| Septiembre 02, 2018, 9 49am

Luciana Sabina: "Sarmiento fue un buen padre, San Martín no"

Aspectos destacados pero desconocidos de la vide de Sarmiento.

Autor: Diego Dib





Luciana Sabina, autora de Héroes y Villanos, responsable de sagas históricas en Twitter, recorre una vez más, en este reportaje, la vida de Sarmiento, pero también la de San Martín y de otros referentes de la historia de nuesto país.
Hace algunas semanas iniciaste una polémica en redes al comparar la paternidad de Sarmiento y de San Martín, contraponiendo a ambos próceres en función de la relación con sus hijos. ¿Podrías contarnos un poco más al respecto? 
Durante muchos años el día del Padre en Mendoza se celebró el 24 de agosto debido al nacimiento de Merceditas. Hace relativamente poco esa costumbre está buscando retomarse. Más allá de los grandes logros de San Martín no lo considero destacable en ese aspecto. Muchos historiadores coinciden en que abandonó a algunos hijos y es de dominio público que en cierta ocasión expuso a peligros a Marceditas, cuando esta se trasladaba con su madre de Mendoza a Buenos Aires. En dicha oportunidad, remedios solicitó ayuda al General Belgrano que envió a José María Paz y a Gregorio de la Madrid a custodiarla en distintos tramos del trayecto. Se puede decir que hay que juzgar a los hombres en su época, muy cierto. Por eso las críticas a esta actitud de San Martín que hace Paz en sus memorias nos dejan en claro que fue un acto reprochable aún en esa época. 
Por otra parte, si bien Sarmiento fue de la generación posterior a San Martín, ambos llegaron a conocerse, lo que habla de la contemporaneidad. Sarmiento fue padre soltero al quedarse con una bebé fruto del amor con una mujer de la alta alcurnia chilena, cuya familia lo rechazó por pobre. Le entregaron a la bebé y la llamó Ana Faustina. Lo que demuestra que había otros modos de ser padre entonces.       
Se lanzó un nuevo proyecto en twitter sobre el sanjuanino, que se complementa con un documental que te tocó producir. ¿Qué vamos a encontrar en estas nuevas iniciativas? ¿Por qué te enfocas tanto en la figura de Sarmiento?
Es un proyecto que incluye la interacción de personajes relacionados a Sarmiento en Twitter, posee usuario @DSarmientoLA y una biografía escrita por él mismo: “Partiendo de la falda de los Andes nevados, he recorrido la tierra y remontado todas las pequeñas eminencias de mi patria”. Lo acompañan su madre, Doña Paula Albarracín (@PauAlbarracinLA), aquel gran amor que significó Aurelia Vélez Sarsfield también estará presente a través del arroba @AureliaVelezLA. También se encuentran Facundo Quiroga (@FQuirogaLA) y Juan Manuel de Rosas (@ElRestauradorLA). Tanto estos, como Juan Bautista Alberdi (@AlberdiLA) son parte de este homenaje a nuestro pasado. Completan el cuadro de personajes Bartolomé Mitre (@BartoloMitreLA) y un periodista de la icónica publicación El Mosquito (@DonMosquitoLA). La interacción entre los mismos muchas veces no incluye a Sarmiento y se despliegan diversos episodios utilizando cartas y documentos pertenecientes a los mismos. Además. la gente interactúa con los personajes haciendo muy dinámica la historia.  
Sarmiento es un personaje clave de nuestra historia, a la vez que un hombre de hacer enemigos en su vida política, sin embargo, con todos llegó en algún momento la reconciliación, con Alberdi, con Mitre, con Urquiza e incluso con el Paraguay. ¿Cómo explicas estas relaciones complejas?
Creo que pese a su carácter, Sarmiento entendía que lo verdaderamente importante estaba más allá de la superficie. En cierto modo creo que los admiraba, sobre todo a Alberdi. Con Mitre no tuvo esa reconciliación deseada, porque don Bartolo no lo permitió, aunque casi veinte años más tarde él mismo murió llamándolo. La mayor grandeza de Sarmiento es que buscó en gran medida remediar sus errores.  
Hablanos de los amores de Sarmiento.
Sarmiento fue un hombre rodeado de amor desde el momento en el que llegó a este mundo. En su adultez hubo dos grandes mujeres, su esposa Benita y su amante Aurelia Velez. Amó a cada una a su manera, aunque terminó odiando profundamente a Benita y fue un pésimo ex (llegaron a obligarlo a pagarle pensión). El amor con Aurelia es un amor de características modernas, Sarmiento la admira, la insta a escribir y se disfrutan intelectualmente de modo mutuo. Contra eso no pudo ninguna otra. 
¿Si no hubiese pasado a la historia por su impulso a la educación, cuáles serían los aportes que Sarmiento legó y que igual le hubiesen dado un lugar privilegiado en el panteón de los héroes nacionales?
No lo concibo convertido en prócer de otro modo, todo lo que hacía pasaba por el tamiz de la educación. Por ejemplo para incentivar la agricultura se preocupa porque quienes recibían las semillas de nuevas especies que repartía el Estado supieran leer para entender las instrucciones. Educar era un modo de hacer camino y de llegar a las generaciones siguientes. 
Para la literatura el canon argentino está marcado por el Martín Fierro, asociado a un tipo de personaje que Sarmiento ya critica en el Facundo. Si bien no es tu área de trabajo, ¿por qué crees que es la obra de José Hernández y no la del sanjuanino la que trasciende históricamente?
Borges “culpa” de eso a Leopoldo Lugones, de colocar al Martín Fierro en ese pedestal. Lo interesante es que en la segunda parte del libro Martín Fierro se “civiliza” con lo que, podemos decir, triunfa Sarmiento.
Sarmiento fue un hombre de letras, además de un político. No solo escribió sino que nos legó una de las políticas de Estado que aun permanecen en el organigrama actual del Estado desde 1870: la CONABIP (Comisión Nacional para la protección de las Bibliotecas Populares). ¿Por qué dio tanto impulso a esta cuestión? Sabías que San Martín, para cerrar con un punto en común de ambos próceres, llevó su biblioteca personal a la campaña de Chile y Perú para crear bibliotecas en su camino. ¿Crees que es una casualidad o había en quienes querían construir una nación una preocupación importante sobre como formar a las siguientes generaciones?
Creo que la respuesta a todo eso se engloba en la palabra “estadistas”, San Martín, Sarmiento, Mitre, Roca, los grandes hombres que hicieron a este país lo levantaron sobre los hombros de sus generaciones, pero observando a las siguientes. La respuesta a todo está en la educación y en su materialización a través de los libros.