8 55am

Rusia quiere participar en el mecanismo europeo para transacciones con Irán







Rusia quiere participar plenamente en el mecanismo europeo de pagos diseñado para que las empresas de la Unión Europea (UE) puedan esquivar los perjuicios derivados de las sanciones impuestas por EEUU a Irán tras retirarse los estadounidenses del pacto nuclear, dijo hoy un alto cargo del Gobierno. 
"Buscaremos la participación plena en el funcionamiento de este mecanismo y continuamos los esfuerzos relevantes en contactos directos con los países afectados y los responsables del mecanismo mismo", indicó el viceministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Riabkov.
El pasado 31 de enero, París, Berlín y Londres presentaron en Bucarest el mecanismo financiero, bautizado como INSTEX (Instrumento de apoyo al intercambio comercial, en sus siglas en inglés), que tendrá su sede en Francia y será dirigido por un economista alemán. 
El vehículo financiero permitirá a las empresas europeas que lo deseen llevar a cabo un comercio lícito con Irán, especialmente en el ámbito de la sanidad y la alimentación, sectores de primera necesidad para los iraníes. 
Irán considera que el mecanismo debe abrirse a países no europeos e incluir todos los bienes objeto de sanciones, especialmente las exportaciones petroleras de Irán, como prometió la UE cuando anunció el instrumento de pagos en septiembre pasado. 
Riabkov apoyó hoy la postura de Teherán, al decir que "es necesario no limitar las transacciones a los suministros de alimentos, necesidades básicas y medicinas", productos "ya excluidos de las sanciones estadounidenses". 
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se retiró el año pasado del pacto nuclear firmado en 2015 con Irán junto con China, Francia, Alemania, Rusia y el Reino Unido, y volvió a imponer sanciones al régimen iraní, obligando al resto de socios a buscar fórmulas para sortear las restricciones y salvar el acuerdo. 
El pacto limita el programa atómico de Teherán a cambio del levantamiento de las sanciones internacionales. 
Irán ha amenazado en repetidas ocasiones con retirarse del acuerdo, si las potencias europeas no creaban algún sistema que permitiera a Teherán acceder a los beneficios del comercio internacional, especialmente de petróleo y gas, de los que es uno de los mayores productores mundiales. (EFE)