| Noviembre 08, 2018, 6 03pm

Dislates argentinos



Autor: Daniel Muchnik


Dislate es sinónimo de un dicho o hecho absurdo o imprudente. En medio de una crisis económica creciente hay quienes se ocupan de hacer el día más difícil, más complicado. Ya lo decían Leonardo da Vinci y Maquiavelo que vivieron en la segunda mitad del siglo XV y en la primera del siglo XVI, en sus cartas e interpretaciones sobre el buen gobierno que el mundo está fuera de quicio. Es aplicable a algunos sucesos de los últimos días .
Un primer ejemplo es que la Secretaría de Agroindustria presentó una nueva clasificación o categoría para las carnes vacunas. A partir de ahora la carne tradicionalmente llamada como "ternera" no debe usarse más. Será reemplazada por vaquillonas livianas o novillitos (hasta 390 kilos de peso). Otras clasificaciones se basan en sexo y edad, según la cantidad de dientes. Para los bovinos , las hembras quedaron categorizadas en vaquillonas (4 dientes) o vacas (6 o más dientes) mientras los machos fueron divididos en novillitos (4 dientes), macho entero joven (MEJ, hasta 2 dientes).
Esta disposición se hizo sin consultar a los empresarios de la carne, como otras tantas decisiones unilaterales de la administración pública. Los empresarios consideran que no será posible ponerlo en práctica. No queda tiempo para modificar las estructuras de las plantas de faenado y además porque sólo los frigoríficos exportadores son los que tipifican. El interrogante es si en medio de la crisis la Secretaría sólo desea hacerse presente con un nuevo "invento" porque la realidad contrasta con los deseos de los funcionarios, fustigados por los que manejan el sector.
En segundo lugar en la lista y sin intenciones psicoanalíticas se ha divulgado la mayor presencia de caranchos en la ciudad de Buenos Aires porque es el tiempo del apareamiento. Alguna vez se dijo que estaban por disposición oficial para terminar con las palomas, cuatro veces más pequeñas que el pájaro invasor. Los caranchos, que los porteños creyeron se trataba de águilas o aguiluchos o halcones, son aves de presa carroñeros. Indudablemente si sigue su presencia, en lugar de las poco limpias y tradicionales palomas, tendremos caranchos de la pampa en las ventanas de las casas, anidando.
Una anécdota . Quien terminó con la suciedad de las palomas fue André Malraux, el escritor que se destacó en la guerra civil española, quien fue Ministro de Cultura de uno de los gobiernos de De Gaulle. Puso punto final a los edificios con basura en los frentes de los edificios de París. ¿Cómo lo hizo? No sólo les puso trampas e impidió que aniden sino que las persiguió hasta los barrios periféricos de la "ciudad luz". ¿Fue Malraux un asesino suelto? Desde el punto de vista de la estética no. París, decaída y triste, con sus edificios basureados comenzó a relucir. En gestiones posteriores las palomas volvieron, aunque en menor cantidad.
En tercer lugar, el INADI ( Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo) acaba de afirmar que no fue "insulto" el que profirió Hugo Moyano en una programa de radio llamando "cucaracha" a la diputada Graciela Ocaña. ¿Así que "cucaracha" no es un calificativo disminuyente? Esto remite a la década del treinta y cuarenta del siglo pasado cuando Hitler, Mussolini y Stalin llamaban "cucaracha" , "ratas" o "alimañas" a los integrantes del pueblo judío, a los partidarios de otros partidos o , en Rusia, a los opositores políticos del Kremlin. Pregunta: ¿Qué hace el Inadi en estos momentos donde, al amparo de la crisis económica atribuida a la búsqueda de un chivo emisario comienzan a aparecer carteles antisemitas en ciertas manifestaciones masivas y las no tan masivas? ¿Se ocupa el INADI de aquellos que en las canchas de fútbol insultan a los jugadores del club Atlanta, con sede en Villa Crespo gritándoles "rusos, los vamos a hacer jabón".
En cuarto término, en medio de las expectativas por el encuentro futbolístico más importante de todos los tiempos, el sábado próximo, el Presidente de la Nación y la Ministro de Seguridad, Patricia Bullrich, han afirmado que no hay ningún problema que las hinchadas del equipo contrario asistan al encuentro. Por suerte salieron los titulares responsables de los clubes River y Boca a negar esa posibilidad porque costaría millonadas en medio de la crisis y se evitaría la violencia extrema en los enfrentamientos que dieron cuenta años pasados. Sin duda, el gobierno actuó irresponsablemente. O quizás demagógicamente sin advertir los peligros que representaban sus propuestas.
En quinto término, de pronto, el proceso contra la corrupción parece haberse detenido. En tanto el kirchnerismo niega con una ortodoxia férrea y ciega que no cree en la investigación de la justicia, aparecen dificultades de comunicación entre los magistrados. Así, el fiscal Carlos Stornelli presentó un recurso de queja ante la Cámara Federal porque el juez Claudio Bonadio, una especie de Sergio Moro en la Argentina demora o se resiste a entregar las declaraciones de los arrepentidos en el caso de los cuadernos de las coimas. Otro fiscal, Carlos Rívolo, acompañó la decisión de su colega Stornelli. Es una resistencia sin mucha explicación porque Bonadio debería entregar los testimonios de sus investigaciones para otras causas pendientes, y si no lo hace está obstaculizando el affaire que deslumbró a la opinión pública.
En sexto lugar se sabe que este es un tiempo de grandes expectativas. El Presidente Macri ya ha afirmado que él o algunos de los suyos aspira a la reelección el año que viene. Frente a estas afirmaciones, la gobernadora María Eugenia Vidal amplió su agenda de encuentros con políticos y no políticos que aspiran a serlo. No obstante los sondeos de opinión muestran palpablemente que la elevada inflación, la mayor carga impositiva, el peso de las tarifas, el costo de los productos, el costo financiero, el freno productivo el aumento desaforado de las naftas (más de 75 por ciento este año) más la inseguridad es el contrapeso de los deseos que se han instalado en la Casa Rosada.
La sugerencia elemental es que hay que admitir la realidad, no negarla. Es un dislate que se esté pensando en las elecciones a fines del año próximo cuando hay urgencias sociales que atender, ya.
Publicado en Infobae el 7 de noviembre de 2018.
Link https://www.infobae.com/opinion/2018/11/07/dislates-argentinos/